14 lugares que (nos) enamoran para San Valentín - Gastronomistas

14 lugares que (nos) enamoran para San Valentín

¿No hay amor más sincero que el amor a la comida? Eso decía George Bernard Shaw y esa es la máxima que motiva nuestro post de hoy. Se acerca San Valentín y no podíamos dejar de abrir nuestro corazón para recomendaros esos sitios que (nos) enamoran porque además de amar la comida, tienen un encanto especial. Ya sea por su chef, por su carta, por su emplazamiento o por su planteamiento gastronómico. Estos son los lugares que nos han robado el corazón:

sala Mercer Barcelona
La sala del Mercer da acceso a su patio interior.

Mercer. Para dejarse literalmente a su merced. O a la de su chef ejecutivo, Jean Luc Figueras, que vuelve por sus fueros en este bello refugio de Barcelona. Las callejuelas que llevan a él propician el cortejo, sus mesas alientan el apetito y su cocina es una mera declaración de intenciones. Cocina de hoy y de siempre en jugosos platos de temporada. Circunscribirlo sólo al próximo 14 de febrero sería injusto, por lo que hago extensiva la recomendación a cualquier ocasión especial. El lugar, su ambiente y sus platos lo merecen. Si os ciega la pasión, dejaos llevar por la carta o por el solícito jefe de sala Arnau Marco. Si se impone la razón, ahí está el completísimo menú ejecutivo a 35 euros (IVA incluido). A partir de marzo, el Mercer acogerá cenas A Cuatro Manos con ilustres chefs invitados y en cuanto asome el buen tiempo, en el terrado del hotel que le da nombre ampliará su oferta gastronómica con una carta de sushi. Lledó, 7. Tel. 93 310 74 80. Barcelona. Por Belén Parra

mil921Mil921. Lo nuestro fue un amor a primera vista. Desde que lo conocí vuelvo siempre que tengo cosas que celebrar. Su chef y propietario, Àlex Suñé, es un tipo honesto y cercano como la cocina que practica. Una equilibrada combinación de platos inspirados en los recetarios catalán y japonés. Oriente y Occidente de la mano. ¿El secreto de su éxito? Ingredientes de primera calidad, de temporada, procedentes de productores pequeños y próximos. Y una técnica apurada. Su menú degustación (35€) os enamorará. También el local, pequeño, íntimo, tranquilo, de decoración austera pero elegante donde podréis brindar con buenos vinos y alargar la sobremesa con buenas copas. No han diseñado ningún menú especial para la ocasión. Lo especial está en el plato. Y en el trato. Casanova, 211. Tel. 93 414 34 94. Barcelona. Por Carme Gasull

sortidorEl Sortidor. No es la primera vez que recomiendo El Sortidor para una cita romántica, y de cualquier índole en realidad, pues es un local que rebosa encanto y autenticidad, y hablamos tanto de su carta como de su interiorismo. El Sortidor, ubicado en la Pl. del Sortidor del Poble-Sec, es un local sin lugar a dudas bonito, con una belleza natural, nada producida, que viene dada en primer lugar por sus vitrales modernistas que dan a la calle y por un espacio diáfano de altísimos techos del que se han conservado íntegramente los elementos originales. Con mesitas de madera con flores,  pequeñas lámparas y un aire que se ha dado en llamar rústico-chic, aunque el término no acabe de convencernos, El Sortidor presume además de una carta notable basada en el producto que consta de diversas opciones de tapeo y algunos platos, todos elaborados con ingredientes de proximidad, cocinados con mucho sentido común, honestidad y muy buen gusto. Pl. Sortidor, 5. Tel. 93 518 85 44. Barcelona. Por Laura Conde

loL’Osteria del Contadino. Quizá sea por su puerta de entrada (intrigante), quizá por su luz de ambiente (tenue y rojiza), quizá por el trato (muy cercano y acogedor), quizá por el acento auténticamente italiano de sus dueños (tan seductor) o quizá por el local (pequeño, íntimo). L’Osteria del Contadino es mi lugar de predilección para una cita romántica. Pero también es, a mi parecer, el mejor restaurante italiano de Barcelona. Desde su burrata artesanal, hasta la carne cocinada en una costra de sal que limpian, cortan y condimentan con aceite de trufa blanca en la misma mesa –digno de una gran performance-, pasando por la caponata (berenjena frita con salsa tamagri y frutos secos) o su amplia carta de pasta fresca preparada con todo el cariño de la mejor mamma del mundo (para morirse de amor los gnocchis  rellenos de fondue de queso con salsa de setas, los spaghettis con bogavante y tomate o las tagliatelles con crema de queso, tartufata y virutas de parmesano…), todo es exquisito, perfecto, sin nada que añadir. De postre, es recomendable  compartir, mientras os miráis empalagosamente a los ojos, la tarta fría de ricota y mascarpone o el excelente tiramisú de la casa. Tienen también una gran selección de vinos y grapas, para acabar de enamorar. Saragossa, 123. Tel. 932 11 08 08. Barcelona. Por Laia Zieger

Restaurante Indochine Ly Leap
Sabores y entorno exótico para despertar la sensualidad en Indochine Ly Leap.

Indochine Ly Leap. A quienes les ponga el rollito exótico saldrán enamorados del restaurante del chef camboyano Ly Leap. Es como si entraras en un túnel que te transporta al sudeste asiático, con su exuberante vegetación a base de palmeras, orquídeas (muchas orquídeas) y demás, fruto de la pasión del cocinero por la jardinería. En medio de la «selva», una cabaña original de Tailandia (traída expresamente y pieza a pieza para el restaurante) con unas pocas mesas. Y rodeándola, un lago donde se han encastrado las mesas de estilo asiático y donde campan a sus anchas peces de colores. La gracia es que comes en mesas «bajitas» casi a ras de suelo pero sentado a lo occidental (que no hay quien aguante ni cinco minutos en posición cuclillas-oriental) y con el agua a tu vera… idílico, ¿no? Tienen otras mesas «normales», pero si vas a celebrar San Valentín, mejor reserva en la casita o en el lago, para sorprender a tu pareja. Y con ese entorno, no podía ser otra manera: las delicias exóticas se suceden una tras otra. Sabores tradicionales del sureste asiático con un acabado contemporáneo donde no pueden faltar ingredientes como: citronela, leche de coco, la lima kaffir, cúrcuma, galanga,cilantro… La  mar de sensual. Muntaner, 82. Barcelona. Tel. 93 451 17 96. Por Isabel Loscertales

calanuria
Desde los ventanales de Ca la Núria se contempla la sierra del Cadí

Ca la Núria. Oye, y si resulta que estamos tan enamorados que nos da por desafiar a la nieve y escaparnos a celebrar San Valentín en la Cerdanya, ¿qué? Al fin y al cabo conozco un restaurante en Bellver la mar de acogedor, con sus ventanales con vistas al Cadí (a ver si consigues tú otra postal igual) y atendido por una cocinera, Núria Bonet, que nos tratará como reyes. Nada más agradable en invierno que cenar en el comedor cálido de Ca la Núria: crema de calçots con una quenelle de romesco, milhojas de manzana caramelizada y salmón, meloso de tocino con crema de patata, mousse de mel i mató… Mientras las calles del pueblo sucumben al frío, la chef despliega su talento en un recetario de inverno que nos trae recuerdos de un chef con el que trabajó, Nandu Jubany. Dentro de esas paredes de piedra, contemplando lo más crudo del crudo inverno, disfrutando de una cena reconfortante… Vamos, que no te pido que te cases conmigo porque ya me parece demodé, pero si lo hiciera, fijo que me dirías que sí. La Batllia, 61-63. Bellver de Cerdanya (Lleida). Tel. 973 51 09 38. Por Josep Sucarrats.

cabaña marconiCabaña Marconi. La terraza acristalada de este restaurante de La Moraleja permite ver las estrellas mientras se degustan algunas de las exquisiteces nórdicas que aquí se sirven. Del norte de allá y de más allá, ojo, porque Marcos Olazábal, su dueño, recupera recetas suecas de su madre Maud, como el salmón marinado, pero también echa mano de tesoros del Cantábrico como las anchoas de Santoña. ¡Ah! Y tienen burrata que reciben semanalmente de Italia. Su acogedora decoración, llena de calidez, lo convierte en un lugar ideal para pasar no ya unas horas, sino casi un día entero en buena compañía. Camino del Cura, 233. Alcobendas (Madrid). Tel. 91 650 79 13. Por Javier Sánchez

pulcinellaPulcinella. Hay pocos sitios a los que yo les tenga más cariño que a Pulcinella, esa encantadora tratttoria de una de las calles que conducen al corazón de Chueca, recoleta, íntima y, por supuesto, romántica. Es cierto que los italianos siempre tienen ese punto love is in the air que los hace perfectos para San Valentín, pero es que aquí la atmósfera invita un poco más a ello. Aunque tienen una atrayente carta de pizzas, yo siempre acabo pidiendo los espaguetis a la carbonara, que me imagino degustando dentro de 30 años, cuando sea el típico abuelete que se pone americana para salir a cenar con su partenaire. Y no sigamos, que me estoy poniendo demasiado tierno. Regueros, 7. Tel 91 319 73 63. Madrid. Por J. S.

Shakespeare in LoveBristol Bar. Algunas parejas se conocen comiendo, es cierto, pero la gran mayoría bebiendo, empinando el codo, mamándose más allá de lo razonable para perder la vergüenza y entregarse al petting más elemental. Por eso, me parece de chapó la idea de Bristol Bar, que ha decidido, inspirándose en los versos de Shakespeare, diseñar una serie de combinados especiales que cuenten los distintos momentos de una historia de amor. Del First Date (vodka, amaretto, piña  y granadina) al Shakespeare in Love,  una mezcla del Romeo (ginebra de lima, zumo de limón y sirope de azúcar) y el Juliette (vodka, zumo natural de naranja, sirope de frambuesa y granadina), cada cóctel tiene su momento en el escenario, siempre propicio para el flirteo, del local con más espíritu british de Madrid. Almirante 20. Tel 91 522 45 68. Madrid. Por J.S.

 

Estrella del Bajo Carrión, habitaciónEstrella del Bajo Carrión. Lo confieso: una de mis películas favoritas es La Matanza del Día de San Valentín, que recoge el episodio histórico del 14 de febrero de 1929 en el que Al Capone se cargó a siete miembros de una familia rival. Por eso, matanza y Día de los Enamorados son conceptos que, en mi mente (un poco pallá, lo admito) siempre van de la mano. Eso me da la excusa perfecta para proponer una escapada a Estrella del Bajo Carrión, en la localidad palentina de Villoldo. Jornadas de matanza del cerdo, amigos, en el entorno idílico de este coqueto hotel de tan solo habitaciones. Mondongo con fideos a la cazuela o jijas de la casa con huevo de corral pechado y patatas. Porque el amor también es sangre que corre por las venas. Mayor, 32. Tel 979 82 70 05. Villoldo (Palencia). Por J.S.

tweed

Tweed. Recién abierto, moderno, elegante. Perfecto para ver y dejarse ver entre parejas de enamorados y cocina burguesa. Proponen un menú de San Valentín (35 euros/persona) con ensalada de pularda confitada, colitas de cigala en mayonesa de su coral y un plato especial “sorpresa”. Todo adornado con burbujas de champagne y rematado con tarta de chocolate. Paseo de la Castellana, 13. Tel. 91 308 29 70. Madrid. Por Silvia Artaza

 

lecabrera

Le Cabrera. Y hablando de burbujas… el cóctel que han diseñado en Le Cabrera para la ocasión promete ser de lo más “explosivo”, además del broche final de un menú pensado para dos (82 euros/2 personas). Blinis con caviar de salmón y jengibre, foie gras, merluza de pincho, leche de coco y rosas, solomillo de ternera con peras y vainilla y cremoso de chocolate naranja y maracuyá. Bárbara de Braganza, 2. Tel. 91 319 94 57. Madrid. Por S.A.

dulibanDu Liban. Damos un paso más hacia el exotismo con la cocina libanesa de Du Liban, donde han preparado un menú que es un espectáculo para los sentidos (50 euros/persona). Se abre con un Grand Royal que antecede a ocho mezzes diferentes a compartir: hummus, tabbouleh, empanadillas libanesas, falafel… Plato principal y una degustación de postres acompañados de champagne. Estafeta, 2. Plaza de la Fuente, La Moraleja. Tel. 91 625 00 72. Alcobendas (Madrid).  Por S.A.

eccolaÉccola. Un plan alternativo para los que quieran celebrar el (no) San Valentín, reivindicar su soltería o simplemente brindar en grupo por aquello de que se puede celebrar el amor cualquier otro día. Y digo en grupo porque esa noche no habrá una sola mesa de dos comensales. De menú, mozzarella Wellington, un rollo de mozzarella y bacon envuelto en hojaldre especiado, linguine de parmesano y tartufo y sopa de coco y mango, con leche fresca de coco, jarabe de anís y vainilla y helado de mango (33 euros/persona). Y que no falte el cóctel, una propuesta con Té Sencha a la lima japonesa, ginebra, vermouth, azúcar y un toque de cilantro. Diego de León, 3. Tel. 91 563 24 73. Madrid. Por S.A.

 


 
Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.