Siete paradas imprescindibles si viajas a Belgrado

La capital serbia se encuentra a caballo entre aquel viejo Berlín previo al desembarco hipster, la majestuosidad de grandes capitales de la Europa del Este como Praga o Budapest, la sobriedad en las formas del Moscú más señorial y esa pátina que solo tienen las ciudades en las que ha llovido mucho y que nunca podrán dejar de lamerse las heridas. Es imposible visitar Belgrado sin tener constantemente en mente la historia del siglo XX, y sobre todo una historia reciente que parece aún agazapada en los rincones de sus majestuosos edificios ennegrecidos y de los adoquines de sus hermoso casco antiguo, perfecto para perderse por sus callejuelas y disfrutar de una oferta gastronómica y de ocio muy interesante.

comer_belgrado

Belgrado sorprende siempre en positivo, pues es la combinación perfecta entre esa ciudad señorial de casi dos millones de habitantes, epicentro de todas las guerras habidas y por haber, y la nueva urbe que resurge de sus cenizas dejando atrás un pasado que todavía duele. Esta calma chicha perceptible en cada rincón se siente en vinaterías, restaurantes trendy, tiendas de ropa, grandes cadenas de restauración y en ese constante coqueteo con lo occidental que, de momento, no ha afectado a la esencia de una ciudad que mantiene aún ese aire de gran capital de la Europa oriental.

comer_belgrado
En Belgrado, una grata sorpresa que encontramos a golpe de Vueling, vamos a comer y beber de maravilla, al tiempo que descubrimos rincones de visita obligada como el imponente Kalemegdan, un parque con vistas al río que fue en su día una fortaleza, el Museo Tesla, la Plaza de la República, la Catedral de San Miguel, el Templo de San Sava, la pequeña isla de Ada Ciganlija (paraíso de bañistas y un bonito lugar para perderse) o la orilla del Danubio, un periplo que por momentos nos hará pensar que estamos en París. El barrio de Skardalija es, sin duda, epicentro indiscutible de buenos lugares para hacer un alto en el camino para comer y beber, pero hay muchos otros rincones por toda la ciudad en los que degustar buena comida serbia (e internacional) a precios ajustados y con un buen ambiente.

To Je To!
No es un restaurante de cinco tenedores ni uno de esos locales de moda que abundan en el Belgrado moderno. Este pequeño restaurante de batalla que reúne a la población autóctona es un lugar familiar y acogedor, donde vamos a degustar la cocina casera serbia más auténtica a buen precio y en un entorno carismático y muy agradable. El típico bar sin glamour, pues, en el que se come de maravilla. El lugar de Belgrado en el que comer con las manos y disfrutar de un gran cepavi y pljesavica a precios ajustadísimos.
To Je To! Bulevar despota Stefana 21.

to_je_to_comer_belgrado

 

Mali Vrabac
La otra cara de la moneda del popular To Je To! es este restaurante que se encuentra en el hotel Le Petit Piaf, un cuatro estrellas ubicado en pleno centro, cuqui a rabiar, ideal para pasar la noche en un entorno chic en pleno meollo de la ciudad. En este bonito espacio con alma de bistró y una hermosa terraza envuelta en flores encontramos una sofisticada selección de platos típicos de la cocina local elaborados con ingredientes de la máxima calidad, ideados por el prestigioso chef Milos Jovanovich. Su terracita es perfecta a cualquier hora del día, también para un buen desayuno.
Mali Vrabac. Skadarska, 34.

mali_vrabac

 

Kafeterija
El Starbucks patrio se llama Kafeterija y es ese lugar en el que cobijarse a cualquier hora del día frente a un latte bien facturado y una buena selección de snacks, pastelillos y bocatas elaborados con ingredientes de calidad y a precio occidental. Hay varios establecimientos en toda la ciudad, pero uno de nuestros preferidos es el que se encuentra a pocos pasos del Templo de San Sava, con su bonita terraza bajo los árboles y su ambientazo a cualquier hora del día.
Kafeterija. Makenzijeva 81.

kafeterija_comer_belgrado

Lawuk
Bonito café-bar de diseño con música en vivo y una escueta pero apañada oferta gastronómica informal que incluye desde repostería a snacks y bocadillos. Punto de reunión del moderneo local, aquí encontraremos buenos cafés y cócteles y una interesarte carta de vinos y champanes. Su pequeña terraza, siempre animada, es ideal para hacer un alto en el camino cuando llega el buen tiempo, y su oferta de pastelillos y completos desayunos no tiene precio. Un buen ejemplo de ese Belgrado trendy que convive todavía en paz con el más tradicional.
Lawuk. Strahinjica bana, 72a.

Pastis Bistro
De nuevo uno de esos lugares para descansar periódico en mano ante una taza de café humeante, con una terraza que nos hará sentir en el París de los años 20. Cafés, tés, cócteles de autor, propuestas gourmet, tapas frías, aguas de sabores, pasteles, dulces y todo tipo de propuestas de inspiración healthy como bowls, yogures con frutas, ensaladas, tostas, granolas y todo cuanto necesita el cuerpo para hacer una parada en un lugar sofisticado y acogedor a partes iguales a cualquier hora del día.
Pastis Bistro. Strahinjića Bana 52b

comer_belgrado

 

Savanova Bistro
Sus bonitas vistas del Danubio y su completo menú, que combina la cocina de los Balcanes con algunas propuestas internacionales, hacen de este sofisticado lugar un buen rincón para parar a comer tras (o antes de) un paseo a lo largo del río. Sus desayunos están la mar de bien (con bocadillos y tortillas, entre otras propuestas), disponen de un menú infantil y una buena selección de propuestas de pasta, risottos y entrantes, pero sin duda la joya de la corona de este local que destila glamour son sus carnes de angus, que pueden tomarse en distintas modalidades (puedes escoger un risotto o una hamburguesa) y pueden acompañarse con una ensalada elaborada con productos fresquísimos.
Savanova Bistro. Savsko šetalište bb.

comer_Belgrado_savanova_bistro

Bucko Pizza
Ni es un sitio gourmet ni sabe de glamour, pero esta popularísima cadena de pizzerías de Belgrado, que se encuentra por todas partes, es un buen lugar para alguna de esas comidas improvisadas en que el cuerpo nos pide sabores conocidos y queremos comer bien sin gastar mucho. Es una de las cadenas más populares de la ciudad, donde los habitantes paran a menudo bien para adquirir una pizza to go o para ocupar mesa en su apacible comedor con aspecto de franquicia. No es para sibaritas, pero nos salvará de más de un apuro si vamos con prisas o el temporal nos obliga a refugiarnos.
www.bucko.rs

 

Laura Conde
Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.