Manual de uso y disfrute del cava y el champán

Breve manual de uso y disfrute del cava y el champán

Aunque esta no sea una Navidad como otras, en ninguna casa puede faltar el cava o el champán, esos vinos espumosos tan asociados a los brindis y las celebraciones. También a la esperanza en esta ocasión. Una encuesta reciente del grupo Henkell Freixenet aseguraba que un 52% de sus encuestados (7.000 personas procedentes de España, Francia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos) iban a recibir el Año Nuevo con una copa de cava, champán o prosecco, una cifra que seguro se queda corta si hubieran centrado el estudio solo en nuestro país.

En cualquier caso, las fechas navideñas se asocian mucho al cava y champán. La cuestión es: ¿lo consumimos de la manera correcta? Cómo conservarlo, servirlo, descorcharlo, maridarlo o qué copa usar son pequeños detalles que nos ayudarán a disfrutar aún más de esta bebida alegre y chispeante. Un pequeño manual para ‘dummies’ de la mano de uno de los champagnes franceses más prestigiosos, Laurent Perrier.

La temperatura ideal

En general, una temperatura ideal se sitúa entre los 8 y 10 grados. Eso significa que la botella debe estar al menos unas cuatro horas en la nevera antes de servirla o, en su defecto, dejar media hora en una cubitera con hielo y agua. Sin embargo, es mejor consultar la etiqueta para comprobar a qué temperatura se aconseja servir esa marca en cuestión, pues por ejemplo hay champagnes muy exclusivos como Grand Siècle que al contar con un envejecimiento de más de diez años, recomiendan servirlo con un par de grados más (10-12º) para obtener los aromas más complejos.

Cómo descorcharlo

Si quieres hacerlo de una manera elegante mantén la botella inclinada a 45 grados, cerca del pecho, con una mano sujetando el corcho (con el alambre previamente aflojado) y con la otra girando la base de la botella. Descórchalo dejando escapar un ligero susurro. NO: lo de abrir la botella a lo basto apuntando a todos los comensales mientras gritan despavoridos no hace ninguna gracia.

Qué copa usar

Ni la copa Gatsby ni la copa flauta, la recomendable es la copa tulipán, muy parecida a la copa de vino pero ligeramente más estrecha. «Su cáliz abombado permite que se expresen y se concentren los aromas», nos explican los amigos de Laurent Perrier. No olvides coger la copa siempre por el tallo para no calentar la bebida.

Cómo servirlo

Se requiere cierta destreza para hacerlo como un verdadero o una verdadera profesional: la mano derecha inclina la botella sujetándola por la base, mientras la mano izquierda inclina la copa.

Cómo conservarlo

Una botella de champán puede conservarse varios años si lo hacemos bien: en posición horizontal y en la oscuridad de una bodega a unos diez grados de temperatura. Si eres de los que, una vez abierta la botella, ponen una cucharita «para que no se escapen las burbujas», tienes que saber que estás haciendo el primo: no, no funciona. Mejor usar un tapón hermético y mantenerla en frío.

Ideas de maridaje

Tendemos a servir el cava o champán como aperitivo o para brindar con los postres, pero es una lástima que no lo utilicemos más como acompañamiento durante la comida. Si es que no deja de ser un vino. Y con la capacidad además, de «limpiar la boca» como pocos, por lo que con platos especialmente grasientos se convierte en el acompañamiento ideal.

 

Foto apertura: Sylvie on Unsplash

Isabel Loscertales

Prueba nuevos restaurantes con la misma pasión con la que devora un buen libro o visita una expo. Responsable de la sección de cultura y ocio en la revista Woman Madame Figaro, trata de descubrir nuevas tendencias y de promulgar que lo culinario está de moda.