Bocatas buenos buenos en Barcelona: La Esquina y Asador de Aranda
Barcelona Comer

Esto va de bocatas buenos buenos: La Esquina y Asador de Aranda

No hace falta decir que los bocadillos han dejado de ser el patito feo de la gastronomía desde hace ya unos cuantos años (el libro ‘Bocatas: arte entre dos panes‘, de Òscar Broc y Toni García Ramon, es el último ejemplo que lo certifica) para convertirse en un reclamo de dos pares… de rebanadas de pan para cualquier morro fino.

¿Hay que mancharse las manos? Gajes del oficio de gourmet. El premio a cambio del pringue es un placer tan intenso como económico. Difícil dar más por menos si el bocata es de los buenos buenos. Y de este va el post de hoy, de los últimos bocadillos que he zampado y me han flipado, los de La Esquina y Asador de Aranda. Curiosamente, su apuesta gastronómica inicial no eran los entrepanes, pero la ampliación de la carta hacia estas creaciones es digna de recomendar.

La Esquina (Bergara, 2)

Seguramente te suene porque era, y sigue siendo, uno de los lugares a los que ir para hacer un buen brunch en el centro de Barcelona. Mantiene sus clásicos en la carta, pero ahora sirve unos bocatas que no te acabas tú ni toda tu familia (y por familia incluyo padres, hijos, primos, tíos, sobrinos y también la yaya). Porque son de lo más grande que he visto en mi vida.

Sus bocatas están muy currados, no solo es pan con algo. Os pongo dos ejemplos que probé… en compañía de dos personas más para intentar lo imposible, acabarlos: el de calamares lleva emulsión de furikake, cebolla crujiente, piparras y lechuga en pan de brioche, y el de berenjena ahumada viene aderezado con salsa yakiniku, yogur con tahina y cilantro.

Si vas con mucha hambre, puedes completar la visita probando alguna de sus ensaladas, que también dan para alimentar a todo el clan y, como los bocadillos, son de lo más completas. ¿Ejemplo? La Super Chicken, con espinacas con pollo crujiente, tomates cherry, mango caramelizado, sésamo blanco y vinagreta de miel y mostaza. Lo dicho, llévate a la abuela porque aún así os sobrará.

www.laesquinabarcelona.com


Asador de Aranda (Paral·lel, 76)

Si escuchas el nombre de Asador de Aranda seguro que te viene a la cabeza un lechazo asado en el plato y una comida pantagruélica, de esas que acaban con café, copa y puro. Pues bien, el local que tienen abierto desde hace pocos meses en el Paral·lel tiene una carta más ligera, más de tapeo, porque está más enfocada al público de los teatros que tiene delante. Gente que quiere comer algo rápido y rico.

Pues bien, para ellos están las tortas, esos bocadillos con el pan típico de Aranda de Duero  tan crujiente que, justamente, se llaman tortas.

El éxito de las dos primeras que pusieron a la venta, las de lechazo asado (es la foto que abre el post) y de oreja de cerdo (¡mi favorita!), les ha animado a incorporar a la carta tres más: de lagarto ibérico (similar al secreto, con pimientos escalibados en la tahona y queso de oveja trufado), de cochinillo (con rúcula, queso de oveja semicurado y cebollas encurtidas) y de jamón ibérico Guijuelo IGP. Todas ellas de sabor largo, intenso, profundo, tan sabrosas, que te liarías a tortas si alguien te la intenta robar.

www.asadordearanda.net.

Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en 'Cata Mayor', el canal especializado de 'El Periódico de Catalunya', y en 'On Barcelona', la sección de ocio del mismo diario. Antes, había sido responsable de la sección de Gente, donde ya contaba qué se cocía y qué se comía por ahí.

PARTNER:
Recibe nuestras novedades cada jueves en tu buzón, sobre bla bla bla.

    He leído y acepto la política de privacidad