Seis heladerías artesanales de autor y de apertura -o mudanza- relativamente reciente. Si amas los helados, aquí los disfrutarás mucho-muchísimo.

Maison Glacée (Madrid)

Alta heladería con la firma del prestigioso maestro pastelero Ricardo Vélez, que renueva su concepto de The Pâtissier. Por supuesto que son helados artesanos elaborados con ingredientes naturales, pero lo mejor es lo increíblemente deliciosos que están. Elaboran ellos mismos el barquillo y ofrecen sabores como pan de chocolate y AOVE, aceitunas negras o tocino de cielo. En el mismo local podrás encontrar algún otro dulce como su famosa bamba de nata. Cuenta con dos direcciones: en El Retiro (Alcalá, 77) y en Bulbiza (Ibiza, 42).

Popota (Madrid)

Es una de las mejores heladerías de Madrid y acaba de mudarse a Malasaña. Entrar en su nuevo local sacado de una peli de Wes Anderson es otro de los motivos por los que ir a degustar sus helados. Antonio Viñas e Irene Ravchuk conforman la pareja detrás de esta heladería, cuyo objetivo desde su fundación es respetar los sabores puros de las mejores materias primas del mundo. Elaboran sus helados a diario con ingredientes con denominación de origen, sostenibles, y sin abusar del azúcar. El de Mago Merlín -coco, plátano y maracuyá- ganó el premio al mejor sabor del mundo en 2018. Pero no dejes de probar tampoco el de croissant.

Pez, 36.

Arigato (Barcelona)

Una de las aperturas más prometedoras de este año extraño es esta heladería-Café del tándem Cooking in Motion, compuesto por Sebastián Mazzola y Sussie Villarico -ambos, ex del grupo elBarri-. Helados excelentes, artesanales incluso en los cornetos, que también hacen ellos y de sabores que renuevan continuamente: de caramelo salado y coco, de matcha, hojicha, gianduja y cacao la última vez que los visitamos. Una buena parte de ellos son veganos. Los helados no es lo único bueno que encontrarás allí: sus bomboloni caseros, sus platos de inspiración asiática y sus matcha son igual de estupendos.

Roger de Lluria, 114.

©BelénParra

La Selvática (Barcelona)

Si te gustan los sabores tropicales, éste es tu sitio en Barcelona. Acaban de mudarse al barrio de Gracia, pero mantienen el espíritu: Natalia Ramírez, la maestra heladera de origen colombiano, añade a sus creaciones artesanales, naturales y de temporada, su conocimiento y su pasión sobre las frutas exóticas. ¿Eres vegan@? También es tu sitio. Si quieres recibir sus helados en casa, puedes hacerlo a traves de Deliveroo.
Martínez de la Rosa, 65.

Candela La Gelateria (Redován, Alicante)

José Manuel Marcos Candela, Subcampeón Mundial de Heladería en 2018, abrió hace un par de años esta heladería al lado de su otra casa, la pastelería Crujiente. Su filosofía: el helado entendido como un alimento, fresco, natural y elaborado a diario con la mejor materia prima del mercado. Lo sirven a -11 grados, ni uno más, ni uno menos. Entre los sabores más demandados, el de chocolate, el de turrón o el de nata fresca con galleta Oreo. Y si lo prefieres, puedes rellenar también el cono de galleta con chocolate deshecho.
Francisco Peñalver Arróniz, 1. Redován (Alicante).

Gelática Ice Concept (Valencia)

Todo empezó hace dos años, cuando el pastelero Migue Señoris quedó segundo en la Copa del Mundo de Heladería. Le fascinó tanto el universo heladero que acabó abriendo esta heladería artesana hace menos de un año, cerca de la Playa del Cabañal y junto a su mujer, Carmen Prado. A sus helados hay que sumar una pastelería de chuparse los dedos y un interiorismo vanguardista que llama mucho la atención.
Remonta, 11. Valencia.

 

Fotos: RRSS de cada heladería.

Isabel Loscertales
Isabel Loscertales

Prueba nuevos restaurantes con la misma pasión con la que devora un buen libro o visita una expo. Responsable de la sección de cultura y ocio en la revista Woman Madame Figaro, trata de descubrir nuevas tendencias y de promulgar que lo culinario está de moda.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter