Más contento que unas castañuelas. Así ando desde que hace unos días abrí una botella de Vi Novell 2020 del Celler Cooperatiu d’Espolla tras haber asistido a una cata virtual en la que varias bodegas más presentaban sus ‘vins novells‘: Celler Carles AndreuCeller Cooperatiu La Granada, Covides, Maset, Celler Masroig, Sant Josep Vins, Vinícola de Sarral, Vins Petxina y Sanstravé. Lo de estar así de feliz con un descubrimiento me ha pasado muchas otras veces con muchos otros vinos. Y como en esas otras ocasiones, he dado la chapa a mis amigos enviando fotos de la botella exigiéndoles que la compren porque vivirán una epifanía como la mía. Pero no había escrito nunca un post. ¿Y por qué? Fácil, porque es un ‘vi novell‘. Y eso hay que reivindicarlo por muchas razones, una por cada copa que me he pimplado.

¡Qué ligerito es!

Primera razón (y primera copa). El vino en cuestión. Vi Novell 2020 es un vicio goloso, goloso, goloso. Está elaborado con garnacha, que en el Empordà llaman ‘lledoner’. Lleva a partes iguales ‘lledoner negre’, ‘roig’ (rosado) y ‘blanc’. Y eso le aporta ese aroma a frutos rojos y negros y a bosque mediterráneo tan potente, y ese sabor tan ligerito y tan goloso, y que sea tan sorprendente persistente en la boca para tratarse de unas uvas recién vendimiadas y vinificadas. Lo he disfrutado solo, lo he disfrutado con unos quesos y unos embutidos, lo he disfrutado con unas pastas y unos arroces… Lo he disfrutado. No soy enólogo, así que me perdonarás si lo explico a mi manera.

Esa frescura, esa alegría, esa pureza, esa fruta

Segunda razón, segunda copa. Tiene que ver con la primera. Como todos los ‘novells’,  son los vinos que ofrecen las sensaciones más cercanas a la uva, que acaba de ser vendimiada y vinificada. Por eso esa frescura, esa alegría, esa pureza, esa fruta. Por eso recomiendo que quien quiera iniciarse en el mundo del vino comience por aquí. Si le gusta la uva, si le gusta el mosto, cómo no le va a gustar un ‘vi novell’ como este. ¡Por Diossssss!

Poca producción

Tercera razón por la que hay que darle un tercer sorbo. Es un bien escaso. Al ser un ‘vi novell’, las bodegas dedican una pequeña parte de la cosecha a la producción de estos vinos jovencísimos, casi bebés. Entre otras cosas, para mantener una tradición que no debería perderse: la de celebrar que se ha acabado la vendimia pocos días antes abriendo una botellita recién salida no del depósito sino ¡casi de la viña! Además, comercialmente no tienen tanto tirón porque no tienen mucha guarda y pocas semanas después comienzan a salir vinos más ‘trabajados’, que copan el mercado.

Menos de 6 euros

Cuarta razón, cuarto trago. Además de bueno y goloso, es realmente barato. Menos de 6 euros la botella. Un regalo este Vi Novell 2020. No sé cómo llevan las cuentas en el Celler Cooperatiu d’Espolla, pero gracias por detalle de apostar por precios honestos.

Avanza cómo será la añada del 2020

Y parece que al menos en Catalunya, será muy buena. Alzo la quinta copa. Un alivio, porque hace unos meses, en pleno confinamiento, estuve hablando con varios bodegueros y viticultores sobre cómo iba a afectar el coronavirus a la añada 2020. Y andaban bastante preocupados. Me alegro de que podamos brindar por un futuro prometedor, aunque sea con mascarillas.

 

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter