Será un verano atípico y ciertamente inolvidable fruto de las circunstancias. Quien más quien menos tendrá vacaciones y el ánimo necesario para desplazarse -¡por fin?- lejos de casa. Ni que sea por unos días, ni que sea por romper con todo; empezando por la rutina y por un confinamiento que se ha hecho demasiado largo…

Para el que tenga ganas de irse con la maleta a otro lado, nada mejor que recordar 10 destinos nacionales que hemos pisado y probado en reiteradas ocasiones.

Diez lugares que hemos recomendado hasta la saciedad. Capitales, ciudades e islas sobre las que volver siempre. Especialmente en un verano más propicio que nunca para el turismo de proximidad. Será por opciones…

Ahí va una aproximación a destinos que son también objeto de deseo del viajante extranjero:

  1. A Coruña. Será por lo bien que como siempre en esta tierra, que se hace ineludible tenerla en cuenta.
    Siento debilidad por la Coruña del talento gastronómico intergeneracional, y admiración por los profesionales que procuran el auge de la hostelería local.

    Sigue leyendo…

  2. Jerez. Nos hemos quedado sin su Feria, pero podremos resarcirnos de todo con su lucidez gastronómica. Ya no sólo me refiero a las estrellas de y Mantua, sino también a reductos mágicos como el Bar Maty, que habrá que ver cómo recompone su autenticidad en los tiempos que corren… Sea como fuere, no te lo/s pierdas.
  3. Menorca. Mi isla bonita es además la más apacible del mediterráneo en pleno verano. Un destino sostenible y sostenido en el recuerdo de cuantos la revisitan, también de octubre a mayo.
    La próxima escapada obligará, por cierto, a pasar por la pastelería Can Pons de Es Mercadal, ganadora del título a la Mejor Ensaimada del Mundo 2020.
  4. Gijón. Mi regreso a esta ciudad vendrá marcado por los desayunos en Argüelles y las meriendas en Aliter Dulcia. Los Pasteles con Historia (Col&Col) de Isabel Pérez, sea dicho de paso, me han endulzado más de una tarde y de una noche de insomnio durante este confinamiento.
  5. Ibiza. Entre todas las caras de esta isla, me atrae la slow que representan enclaves como Casa Maca, que además de alojamiento es restaurante del desayuno a la cena con huerto propio. Cocina km.0 con vistas y las mesas justas. Ideal para un verano de desconexión, que aquí se complementa con horas de hamaca, clases de yoga, y salidas culturales al entorno más próximo.

    Sigue leyendo…

  6. La Palma. Esta isla volcánica sigue siendo una de las grandes desconocidas de las Canarias, sobre todo para el turista peninsular.
    Un paraíso terrenal que hay que recorrer sin prisas de norte a sur. Por la diversidad de sus paisajes, su impresionante orografía y su asombrosa riqueza gastronómica.
    Un par de recomendaciones ineludibles: el restaurante El Jardín de la Sal y la cafetería Zulay.
  7. Bilbao. El crecimiento gastronómico de esta ciudad en los últimos años da cuenta de su solidez, también como destino turístico en el corto y medio plazo.
    Quizás se acaben los pintxos, pero aún podremos disfrutar de los menús de Al Margen; de las cartas de producto de Etxanobe; del ‘buen fondo’ de Mina y de la sensibilidad culinaria de Nerua.

    Sigue leyendo…

  8. Barcelona. Qué decir de la ciudad donde vivimos la mayoría de Gastronomistas… Tras siete años de blog seguimos redescubriendo locales a diario, ahora incluso en plan take awaydelivery.
    La oferta se hace interminable para nosotros mismos y buceando en nuestras secciones Comer y Beber sabrás de lo que hablamos…
    En la capital catalana encuentras cocinas de todo el mundo para viajar sin ir precisamente lejos y pastelerías que acumulan un premio tras otro en un solo año, como L’Atelier de Ximena Pastor y Eric Ortuño.
  9. Teruel. En la denominada España vaciada, hay poblaciones y entornos que son un regalo para los sentidos. Me refiero en especial al Matarraña, comarca aragonesa ubicada en Teruel y fronteriza con Castellón y Tarragona. Historia, naturaleza, aventura y gastronomía en un destino que también existe. El hotel y restaurante Consolación es buena prueba de ello.
  10. Murcia. No dejemos pasar más tiempo sin exprimir el potencial de la actual capital gastronómica española.
    La ciudad ha puesto con razón el foco en la “fuerza y vitalidad” de su huerta, que se puede degustar asimismo a lo largo de los 73 kilómetros de costa de la región.
    En La Manga del Mar Menor prueba sin duda el chiringuito La Cangreja.

 

La foto de portada de este artículo es de ©Vueling.

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter