Roostiq, carne rica de finca y pizzas napolitanas

Que el fuego es tendencia nadie puede ponerlo en duda. Al menos, en la cocina. Sobre todo, en Madrid. Proliferan los restaurantes que apuestan por la brasa o el horno como principales argumentos para dar sabor y textura a sus platos. Y en esa liga juega Roostiq que, además, ofrece su particular visión de otra tendencia, la de llevar los platos farm to table (de la granja a la mesa). Tanto las verduras, como la carne de cerdo o de pollo que allí se ofrece procede de la granja que tienen en Palazuelos (Ávila).

Además, una bola extra en forma de horno napolitano traído expresamente desde allí y del que salen en todo su esplendor unas magníficas pizzas, pero también platos como la enchilada de carne de buey o el arroz integral salteado con verduritas. En el horno, que mantiene una temperatura constante de 485 grados, también se cocina el pollo, sellando el exterior del producto y conservando en el interior todas sus propiedades y jugosidad.

Vamos ya con algunos platos en detalle, como las espinacas baby y rúcula con vinagreta de bacon y huevo frito. Se preparan a la brasa y las verduras llegan en perfecto estado de revista, sin disfrazar sabores ni texturas. Un buen plato para remover y unir sabores para disfrutar de una mezcla armónica.

También están entre los favoritos del local los espectaculares torreznos, un lujo que puede acompañarse de champán y que está entre los platos más demandados. La verdad es que su corte finito y su toque crujiente los hacen ciertamente irresistibles. Están muy buenos y se nota que la materia prima es de primera.

Hemos hablado de verduras y de carne de pollo y de de cerdo, pero sería injusto dejar de lado las excelentes carnes que se manejan en el restaurante y que provienen de los mismos proveedores con los que trabajan cocineros como Martín Berasategui. El entrecot de ternera es de primera calidad y llega con el punto de la brasa perfecto y con un sabor excelente, pese a que el comedor está lleno. El equipo de sala se esfuerza en conseguir que los platos lleguen en perfectas condiciones a la mesa. Los postres cumplen, como en el caso de una digna tarta de queso.

Una estupenda carta de vinos, con referencias que oscilan entre lo clásico y lo arriesgado, así como un interiorismo elegante y con predominio de la madera, acaban por redondear una estupenda experiencia gastronómica. Y todo a un ticket medio que se mueve entre los 30 y los 40 euros. Larga vida a Roostiq.

Roostiq. Horario, martes y miércoles, de 13 a 1 horas. Jueves, de 13 a 2 horas. Viernes y sábados, de 13 a 2.30 horas. Domingos, de 13 a 17 horas. Precio medio: 30-40 euros. www.roostiqmadrid.com

Banda sonora. Billy Joel – We didn’t start the fire

Javier Sánchez
Javier Sánchez

Lleva comiendo prácticamente toda su vida, así que sabe de lo que habla. Un hombre, un reto: conocer TODOS los restaurantes de Madrid. Sigue en ello y empeñado en descubrir las últimas tendencias gastronómicas como coordinador de Cocinatis.com junto a Laura Conde, en el blog de gastronomía Oído Cocina de Yahoo! y como colaborador en sitios como Dominical, VICE o distintos medios del Grupo Prisa.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.