Ciro, una taberna para unirlos a todos

Algo tiene Ciro, que cuando traspasas su puerta por primera vez ya te sientes como en casa. Hala. Llegar y besar el santo. Será que los que nos hemos dejado el alma y el corazón en bares sabemos reconocer uno de esos templos cuando lo vemos. Será, simplemente, que es un local que está muy bien. Estando en una de las calles que cruza Almagro, a dos tiros de piedra de Alonso Martínez, no es un reducto de gente chic que busca ver y dejarse ver. No, no, nada de eso: hay parroquianos en la barra que toman unas bravas con un vermú y que te sueltan, con chulería bien entendida, un “no me saques este perfil en la foto, que el bueno es el otro”. Hola, amigos.

ciro_madrid_003

Ciro es el homenaje de Senén Alcalde a su abuelo, un viticultor apasionado que vendía vino a granel en Rueda y que se llamaba, claro está, Ciro. Senén, con una trayectoria dilatada, ha pasado por los dos mejores japoneses de Londres, Nobu y Zuma, y ha pasado por la dirección de los cuatro locales del Grupo Tragaluz en Madrid: Bar Tomate, Luzi Bombón, Ana La Santa y Bosco de Lobos. Ahora monta su primer proyecto personal, con una preciosa decoración del estudio Madrid in Love, y que busca actualizar modelos tabernarios inspiradores para él como son El Doble o Fide, en Ponzano.

Junto a Sergio Rayo, su socio en esta aventura, busca “reinterpretar en clave actual la taberna de toda la vida pero dando un paso más en la elaboración de los calientes y fraccionado las raciones para facilitarle la vida al comensal”. Ah, sí, la fracción de las raciones. Esto es un punto importante, porque en Ciro todo está bueno y lo mejor es que se sirve en raciones completas, medias o tapas.

bravas taberna ciro madrid

Las bravas, sin ir más lejos, son deliciosas: la salsa, con una base de tomate y su picante natural, las hace irresistibles. También son santo y seña de la casa sus gildas con piparra, pepinillo y anchoa. Sencillas y magníficas son las albóndigas de langostino y pollo, que remiten a esas albóndigas-de-toda-la-vida que hemos tomado en bares y tabernas que forman parte de nuestra historia personal. El carrusel de clásicos sigue con las melosas y blanditas carrilleras o con el atinado, aunque más moderno, tartar de salmón. También está de lujo el secreto ibérico que ponen, con un sencillo toque de plancha. Cuestión de producto.

ciro_madrid_004

Lo que sí nos llega al corazoncito es su ensaladilla rusa: sin lujos, sin alardes, sin extravagancias. Es decir, lo que viene siendo una ensaladilla bien hecha de toda la vida, donde el toque lo da el pepinillo cortado en trocitos pequeños que le aporta mucha gracia.

Como en toda taberna que se precie, el vino ocupa un lugar de excepción. Las referencias no se muestran en una carta encorsetada, sino que irán cambiando para ofrecer cuanta más variedad, mejor. La mayoría, vinos de producciones limitadas procedentes de proyectos pequeños y familiares, incluyendo el vino que la familia de Senén hace en Madrid: Pago de Ritos. Además, cerveza y vermut. Pon otra, Senén.

Ciro

Fernando el Santo, 4. De martes a sábado de 12.00 a 17.00 horas y de 19:30 horas a cierre. Domingos, de 12 a 17 horas. Teléfono 91 138 62 33.

Mi ubicación
Cómo llegar

Banda sonora. Andrés Calamaro – En el último trago 

Guardar

Guardar

Javier Sánchez
Javier Sánchez

Lleva comiendo prácticamente toda su vida, así que sabe de lo que habla. Un hombre, un reto: conocer TODOS los restaurantes de Madrid. Sigue en ello y empeñado en descubrir las últimas tendencias gastronómicas como coordinador de Cocinatis.com junto a Laura Conde, en el blog de gastronomía Oído Cocina de Yahoo! y como colaborador en sitios como Dominical, VICE o distintos medios del Grupo Prisa.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.