Así cocina Ricard Camarena sin estrellas Michelin en Valencia

Ricard Camarena tiene dos estrellas Michelin por su restaurante homónimo en Valencia, donde hice una ruta gastronómica para chuparse los dedos. Pero habría que darle algún reconocimiento especial por lo que está haciendo en Habitual, Canalla Bistro y Central Bar, sus otros tres restaurantes en la ciudad. Porque es para quitarse el sombrero. Cocina popular llena de sabores, divertida, muy pensada y muy elaborada y muy bien ejecutada y presentada. Por eso lo está petando. Per es normal, porque en un restaurante de Camarena sin estrella Michelin se come requetebien. Te lo explicamos a continuación.

Central Bar

¿Eres de lo que madruga mucho? ¿Qué tal un desayuno a primerísima hora de la mañana? ¿O un bocado media mañana? Pues dirígete al bonito Mercat Central, de arquitectura modernista, y busca Central Bar, que abre de 6.30 a 15.30 horas. En su barra podrás comer platos de temporada, sean tapas o recetas de cuchara en un ambiente de lo más animado y auténtico.

Habitual

Lo flipas: primero porque está lleno a pesar de que su acceso (en el sótano del coqueto mercado de Colón) no invita a visitarlo. Pero si vas, enseguida pensarás que un restaurante como Habitual no es habitual: comida mediterránea super bien elaborada con productos de la huerta que un campesino local mima en exclusiva para los restaurantes del chef. Se cosechan y se cocinan. Pim pam.

Un espacio diáfano, acogedor, cálido para unos platos reconocibles y currados, a menudo jugando con ingredientes que jamás pensarían que pueden funcionar juntos, como esas zanahorias asadas, con coco, salmón ahumado y semillas garrapiñadas (foto), la ensalada de calabacín con tahine, salicornia, parmesano y estragón, las alcachofas con pez limón marinado, almendras fritas y ajoblanco de almendras, la berenjena asada a la llama con queso feta, salsa holandesa y piñones y perejil, el buñuelo cremoso por dentro y crujiente por fuera de bacalao con emulsión de miso, la tarta tatin de hojaldre con tomate en conserva con mozzarela de búfala, la galette de atún glaseado con jugo de tamarindo, verduras asadas y alcaparras). Calle de Jorge Juan, 19.

Canalla Bistro

Dice Ricard Camarena que en Canalla Bistro se come lo que le gustaría comer a él cuando va de viaje por el mundo. Nos sumamos a sus gustos. En este caso, además, le añade un toque divertido, gamberro, a la decoración del local (cabezas de cerdo en las paredes) y a la presentación de los platos, que son espectaculares para la vista y el paladar. Además, los cócteles son de órdago. Anotamos estos, pero podrían haber sido más (hay que cuidar la salud): Negroot (un negroni con bourbon, Campari, infusión de remolacha e hibiscus) y margarita de tepache (con mezcal, tepache -fermentado de piña-, zumo de lima y sirope de agave). Para comer, puedes optar por el cucurucho de masa cantonesa relleno de tartar de salmón, aguacate y mayonesa de wasabi o por el canelón de aguacate con bonito marinado y pico de gallo, servido en una bandeja en forma de pez. Puedes darle a los tacos, que llegan a la mesa una mazorca de maíz de mentira o al nigiri-sandwich de pato Pekín (aquí, el ‘pan’ es el arroz de sushi en tempura).

O puedes sacar la cámara y hacer fotos al emblema de la Canalla Bistro: pan bao de cerdo pequinés (secreto ibérico), que se presenta sobre una cabeza de cerdo. Ah, y vigila con ese plátano de postres: puro trampantojo, ya que es chocolate blanco con una piel hecha de fruta de la pasión. Calle del mestre Josep Serrano, 5.

 

*La foto que abre este post es obra de Mikel Ponce.

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter