Casino Peralada: y de postre, concierto de Ana Belén

Cuántas veces, comiendo o cenando de maravilla, hemos dicho o deseado eso de ‘¡Que suene la música!’. ¿Y cuántas veces ha sucedido realmente? Quiero decir, ¿cuántas veces alguien ha redondeado la experiencia gastronómica tocando en directo? Pocas. Y una de estas poquísimas ocasiones sucedió el pasado viernes en Casino Peralada: Ana Belén celebró un concierto con el que se inauguró ‘oficialmente’ el nuevo Pabellón del Castell al ritmo de las optimistas canciones de ‘Vida’, su primer disco con temas inéditos en 11 años, y de algunos de sus grandes éxitos.

Y pensarás, de acuerdo, Ana Belén, guay, pero y la comida qué. Pues la comida es top, y es en realidad una cena. Cena + concierto, para ser exactos. No cena con concierto. Primero se disfruta de los bocados y luego, de la música. Un formato que se sigue también en los tributos a las grandes estrellas de la música, y que a lo largo del 2020 traerán a Casino Peralada algunos de los más prestigiosos a nivel internacional.

La cena, supervisada por el chef Jordi Plancheria, jefe del equipo de Gastronomía de Eventos de Casino Peralada, se maridó con una batería de vinos y cavas memorable, a la altura de los platos que fueron desfilando por la mesa. Algunos, con guiño a Madrid en honor de Ana Belén.

Se comenzó con los snacks (chips de tubérculos y banderillas con anchoa) y se continuó con los aperitivos (mini pan bao de calamares con mayonesa, croquetas de asado y gambita de costa al ajillo), todo ello maridado con cava Privat Brut Nature Reserva Magnum.

Como puedes intuir, la cosa fue en serio desde el minuto uno. Hubo una degustación de huevos estrellados con jamón ibérico, foie poêlé y texturas de patata que se acompañó de una copa de Chivite Las Fincas Rosado Magnum.

El entrante, un consomé de sopa de ajo con setas de temporada salteadas con puré de castañas, fue de maravilla con el Perelada Collection Blanc Magnum.

Y el plato principal fue un besugo a la madrileña con cremosos de limón y azafrán que casó felizmente con el Chivite Colección 125 Magnum.

De postre, torrijas de cruasán con crema de canela, toffee y helado de vainilla Bourbon que se emparejaron con Garnatxa de l’Empordà 12 Anys. Para acabar, los petit fours: una papelina de minichurros con chocolate.

Aunque el mejor ‘postre’ fue el concierto de Ana Belén en el mismo pabellón donde cenamos, con vistas al jardín. ‘Desde mi libertad’, ‘Contamíname’, ‘Peces de ciudad’, ‘Lia’, ‘Hombre del piano’, ‘Solo le pido a Dios’… En fin, una noche redonda.

¿Te ha asaltado la envidia? Bueno, siempre puedes disfrutarlo tú. Eso sí, deberás estar atent@ a la web de Casino Peralada para conocer la temporada de conciertos en el nuevo Pabellón del Castell.

Mientras tanto, seguiremos tarareando las canciones de Ana Belén y relamiéndonos con el recuerdo de unos platos de los que solo le pedirías a Dios cenarlos cada día de tu vida.

Casino Peralada

Calle de Sant Joan, s/n. Peralada.

Mi ubicación
Cómo llegar
Gastronomistas
Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.