Hijo de Méndez, un mexicano con tragos, tacos y música

Hijo de Méndez, tragos, tacos, música y buen rollito (CERRADO)

El restaurante Hijo de Méndez está cerrado

Donde antes había un Woki Organic Market está ahora Hijo de Méndez, un restaurante mexicano versión ‘qué se come en la península del Yucatán’. No te lo parecerá por la decoración, totalmente neoyorquina, industrial, un puntito vintage, pero sí por la carta, donde David Taste incorpora los cítricos y los picantes que tanto gustan en aquel rincón del Caribe. Por cierto, el chef es miembro del equipo de Álex Méndez, un cocinero con cuatro locales en México que se ha involucrado en este proyecto hasta el punto de prestarle su apellido y convertirse así en su ‘padre’.

He empezado el texto recordando que este nuevo establecimiento ocupaba un local que vendía productos ecológicos porque Hijo de Méndez pertenece a Tribu Woki (Barraca, Barracuda, Woki Playa…), la empresa que regentaba el súper, que ha querido que casi todos los productos utilizados en los fogones de su nuevo negocio sean saludables y de proximidad.

Pero el restaurante, justo encima de Hetta, también es una aventura compartida con Grup Raval, de ahí que tenga ese punto más marchoso, sirviendo cócteles de calidad mexicanizados por Luis Fernando Osorio (adapta clásicos como el Old Fashioned y el Bloody Mary, por ejemplo, inyectándoles mezcal o tequila).

Y montando sesiones de disc jockey las noches de jueves a sábados. Incluso si te apetece, tú también puedes pinchar discos de vinilo en los dos platos que hay en la sala.

Fotografía de Barbara Lenzo

Tragos & tacos es su lema. No hay mejor resumen porque si comes o cenas allí, los cócteles te saldrán más baratos que si los tomas solo en la barra. Yo opté por acompañar la comida con la cerveza latina de Damm Malquerida, que para eso tipo de propuestas más picantes y ácidas no falla. Lo había comprobado en su día en Yakumanka, por ejemplo.

Pero vayamos a la comida, y avancemos un detalle que les honra: ellos mismos hacen las tortillas de maíz. Y comencemos con el menú. Comencé con la yuca frita con mojo de ajo y crema de aguacate, que pica pero no arde.

Sudé con el ácido y picante ceviche verde de corvina (pepino, aguacate, cilantro, sin maíz).

Aplaudí el patacón de vaca frita (osobuco desmenuzado y braseado) sobre una mayonesa de chile jalapeño y cilantro y acompañado de ensalada de col blanca, rábano, cilantro y lima.

Y solté tres hurras por los tres tacos: pastor (cerdo marinado con muchos chiles y especias con piña asada), ensenada (dorada rebozada, con mayonesa de chipotle, col morada encurtida y láminas de coliflor) y vegano (flor de hibiscus salteada con cebolla, tomate, hinojo, sal y pimienta, con una ensalada de hinojo con lima y cilantro por encima).

Ah, se me olvidaba. Te pondrán en la mesa tres salsas: verde, de chile habanero y kut. Cuidadín con esta última, que tiene un picante atómico. Méndez y sus hijos quizás la soporten, pero yo no me atreví a catarla. Bastante satisfecho salí de allí y no quise tomar el riesgo a quemarme el paladar y el recuerdo de la visita.

 

Hijo de Méndez

Pasaje de Marimon, 5. Barcelona.
Teléfono: 630 58 75 20.
Horarios: de lunes a sábado, de 13.00 a 17.00 y de 20.00 a 23.00 horas (viernes y sábados, hasta las 00.00).
Precio medio: 25 euros (hay menú de mediodía laborable por 12,90).

 

Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en 'Cata Mayor', el canal especializado de 'El Periódico de Catalunya', y en 'On Barcelona', la sección de ocio del mismo diario. Antes, había sido responsable de la sección de Gente, donde ya contaba qué se cocía y qué se comía por ahí.

PARTNER:
Recibe nuestras novedades cada jueves en tu buzón, sobre bla bla bla.

    He leído y acepto la política de privacidad