Novedades foodie de París, barrio a barrio

Novedades foodie de París, barrio a barrio

Viajar a París siempre es un planazo. Y con RENFE-SNCF, nada más fácil ya que la correspondencia desde Barcelona es de lo más cómoda (además de sostenible). Tan solo hay que subirse al tren y dejarse llevar.

Quien dice una estancia en la capital francesa, también dice comer bien. Sea en uno de los restaurantes clásicos que han participado a la ‘grandeur’ de la ciudad, en una de las típicas brasseries que emanan chic parisino o en una de las maravillosas boulangeries y pastelerías que abundan y ofrecen todo tipo de salados y dulces para chuparse los dedos. Sí, Paris es foodie. No cabe duda, y por eso hay que ponerse al día constantemente de las novedades que vienen a apuntarse al panorama gastronómico local. Así pues, nos hemos subido al tren de alta velocidad rumbo a París y hemos recorrido barrios para deleitar el paladar con propuestas de todo tipo. Recopilamos aquí una lista de los establecimientos recién abiertos y que merecen una visita. Al lío:

Zapi Pizza (Champs-Élysées)

Una propuesta accesible y desenfadada, sin perder cierto chic, en pleno barrio de ultra lujo de París. Zapi-Pizza es una auténtica pizzería que a primera vista ya deslumbra por su estética algo setentera y su atmósfera cosy, de barrio. Aquí la especialidad son las pizzas de temporada (la carta rota según el mercado) al estilo romano, es decir con masa super fina y crujiente. Insisten en que les desmarca una selección cuidada de productos italianos con DOP, y que sus pizzas son 100% artesanales.

Si bien la mayoría son de combinaciones tradicionales (margarita, diavola, puttanesca, blanca, …), hay una joya de la corona entre las creaciones del chef Simone Soriga, alumno de Peppe Cutraro (campeón mundial de pizza y mejor pizzero de Europa). Se trata de la pizzeta Zapi di tonno, que -curiosamente- ocupa el apartado de entrantes en la carta (para nosotros se merecería estar entre los must, sin duda) y cuya guarnición es de lo más sorprendente cuando hablamos de pizzas: atún rojo crudo, pickles de cebolla confitada y salsa ponzu. Repetimos, sorprendente. Qué maravilloso descubrimiento cuando le hincamos el diente a esta creación.

También tienen algún plato de pasta para quienes prefieran esta opción. Abierto de lunes a sábado, 20 Rue du Boccador. Precio medio: 30-35 euros por persona. @zapi.paris

parís 2022

Tawlet (République)

El chef libanés Kamel Mouzawak, al mando del restaurante Tawlet en Beyrouth, acaba de abrir en el centro de París su restaurante homónimo. Como en el de Líbano, Tawlet París (que significa ‘mesa’ en árabe) propone una cocina casera que ensalza y descubre la gastronomía del todo el país. En un establecimiento colorido, que también hace take away y de colmado, los clientes se sirven en un extenso y variado bufet donde se suceden taboulé, man’ouche, kebbé neyé, fraké jnoubyié o bulgur con rosa. Y así, de bocado en bocado, nos vamos de viaje a Líbano. De martes a domingo, 2 Rue de la Fontaine au Roi. Precio medio: 30 euros.@tawletparis

Soces (Buttes-Chaumont)

Si estás por la zona del parque des Buttes-Chaumont, este pulmón verde del centro de París, o paseando románticamente por el borde del canal Saint Martin, donde hay materia para llenar los perfiles sociales a golpe de clichés parisinos, te puedes sentar en Soces. El nombre de este local es una forma coloquial de designar a un grupo de colegas porque precisamente de eso va la cosa. El restaurante nace de la colaboración y suma de conocimientos y experiencias de varios amigos que se han montado este proyecto post pandemia para alimentar con buen rollo y buen producto a los vecinos de la zona.

No hay más pretensión que los clientes se lo pasen bien y disfruten. Tienen una interesante carta de mariscos a compartir del mismo modo que el resto de la carta, un recopilatorio ecléctico de platillos de mercado preparados con técnicas de aquí y de allá. Trabajan el kilómetro 0 y quieren rendir tributo al espíritu y gastronomía de las brasseries de barrio de toda la vida como un homenaje a los clientes que les han permitido aguantar el parón de la pandemia. Tampoco faltan las tablas de quesos y de embutidos.

A destacar los cócteles de autor, que, por cierto, acompañan una de las propuestas más molonas de la casa: ostras y shot. Para comenzar con buen pie una comida en Soces. Por cierto, hay otro buen motivo ‘turístico’ para visitar este restaurante abierto toooodo el día y hasta las 2 de la madrugada. Está ubicado en un edificio del año 1917 que durante años fue considerado de los más bellos de la ciudad. También hay una fórmula de mediodía de lunes a viernes. Precio medio: 45 euros. De lunes a domingo. 32 Rue de la Villette. @soces_paris

Bleu Bao (cerca des Grand Boulevards)

Se trata de la nueva creación (¡y con ella ya van tres!) de la Bao Family tras los éxitos de Petit Bao y Gros Bao. Bleu Bao ha abierto este 2022 en el 9e ‘arrondissement’y es un viaje por la gastronomía china, con una gran novedad: una carta de dim sum y también de cócteles inspirados en las 8 regiones del gigante asiático. En los platos de fina porcelana encontramos must de la Bao Family como el baozi de verduras de la temporada; cremosas berenjenas hong shao; shanghai noodles, y también especialidades efímeras que irán variando según las temporadas como puede ser el pollo sweet & sour o el cerdo dongpo. Entre los postres más divertidos, los baos dulces que también cambiarán según el humor del chef.

Bleu Bao gustará particularmente a todos los foodies que buscan restaurantes instagrameables. Porque aquí, todo es materia para influencers: desde el interiorismo que se inspira en las casas old school de las grandes familias chinas hasta los platos servidos en porcelana china o los cócteles. Abierto cada día. 8 Rue Saint-Lazare. @bao.family

Boulangerie Basil (16 ème arrondissement)

¿Qué sería de la vida sin un poco de dulzura? ¿Y qué sería de París sin pan ni repostería? Pues allá vamos con esta nueva dirección: Basil, una panadería con un amplio surtido de panes elaborados a base de harinas eco y masa madre, que también propone creaciones dulces. Desde clásicos como los éclairs o las tartas hasta bollería fina tipo cruasanes sin olvidar unos adictivos brioche, babka y rollo de canela, estrella de la casa que ya tiene legión de fans en la capital. Cuidado, que vuelan. Por eso, te soplamos un secreto: hacen tres hornadas al día; a eso de las 10 de la mañana, al mediodía y a la hora de la merienda. ¡Suerte! De martes a domingo, de 7.00 a 19.00 horas. 12 Rue François Millet. @boulangeriebasil

 

 

Laia Zieger

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que ha trabajado en El País y El Periódico de Catalunya, colabora con medios de ambos lados del Pirineo, y es autora del libro ‘Portraits de Barcelone’ (Hikari Editions, 2016). En la actualidad dirige la agencia creativa www.picapica.agency.