Dónde comer a cualquier hora del día en Madrid - Gastronomistas

Dónde comer a cualquier hora del día en Madrid

Con el buen tiempo los planes cambian, los horarios se extienden y, a veces, eso no cuadra con comer en un restaurante, porque la cocina cierra pronto o todavía no ha abierto. Por eso aquí te damos algunas direcciones de restaurantes en Madrid con cocina non stop, para todos los gustos. 

Mar Mía

En el recién abierto hotel Ocean Drive de Ópera, frente al Teatro Real, se encuentra este nuevo concepto de restaurante que trae el sabor del Mediterráneo a la capital. Aquí tienes de todo: arroz gourmet, tapas, marisco, brasas, coctelería y DJ. El eje central es el mar y los productos de la huerta; una suerte de travesía por el sudeste de España a través de los sabores que mejor nos representan. Los conceptos fluyen desde la entrada al hotel: en el lobby, que llaman “El Puerto” se sirve la coctelería. Después, un bar de tapeo como forma más casual de acercarse a Mar Mía. Y detrás, “El Chiringuito”, la zona más formal con el género a la vista y las brasas como grandes protagonistas. Aunque debes tener cuidado con lo que pides, para que no se te dispare la cuenta, tienes una gran oferta donde elegir. Aperitivos seleccionados por Manero, como latas gourmet, bocatas (si no los conoces, prueba el de calamares o el lobster roll de bogavante), croquetas o ensaladillas. Del universo marinero se encarga Rafa Zafra, y aquí puedes pedir al gusto (quisquilla, gamba roja, langostino de Sanlúcar…). Y en el apartado de brasas, hay carnes o pescados de gran tamaño. Llegamos a los arroces, que llegan de la mano de Luis Rodríguez y Casa Elías. Una excelente opción es pedir su famoso arroz con conejo y caracoles o el de verduras. Todo eso acompañado de excelentes vinos o cócteles, harán que tu visita sea redonda. 

Plaza Isabel II, 7. Teléfono: 965 144 444.

Lhardy

Los salones y la tienda de Lhardy han sido testigos de grandes momentos de Madrid. Se fundó en 1839, época en la que acababa de nacer la zarzuela. Sigue manteniendo su romanticismo y aire aristocrático, aunque gracias a la compra de Pescaderías Coruñesas, han estrenado hace poco un lavado de cara. Aun así, parece que el tiempo se hubiera detenido. Y ahí está la gracia.

En su carta conviven platos clásicos con otros más actualizados. Entre los primeros, los callos de Lhardy, el solomillo Wellington con patatas a la inglesa o el famoso soufflé. Entre los segundos, el lenguado Evaristo al champagne o la lubina salvaje Bellavista. Delicioso también el salmón ahumado con huevo hilado y el salpicón de bogavante gallego. Vamos, un capricho en toda regla. 

Carrera de San Jerónimo, 8. Teléfono: 915 213 385.

Bar Carallo

Es la taberna gallega con más rollo de Madrid. Está en plena milla de oro y apuesta por una cocina tradicional con su toque contemporáneo. Son auténticos platos cocinados a fuego lento y con mucho amor. Dicen que lo hacen al más puro estilo furancho; un tipo de taberna de comida casera que tiene su origen en las viviendas privadas donde los propietarios vendían su excedente de vino. Y esa esencia gallega es la que transmiten aquí, con el asesoramiento del chef Julio Miralles. Por ejemplo: un pulpo a feira con cachelos, croquetas de zorza (¡espectaculares!), bacalao con grelos o cualquier plato de conchas (berberechos, almejas, mejillones, ostras…). No te olvides de pedir la tarta de queso de postre, la ración es enorme, así que mejor para compartir. 

Serrano, 45. Teléfono: 609 089 494.

Katz Madrid

Es una de las sorpresas mejor guardadas de Madrid. Si conoces el templo del pastrami de Nueva York, te gustará el restaurante de David Bibi, miembro de la familia Katz. Él mismo ahúma la carne con receta propia y siguiendo las técnicas que aprendió en su Israel natal. Como no podía faltar, aquí también puedes pedir el pastrami (on the rocks o en formato sándwich) y el pastrami de pollo, ambos disponibles en una tabla degustación, que sirve con bacon ahumado y queso viejo. Ese es el plato estrella, pero hay mucho más: hummus de garbanzos, philly cheese steak (pan de leche con carne de picaña, verduras y queso), cubano (con pastrami de pollo), smoked pulled pork, shawarma y deliciosos postres, como brownie de chocolate y nueces o la premiadísima tarta de queso Donosti con queso Idiazábal. Además de este restaurante, también tienen dos obradores propios de pan con y sin gluten, servicio take away y un puesto en el renovado Mercado de San Antón. 

Gabriel Lobo, 26. Teléfono: 910 664 666. www.katzmadrid.com

La Falafelería

Otros israelíes que triunfan en Madrid son los creadores de La Falafelería, que ya suman cuatro restaurantes, además de La Hummusería. El primero lo abrieron en 2018 en Malasaña, al ver que faltaba un buen representante de la cocina de Oriente Medio y de la árabe. Su propuesta es sencilla, sin pretensiones, con recetas familiares y algunas referencias de restaurantes de Tel Aviv. La oferta tiene mucho de street food, pero adaptada al espacio y la decoración que gustan en Madrid. Porque, entre otras cosas, han querido traer la esencia de barrio, ser parte de una comunidad, donde los espacios son puntos de encuentros y favorecen el buen ambiente y la conversación. La carta es la misma en los cuatro locales y se divide entre pitas (falafel, shawarma, sabij), boles (de los mismos sabores) o mezzes, que son más parecidos a las tapas orientales, como el hummus o la magadara. Están abiertos de 13h a 23h. ¡Ah! Y puedes ir con tu mascota, si quieres.

Última apertura: Calle Rodríguez San Pedro, 25.

Cristina Barbero

Hambrienta a tiempo parcial y disfrutona a jornada completa. No hay límite en su curiosidad culinaria: lo mismo disfruta de una tortilla de patatas que en la cocina más vanguardista y exótica. Trabaja la comunicación de marcas desde su agencia de comunicación Ideas Bien Contadas y colabora con otros medios, como la revista Bar Business. Puede presumir de haber sido la creadora del Día Internacional de la Croqueta.