Entrevistamos a Kurt J. Zalto, creador de la copa de vino perfecta

Entrevistamos a Kurt J. Zalto, creador de la perfecta copa de vino

Si eres un hedonista, recuerda este nombre: Josephine. Se trata de un elegante, delicado y lujoso modelo de copas ideado por Kurt J. Zalto. Él es un virtuoso del vidrio, y está considerado de los diseñadores más influyentes del mundo en su gremio desde que lleva las riendas -junto a dos amigos- de la prestigiosa Josephinenhütte, una fábrica de cristal de Silesiafundada en 1842. Austriaco con raíces venecianas, Zalto dio sus primeros pasos con la creación de una copa icónica hace 20 años. Pero es con la colección ‘Josephine’, nacida en el año 2018, con la que ha alcanzado un nuevo hito.

La elaboración a mano de cada pieza única, extremadamente finas y ligeras, ha derivado en su visionaria curvatura, que según los expertos permite el perfecto desarrollo de los aromas del vino y ensalza el contenido. Uno de los grandes orgullos de Zalto, es, de hecho, que la gente se sorprende al consumir vino en estas copas. Incluso le ha puesto nombre: “el momento Josephinen”. Y no solo consumidores de todo el mundo se han rendido a sus encantos, también los mejores restaurantes. Hemos hablado con él.

¿Qué tienen de especial sus copas?

He trabajado durante años en la idea de la copa de vino perfecta. Para ello, he experimentado y probado cientos de modelos y, en base a esta experiencia las he refundado y desarrollado en mi taller. Siempre he sabido que había una forma que permitía que el vino desarrollara todo su potencial. Una forma que desglosara todos los aromas del vino con el objetivo de desarrollarlos completamente en el paladar. Esto era precisamente lo que estaba buscando, y lo que finalmente he encontrado en la serie Josephine.

¿Cómo es la copa perfecta?

La copa tiene que llevar el vino hacia la máxima expresión del aroma, nariz y sabor. Además, tiene que ser auténtica. Si el vino es bueno brillará en una copa perfecta. Sin embargo, si el vino no es tan bueno, el sabor será incluso peor.

Para mi es muy importante que una copa sea ligera, fina y delicada. Suficientemente equilibrada para aguantarla en la mano y para que el vino dé vueltas suavemente. Tiene que ser tan fina para que incluso sientas el vino en tus manos, como si fueras capaz de conectar con el vino. Se trata de una compleja experiencia sensorial, ver, sentir, oler y saborear.

Menos romántico pero igual de importante: la copa tiene que ser resistente para poder darle un uso diario. A mí no me gustan los productos lujosos que no están diseñados para poderse utilizar. Quiero que mis copas estén en la mesa y que ofrezcan alegría y momentos agradables a quienes las usen.

Sus diseños son calificados de visionarios. ¿Por qué?

Josephine sigue un nuevo concepto. Gracias a la curvatura de las copas, sube el oxígeno para volver posteriormente directamente al vino. El vino se despliega con mucha más intensidad y rapidez. Esto sucede especialmente con los vinos pesados, como los Burdeos y Borgoña. Distintos enólogos han relatado cómo se desarrollan estos vinos de un modo más intenso y rápido gracias a esta tipología de copas. Esto precisamente reafirma mi trabajo y me hace feliz.

El vino tiene un sabor diferente en nuestras copas, tal como nos lo han confirmado varios expertos del sector. Incluso los bebedores de vino ocasionales notan la diferencia de consumirlo con nuestras copas, ya que pueden saborearlo y olerlo de un modo distinto. Es apasionante observar los rostros de asombro de los invitados que prueban el mismo vino en dos copas diferentes y se dan cuenta que el resultado es completamente diferente. Incluso hemos bautizado este efecto a nivel interno como “el momento Josephinen”.

Algunas personas llaman a Josephine la copa con la «curvatura especial que marca la diferencia en el sabor». Estoy bastante de acuerdo con esta afirmación, ya que “esa curvatura” no solo es el elemento clave para desarrollar el aroma y el sabor del vino, sino que también tiene un diseño innovador y diferenciador. Josephine es única.

Copa de blanco Josephine

 

Como en la moda, ¿trabaja por colección? ¿Cada cuánto renueva sus creaciones?

Sí, también trabajo por colecciones. La única diferencia es que las colecciones de moda cambian más frecuentemente. La creación de una buena copa requiere mucho tiempo. En el caso de Josephine el proceso de creación ha durado bastantes años. La primera serie de copas que diseñé hace 20 años todavía está presente en restaurantes de todo el mundo. En esa colección realicé una buena serie de copas, pero sin duda con Josephine he creado algo realmente nuevo. Josephine es de lejos la mejor colección de copas que he creado a lo largo de mi trayectoria profesional.

La próxima serie de copas será para whiskies, cervezas y licores. Precisamente es en lo que estoy trabajando en estos momentos.

¿Cómo trabaja para tener en cuenta las particularidades de consumo del vino o licores, por ejemplo? ¿Colabora con figuras de la gastronomía?

No es fácil diseñar una copa que sea elegante, fina y ligera y que, al mismo tiempo, perdure a lo largo de los años. Sin embargo, nuestra mezcla y el diseño de las copas hacen que estas sean robustas y duraderas. Su composición es más suave en comparación con aquellos vidrios hechos a máquina, lo que le da flexibilidad para balancearse. Como un rascacielos que necesita ser flexible para aguantar una fuerte tormenta. Esto es especialmente importante para el tallo. La copa está diseñada con una gran tensión en la superficie, lo que facilita que perdure a lo largo de los años. Gracias a esta tensión en la superficie y a su alta elasticidad, las copas de la serie Josephine son más robustas de lo que parecen a simple vista.

Estoy buscando constantemente nuevos diseños que generen una mejor experiencia sensorial a la hora de beber. Evidentemente se necesitan enfoques diferentes en cuanto al diseño de los vidrios, que deriva en diferentes formas y construcciones. Quiero que la copa muestre lo mejor de la bebida que se está consumiendo. Aunque tarde años en conseguirlo.

Kurt J. Zalto

 

¿Cuál es la importancia de las copas como objeto de diseño en la mesa?

En una bonita mesa no pueden faltar unas delicadas y finas copas. Éstas tienen que mostrar los diferentes colores del vino en su máxima expresión. Diseñé la serie Josephine para que el vino se deslizara suavemente hasta el tallo de la copa. En esta mesa que describo hay un brillante diamante al final de la copa que refleja la luz y el color del vino. Son precisamente estos pequeños detalles los que marcan la diferencia en el diseño de los objetos.

Pero como he dicho más arriba, mis diseños siguen la funcionalidad del vidrio. Mi prioridad es conseguir la máxima expresión del vino a través de la copa. Es como si besases a tu novia por primera vez y supieras que va a ser el amor de tu vida.

Al comprar un servicio de copas, ¿cuántas piezas hay que adquirir?

Bueno, esto depende de las necesidades de cada uno. Me gusta tener bastantes invitados, por lo que prefiero tener sets de 12 copas. Para una pareja joven un set de 4 copas Josephinen nº2 Universales es más que suficiente. Tenemos muchos clientes que empiezan con un pequeño set y coleccionan más copas a lo largo de los años para completar la serie. Pero para una familia estándar creo que un set de 8 copas es un número adecuado.

¿Cuánto se tarda en realizar una copa, desde la materia prima a su finalización?

Es un largo proceso con diferentes pasos. En primer lugar, hay que hacer la mezcla del vidrio con sus diferentes ingredientes. El proceso de derretimiento implica calentar y enfriar el horno y la mezcla del vidrio varias veces para asegurarnos de que no hay burbujas ni impurezas.

Mientras el soplete rota constantemente, el soplador sopla con maestría el líquido caliente del vidrio en dos moldes de madera. Esto crea la fina y delgadísima copa. A continuación se estira el tallo e la copa con pinzas y se aplica una masa líquida de vidrio desde la que se diseña el pie mientras sigue rotando la copa con el uso de unas tenazas especiales de madera. Posteriormente se introduce la copa en un horno medio calentado para enfriarla muy lentamente.

Los últimos pasos de la elaboración de la copa se dejan para el día siguiente: el despegue de la parte superior de la copa, el afilado del borde y, por supuesto, el pulido de la copa.

Todo este proceso se hace a mano. Toda copa que no cumpla con los más altos requisitos de precisión y la liviandad necesaria se funde de nuevo y se recicla.

En función del horno hay 4 o 5 vidrieros involucrados en el proceso de elaboración de la copa.

En el taller, creación de la copa

 

¿Y cómo se consigue mantener siempre el listón tan alto? ¿Qué hay que hacer para que una compañía dure para siempre?

Esta es una muy buena pregunta. En mi opinión, todo se sostiene por los valores que defines y cómo diriges tu compañía. Nuestros valores son una mezcla de pasión, creatividad y perfecta artesanía.

Todo empieza por la pasión por el vidrio. Desde pequeño me ha interesado el vidrio. Es lo que me motiva y empuja a hacer el trabajo de la mejor manera que sé. El amor por mi trabajo inspira mi creatividad. Siempre tengo curiosidad por desarrollar cosas y hacerlas mejor, más bonitas y utilizables. No creo que me abandone dicha curiosidad. Por este motivo no estoy interesado en jubilarme. Soy vidriero por convicción. Y voy a luchar para conseguir el máximo nivel en todos mis productos. Este es precisamente el espacio que debe ocupar un artesano. La finalización de un trabajo que produce un vidrio precioso y especial.

Estoy convencido de que la gente lo nota cuando bebe de una copa Josephine. Es una copa creada con pasión, diseñada de forma innovadora y elaborada por profesionales muy cualificados.

Si somos capaces de trasladar estos valores a todo lo que hacemos en Josephinenhütte, estoy convencido de que la compañía se mantendrá durante muchísimas generaciones.

¿Podría nombrar algunos restaurantes que cuentan con su cristalería por ahora?

  • Peter Brunel, Arco, Italia
  • Gästehaus Klaus Erfort, Saarbrücken, Alemania, restaurante 3 estrellas Michelin
  • Nobelhart & Schmutzig, Berlin, Alemania, 1 estrella Michelin
  • 100/200 Kitchen, Hamburgo, Alemania, 1 estrella Michelin
  • Restaurante Zén, Singapur, restaurante 3 estrellas Michelin

Estoy muy contento del reconocimiento y el aprecio que hemos recibido por nuestro trabajo. Desde el día que yo mismo bebí de una copa Josephine no tuve ninguna duda de que estas copas serían todo un éxito. Pero es realmente genial ver el recibimiento que hemos tenido hasta ahora.

 

Las copas Josephine se pueden adquirir a través de la página web: www.josephinen.com

 

Laia Zieger

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que ha trabajado en El País y El Periódico de Catalunya, colabora con medios de ambos lados del Pirineo, y es autora del libro ‘Portraits de Barcelone’ (Hikari Editions, 2016). En la actualidad dirige la agencia creativa www.picapica.agency.