Mieludo o el café que no necesita azúcar

Oí hablar por primera vez del Mieludo en el Alimentaria de hará ahora tres años. Un café dominicano con el que podías prescindir de edulcorantes en la taza porque, por sí solo, ya aportaba ese punto dulzón que suaviza la amargura predominante de la bebida. Un hallazgo.
Tuve la suerte luego de pisar las plantaciones de Barahona donde se cultiva, produce y selecciona cuidadosamente cada grano de este café de Especialidad para su posterior distribución internacional; y de ahí este post.

Desde el lanzamiento del producto, su introducción en el mercado se ha desarrollado de una manera tan minuciosa como la que define al método Mieludo por el que se obtiene el café del mismo nombre. Todavía son pocos los establecimientos que disponen de este café y saben tostarlo, divulgarlo y servirlo como es debido. Porque a pesar de los pesares, con el café todavía hay que hacer pedagogía…
Por ahora la mayoría se concentra en Cataluña. En la provincia de Barcelona apenas lo ofrecen 13 clientes; y tan sólo uno de ellos, en la capital: Sunday Surf Café. La exclusividad del Mieludo, por tanto, es real y manifiesta.

Granos de café dominicano, antes y después de su recolección. ©GSR

Ya no sólo basta catarlo o probarlo para apreciar sus matices sino que hay que conocer también cómo se llega a un grano tan particular y de tantísima calidad. En Café Crem, los verdaderos artífices de esta innovadora bebida, reconocen que el camino hasta la fecha ha sido largo, arduo e incluso fortuito. El maestro cafetero César Ros fue quien apostó por las altitudes dominicanas para desarrollar el Mieludo; un café único, fruto de la aplicación de un método hoy ya patentado por Café Crem e imitado por otras marcas con otros reclamos. A Ros no le faltó determinación ni tesón a la hora de creer en la República Dominicana y decantarse por la tradición cafetera de zonas como Polo, en Barahona.

La obtención del Mieludo conlleva un proceso artesanal de secado de los granos de café por el que, una vez despojados de su pulpa, se impregnan de su propia miel o mucílago, una capa gelatinosa que se encuentra en cada pieza. Mientras la mayoría de productores eliminan esta sustancia para evitar fermentaciones no deseadas, Café Crem explota sus potencialidades dejando que impregne el grano durante un tiempo. De esta forma, la miel penetra en el mismo, aportando la dulzura característica que distingue al Mieludo del resto de cafés. Azúcares y edulcorantes se hacen innecesarios en la ingesta de esta bebida que a partir de ahora espero encontrar más a menudo en los diferentes Cafés, pastelerías y restaurantes del país. Creedme que si atestiguarais cómo se procede con cada grano en origen desearíais lo mismo.

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

2 Comments
  1. Ningún café (Si es buen café) necesita azúcar!! Mala costumbre la de los españoles de desvirtuar las propiedades del café.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter