El Celleret, comer entre viñedos en le corazón del Penedès

El Celleret, comer entre viñedos en el corazón del Penedès

Hay muchos motivos para hacer una escapada a Vilafranca del Penedès y ocupar mesa en el agradable y amplio comedor de El Celleret, el espacio gastronómico de Familia Torres, con vistas a los viñedos, donde comer bien a un precio más que razonable y, sobre todo, tomando grandes vinos en el mejor lugar posible: en el lugar donde nacen. Sin duda, los que llegamos desde la ciudad no vamos a poder resistirnos a salir a respirar aire puro al acabar la comida, disfrutando de la sensación de poder mirar a lo lejos sin ver edificios, contemplando la majestuosidad de la viña y deseando parar el tiempo para quedarnos un rato más en ese entorno natural tan magnético que nos regala siempre el Penedès.

Empezar o acabar la comida (solo abren a mediodía) con un paseo entre los viñedos de Mas La Plana es solo uno de los motivos para visitar El Celleret, que cuenta con una carta de cocina de mercado que incluye desde croquetas caseras a gazpacho del huerto, una selección de arroces y algún plato de marcada vocación internacional como su ceviche de calamar, pulpo y langostino, muy rico.

En El Celleret podemos empezar el viaje con unas patatas con romesco y alioli, un baba ganoush o una ensaladilla rusa, seguir con una escalibada de verduras con morro de bacalao y migas y acabar con alguna de sus propuestas más consistentes, como el canelón casero de rustido gratinado o, pongamos por caso, la espalda de cordero a la brasa.

Los amantes del pescado también podrán disfrutar de un calamar, o un pescado de lonja que varía en función del día, cocinado a la brasa. Nada mejor para acabar el festín que un mel i mató con pera y frutos secos garapiñados o alguna otra propuesta más original, como la espuma de brandy sour de fruta de la pasión con fresones y crumble.

Grandes vinos

Otro motivo de peso para escoger El Celleret es la profusa oferta de vinos de Familia Torres, perfecta para maridar con los platos de su carta. Así, el día de nuestra visita el ceviche de langostinos se acompañó de un Forcada 2019, un vino fresco y natural que recupera la Forcada, una variedad ancestral del Penedès. Seguimos con dos de los vinos más representativos de Familia Torres para maridar con la escalibada: el Waltraud y el Milmanda, en ambos casos de cosechas de 2012 que nos permitieron constatar cómo han envejecido de bien. Para el plato principal, que en nuestro caso fue un pollo de payés al vino tinto, escogimos Mas La Plana y Reserva Real, ambos también del 2012, un auténtico regalo para el paladar. Todo un festival de sabores y aromas que nos permitió acercarnos a algunos de los hits de la bodega maridándolos con la oferta gastronómica del resturante.

Cata de las nuevas añadas

Pero la cosa no se acaba aquí. Durante nuestra visita a El Celleret tuvimos ocasión también de conocer de la mano del enólogo de Familia Torres, Josep Sabarich, las nuevas añadas de algunos de sus vinos más exclusivos: Milmanda 2019, Mas La Plana 2018, Reserva Real 2018, Grans Muralles 2018 y Mas de la Rosa 2019. Así, el Milmanda sigue siendo ese blanco amable y fresco, que en su añada 2019 se presenta «más abierto, con la fruta muy bien dibujada, largo en boca y con una acidez muy marcada, que casa muy bien con el tipo de cocina que se está haciendo en estos momentos», señala Sabarcih.

Por su parte, el Mas la Plana 2018, un DO Penedès monovarietal cabernet sauvignon, presenta en esta nueva añada más fruta madura, protagonista absoluta de un vino en el cual la barrica (18 meses en roble francés) aparece siempre en segundo plano, para acompañar y matizar la explosión frutal que se produce en la boca. «Las añadas frescas son las que mejor evolucionan en el tiempo», señala el CEO de la compañía, Miquel Torres.

 

Otro de los vinos más prestigiosos de Torres que acaba de presentar la nueva añada es el Reserva Real 2018, un DO Penedès que que se elabora sobre todo con cabernet sauvignon y en menor medida merlot y cabernet franc. Se trata de un vino con una gran estructura y con sabor a fruta negra y madura, a la vez sutil y persistente, con una gran personalidad. A continuación, viajamos con el paladar a la Conca de Barberà para probar el Grans Muralles 2018, que se elabora con las variedades predominantes, garnacha y cariñena y se completa con monastrell y garró. El resultado de este coupage es un vino fino y a su vez tenso, complejo, perfumado, aromático, que –afirma Sabarich– «envejecerá muy bien».

Por último tuvimos ocasión de catar otro de los vinos emblemáticos de Familia Torres, un Priorat sui generis que busca la pureza de la cariñena y lleva a la excelencia a esta variedad típica de la comarca. El Mas de la Rosa 2019 demuestra en esta nueva añada por qué sigue siendo uno de los vinos más especiales de Familia Torres, un vino delicado, elegantísimo, muy especial, capaz como pocos de jugar con la esencia del Priorat llevándola a un lugar diferente, inesperado pero siempre maravilloso.

El Celleret

Finca el Maset, s/n, 08796 Pacs del Penedès
elcelleret@torres.es / Tel. +34 93 817 78 81
Horario: de lunes a domingo, de 13.00h a 16.00h.

Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.