Dónde comer, beber (y más) en Cantabria

Siempre es un buen momento para coger un Vueling a Santander y disfrutar de dos de sus grandes atractivos, aunque tiene muchísimos más: la gastronomía y el surf. No importa el nivel en ninguna de las dos disciplinas –es igual no conocer los estrellas Michelin en boga o no haber surfeado en la vida–, porque Santander y alrededores ofrecen planazos para todos los niveles, que garantizan un fin de semana perfecto a golpe de avión.

Antes de ponerse frente a frente ante la profusa oferta gastronómica santanderina conviene, al menos, conocer sus greatest hits, que deben probarse sí o sí en cuaquiera de sus numerosos restaurantes, desde los más tradicionales a los más creativos, desde los más informales a otros más clásicos.

Anchoas, sobaos, quesadas pasiegas, rabas, sardinas a la santanderina y una maravilla llamada cocido lebaniego son algunas de las opciones obligatorias de una ciudad que nos ofrece lo mejor del mar y de la montaña, unos productos del huerto excepcionales y una variedad de dulces tradicionales que quitan el hipo (qué decir de las corbatas de Unquera). Aunque cuesta acotar entre lo mejorcito de una comunidad que tiene una oferta gastronómica interminable, hemos hecho una selección variada de lugares y productos para comer estupendamente en Santander y alrededores.

1- Deluz
www.deluz.es

La historia de superación y resiliencia del chef Carlos Zamora bien merece una visita a uno de sus restaurantes DeLuz, que además ofrecen una cocina de producto sensacional y son caballos ganadores en cuanto a relación calidad-precio.

La de Zamora es la historia de cualquier empresario de la restauración que le vio las orejas al lobo con la crisis y decidió transformar su proyecto en otra cosa: en algo en lo que se sintiese más cómodo no solo él, sino también su equipo. Así surgieron hace unos años los nuevos DeLuz, que no son sino una reinterpretación de los anteriores y también del papel de Zamora y su hermana Lucía como directores de orquesta.

El cocinero decidió apostar sin contemplaciones por el mejor producto local y de proximidad, por la carne y quesos que vende el pastor al que conoce personalmente –y cuya subsistencia depende, en muchas ocasiones, de apenas un cliente–, los productos del huerto, con un respeto absoluto a la temporalidad, los embutidos y quesos artesanos, los pescados procedentes de pequeños pescadores, y los vinos de la tierra. Como el sensacional Yenda, un sorprendente Riesling con IGP Vinos de la Costa de Cantabria, que tomamos el día de nuestra visita, una joya que se vende en tienda a un precio que ronda los 9 €.

deluz_comer_cantabria

Con esta filosofía, Carlos y su hermana Lucía crearon en 2017, junto a seis ganaderos, la primera cooperativa de ganaderos ecológicos de Cantabria, Siete Valles de Montaña, y por aquí han ido los tiros desde entonces. Son también artífices, junto al Ayuntamiento de Santander, del Catering de Personas Cocinando con Sentido, un catering que cocina menús sanos, ricos, con producto local para colectividades, que promueve el trabajo para personas con discapacidad intelectual.

La política de Responsabilidad Empresarial es también un eje fundamental en la política de Deluz, que incluye a los empleados en la toma de decisiones, emplea a un alto porcentaje de plantilla con discapacidad y ha merecido el premio Incorpora de La Caixa por sus políticas de integración. Los diversos establecimientos Deluz en Cantabria son, pues, lugares donde la ética tiene un papel fundamental y donde se hace bandera de algo tan sencillo y a la vez tan complicado como escoger el mejor producto de proximidad entre los mejores y cocinarlo con la técnica precisa.

DeLuz_comer_cantabria
2- Pícnic de Amós
Recogida en El Mesón (Centro Botín). Muelle de Albareda. Paseo de Pereda, s/n. 

Si no nos da el presupuesto para reservar mesa en el flamante nuevo tres estrellas Michelin Cenador de Amós, en Villaverde de Pontones, siempre hay otras maneras de degustar la solvente cocina del chef Jesús Sánchez. Por un lado, podemos cenar en El Muelle, el restaurante del Centro Botín con sensacionales vistas a la ría, donde el chef elabora una cocina sencilla e informal en forma de raciones de vanguardia elaboradas siempre con producto fresco de temporada.

También sirven meriendas y desayunos, de manera que El Muelle se convierte en el lugar ideal para hacer una parada a cualquier hora del día tras disfrutar de una visita al centro y de una de sus exposiciones (el día de nuestra visita disfrutamos de la de Alexander Calder, cuya obra lucía especialmente en la hermosa sala de este centro de Renzo Piano inaugurado en 1917, que se ha convertido desde su apertura en un emblema de la ciudad).

Picnic_amos_comer_cantabria
Otra buena opción para acercarnos al imaginario de Jesús Sánchez es encargar un pícnic de El Pícnic de Amós, una gran opción para todos aquellos que andan justos de tiempo y desean comer bien a la intemperie, quién sabe si tras haber disfrutado de unas horitas de surf, como fue nuestro caso, de la mano de la Escuela Cántabra de Surf, una actividad que no podemos perdernos si la vida nos lleva a Santander. Grandes playas, mejores olas y clases para todos los niveles nos harán disfrutar de un deporte DIVERTIDÍSIMO, incluso para principiantes, y de la belleza de las playas cántabras.

Si le congemos el truquillo a esto del surf, allá van algunos tips más: las chicas de Salty Campers nos llevarán de paseo a bordo de sus arrebatadoras furgonetas vintage Volkswagen por algunos puntos estratégicos de la comunidad no solo para surferos, sino para amantes de las playas salvajes: desde el Sardinero, por supuesto –la playa de Santander– a Mataleñas, Faro, La Maruca, CanallaveValdearenas, Los Locos, Luaña, Bolao y Oyambre. Es una buena actividad para dedicarle una mañana y acabar con un pícnic de Jesús Sánchez en algún rincón paradisíaco.

Tanto El Pícnic de Margarita como El Pícnic de Vegetales incluyen tres aperitivos, dos platos principales, un plato para compartir y un postre para dos, pues ambas opciones, a 29 €, están pensadas para compartir. No vamos a encontrar florituras, pero sí platos sencillos elaborados con la precisión de un triestrellado, desde un guacamole delicioso hasta un sandwich de pollo muy bueno, ensalada, hummus con cúrcuma, cookies, tarta de queso… Solo hay que reservar a través de la web y recoger el pedido a la hora acordada en El Muelle del Centro Botín.

Picnic_de_Amos
3- El Remedio (Ruiloba)
Barrio Liandres, s/n. Riuloba

Nuestro preferido, sin duda. Aquí la combinación de vistas, gastronomía tradicional con un toque contemporáneo y charm es de una efectividad incontestable, y nos encontramos, tal vez, en uno de los establecimientos donde mejor se come en Cantabria. Ir a El Remedio supone hacerlo con el estómago vacío, la mente abierta y un buen rato por delante para pasear por sus hermosos alrededores, verdes y ondulados, tras el ágape. Y disfrutar de una cocina enraizada en la tradición, con un ligero toque actual, que presenta desde unas croquetas riquísimas a un foie fresco con mermelada, unas rabas en su punto, un rabo de toro (en la foto), meloso, sabroso y con una presentación muy original, o el riquísimo pan con pasas de elaboración propia.

el_remedio_comer_cantabria
Por no hablar de la ensalada que degustamos el día de nuestra visita, con productos del huerto –tomates y acelgas–, frutos secos, queso de la tierra y una fina vinagreta. Todo en El Remedio funciona, también su selección de vinos españoles y un servicio que conoce al dedillo el producto, y es, sin duda, un imprescindible para los amantes de la cocina tradicional sin filigranas, que nada tiene que envidiar a algunos estrella Michelin.

ElRemedio_comercantabria

 

 

 

 

Laura Conde
Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.