Por todos estos motivos nos gusta Bobby Gin

Hay muchos motivos por los que Bobby Gin, con permiso del siempre acogedor Velcro (Vallfogona, 10), es desde hace años mi coctelería de cabecera en Gràcia. Ese lugar que nunca falla, por el que pasar tanto a cualquier hora de la tarde como de madrugada para disfrutar de un buen cóctel con tiempo por delante, siempre impecable, personalizado y, si el cuerpo lo pide, también sorprendente.

La cuna de los gin-tonics en Barcelona es mucho más que el establecimiento de la ciudad que mejor elabora este combinado, pues también da de comer, se atreve con otros cócteles y con creaciones propias que parten del gin-tonic para reinventarlo. Aquí van algunos motivos por los que dejarse caer por este local ubicado en un estrecho callejón del sur de Gràcia, que nos recibe con toda una declaración de intenciones que supone, de alguna manera, tirar piedras contra su propio tejado pero que lo hace, a nuestros ojos, muchísimo más simpático.

Bobby GinPor los gin-tonics

Cuando empezó la fiebre del gin-tonic en la Ciudad Condal, probablemente fueron muchos los que pensaron que Bobby Gin, un local especializado en este combinado, sería flor de un día y su fama se desvanecería al tiempo que lo haría la del gin-tonic. Casi una década después, no ha ocurrido ni una cosa ni la otra, y este trago elegante y todoterreno sigue ocupando un lugar de honor entre los aficionados a la coctelería, como corrobora también la solidez de otros locales de talante similar, como el siempre solvente XIX Bar. Ya entonces Alberto Pizarro, bartender de Bobby Gin, despuntó como maestro en la materia, y lo sigue siendo años más tarde gracias a su olfato para dar con ginebras curiosas y aderezos sorprendentes que hacen aún más inabarcable el universo de este combinado.

Por sus platos

Porque en Bobby Gin se puede comer. Y se pueden comer platos contundentes y sabrosos, pensados para acompañar la experiencia coctelera y también para matar el hambre más allá del clásico snack que encontramos en otros establecimientos. Pero vade retro healthies: en Bobby Gin no encontraréis multicolores ensaladas de quinoa y sopas vegetales, sino tapas que van desde las bravas a las croquetas (probadlas, vienen directamente de la cocina del establecimiento hermano, Casa Ángela, y son una auténtica maravilla), bocatas que van desde el bao de ternera al pulled pork y postres que pueden ser desde un sencillo pan con chocolate a un cheesecake. Es así como se establecen sinergias entre Casa Ángela y Bobby Gin, establecimientos hermanos que se nutren mutuamente del know how del otro dando lugar a maridajes más que interesantes.

Por la estética

Su animada barra de la entrada es el enclave ideal para tomar una copa observando el trajín de los bartenders, siempre impecablemente trajeados, aunque si nos apetece estar más cómodos y, tal vez, picotear algo con calma, siempre podemos atravesar su pasillo y ocupar mesa en su sala. Bobby Gin es, en esencia, un establecimiento de cuidada estética clásica, iluminación tenue, musicón a todas horas (desde Death Cab for Cutie a Sonic Youth), ideal para un encuentro casual entre amigos, un afterwork ligero entre semana o una primera cita.

Bobby GinPor la carta de cócteles

Bobby Gin es mucho, muchísimo más que gin-tonics. Cuenta con una amplia carta de cócteles en la que el equipo del local da rienda suelta a su creatividad y nos ofrece las últimas tendencias del mercado. Desde cócteles con té (una de las especialidades de la casa a la que merece la pena aproximarse con la mente abierta), hasta otros con ingredientes del huerto, además de los que incluyen otros combinados como ron (Rum Keg), whisky (A bit of drama) o tequila (Tricoloro).

Por los ginfonks

Estos cócteles creados por el equipo de Bobby Gin son gin-tonics que en realidad no son gin-tonics pero sí lo son, y son, desde luego, toda una evolución en el universo de este combinado. En el caso de los ginfonks, es la propia ginebra la que se tunea de diferentes maneras, desde la maceración al ahumado o el añejamiento. Estas técnicas contribuyen a aportar complejidad al combinado estrella de la casa, todo un referente en el barrio de Gràcia desde su apertura ya casi diez años.

Bobby Gin Barcelona.
Francisco Giner, 47.

 

Laura Conde
Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.