Bubó Tapes Bar: tapeo con final dulce

Bubó Tapes Bar (atención, ¡spoiler!) siempre acaba con un final dulce. Pero a poco que te gusten los bombones y los pasteles ya podrías imaginar que así es. Porque este local representa la versión salada en formato platillos-para-compartir de la pastelería que tanto triunfa en el Born. De hecho, está junto a ella. Este restaurante pequeñito y con una puerta de cristal que permite ver de cerquísima la basílica de Santa María del Mar lleva tiempo abierto, y no es una novedad-novedad. Pero hace unos meses ficharon a Anna O’Flynn para darle otro aire a la cocina y a Miguel Ángel Palau (estuvo manejando la coctelera en 41 grados y Ocaña) para inyectarle vida a la sala con sus bebidas.

O’Flynn y Palau son gente que domina el oficio de hacer feliz a la gente por la vía del paladar. Así que tocaba visitar Bubó Tapes Bar para ver qué tal lo están haciendo. Y la verdad es que bien. Producto local, algún que otro guiño porque tienen ganas de divertir y de divertirse… Y ese final feliz en forma de cualquiera de los dulces que tienen a la vista en la barra.

Así fue mi visita al restaurante Bubó Tapes Bar.

Boniatos bravos con allioli y salsa brava casera. Primer guiño de O’Flynn, que usa este tubérculo para su versión de las clásicas patatas bravas. Incluso los sirve en una sartén mini. La gracia está en el punto dulzón del boniato.

Tostadas de caballa ahumada con queso crema, apio y ralladura de limón y cebollita. ¿Quién dijo ensaladilla rusa? Otra platillo alternativo que divierte y está muy rico. Y no, no busques ensaladilla rusa en la carta porque no la tienen.

Ensaladita de berenjena frita, queso feta, espinaca baby y nueces con aliño de tahini. Juego de temperaturas (caliente la berenjena, frías las espinacas y el queso) y texturas (el crujiente de las nueces como contraste) que deja muy buen sabor de boca.

Croquetas de queso brie frito cuyo rebozado lleva ralladura de coco. No son muy líquidas por dentro ni muy crujientes por fuera, pero sí tienen un sabor muy especial. Se pueden acompañar con la mermelada de ruibarbo que sirven al lado, pero a mí no me acabaron de convencer de una manera ni de otra.

Vieiras a la plancha con jamón ibérico y salsa teriyaki. Primer plato del día que tenía un sabor previsible pero no por ello menos notable.

Pulpo a la plancha (mmmmuuuuyyyy tierno) con salsa de ajo y perejil por encima y mojo picón al ladito para mojar el octópodo en él. Le va tan bien el mojo picón a este pulpo que solo faltaba que abrazara a la salsa canaria con una de sus patas (la otra me la comí yo).

Butifarra de km 0 y de temporada. La del día de mi visita a Bubó Tapes Bar era de castaña y setas.

Ah, ¡se me olvidaba! El postre. El final dulce. Sensacional la Xabina, pastel insignia de Bubó, que fue premiado en el 2005 como The Best chocolate cake in the world (¿se entiende, verdad?): finas capas bizcocho de aceite de oliva con especias, crujiente de praliné y habas de cacao y bizcocho bañado con vainilla de madagascar y mousse de mousse de chocolate. Encima, como adorno goloso, un macaron de chocolate.

Con el limoncello casero rematé la comida que me dejó un recuerdo muy dulce y eso que el 90% fue salada…

 

Bubó Tapes Bar

Calle de les Caputxes, 6. Barcelona.
Teléfono: 93 310 57 73.
Horarios: cada día, de 12.00 a 00.00 horas (abren a las 9.00 para desayunos).
Precio medio: 20 euros (hay un menú degustación de tapas para dos personas, con bebidas, que cuesta por persona 21 euros sin postre y 25 con postre).
www.bubo.es

Mi ubicación
Cómo llegar
Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter