Mis cinco vinos de Jerez favoritos - Gastronomistas

Mis cinco vinos de Jerez favoritos

Dicen que aprender a amar y reconocer los vinos de Jerez suele ser un camino largo y no exento de dificultades. Que no todo el mundo es capaz de llegar a apreciar lo que suponen estos vinos. Pero también es verdad que el que se enamora de ellos, se enamora locamente. Hablamos de los vinos más peculiares y singulares de toda España. Un universo propio que parece vivir al margen del resto de DO, con su sistema de criaderas y soleras, su crianza biológica (u oxidativa) y mil y un detalles más que se aprenden a apreciar apenas se prueban. Yo no sabría decir en qué momento se produjo el flechazo, pero sí `puedo afirmar que hoy hay un puñado de ellos que se encuentran entre mi favoritos. Aquí van cinco por lo que yo ma-to.

Manzanilla La Gitana. Siendo estrictos, esto es una manzanilla, no un vino de Jerez, que goza incluso de su propia DOP, Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda. Pero permítanme la licencia para hablar del mejor vino de 6 euros del mundo, la manzanilla La Gitana. El precio es un regalo para disfrutar de un vino hecho a partir de la Palomino Fino y que resulta vibrante, salino y elegante. Un regalo para los sentidos que sienta cátedra en cualquier aperitivo. Precio: 6,90 euros aprox.

Lustau Fino en Rama. Los finos «en rama» son un regalo. Llegan a nuestra copa sin atravesar previamente un proceso de filtrado y clarificación y con aromas de levadura y un color más dorado que delata que estamos ante algo único. Este de Lustau, además, posee un carácter aún más especial, ya que está elaborado con uva Palomino de El Puerto, lo que hace que asomen notas marinas y delicadas, casi cítricas. Adictivo. Precio: 16,75 euros aprox.

Oloroso Alfonso de Tío Pepe. Tengo debilidad, dentro de la estupenda gama de Tío Pepe, por esta joyita, que sometida al oxígeno, se convierte en una explosión de aromas en nariz, pura seda en boca y potencia alcohólica domesticada. Todo al servicio del placer. Un vino para encontrar mil y un armonías gastronómicas, desde un plato de jamón ibérico hasta una carne roja o quesos viejos. Precio: 8,90 euros aprox.

Amontillado Bodegas Tradición. Quizá el mejor vino de Jerez del mundo. Nacido bajo velo y envejecido sin él, sus 40 años de vejez convierten el cliché de la madurez en una realidad. Es un vino apasionante, lleno de matices, con notas a frutos secos equilibradas y persistentes. Una absoluta maravilla de Bodegas Tradición, capaz de entrar en cualquier plato con cierta potencia, desde asados hasta platos de cuchara, con acierto. Aunque también es el acompañante ideal para disfrutar en una noche de verano, cuando cae la temperatura, a sorbitos y en buena compañía. Precio: 59 euros aprox.

Pedro Ximénez de Ximénez-Spínola Vintage 2018. Qué difícil es alcanzar la sutilidad en un vino dulce. Este lo consigue gracias a un trabajo meticuloso y casi, casi de orfebre de la casa Ximénez-Spínola. La alta concentración de las uvas tras el proceso de soleo y el paso por barrica le confieren un carácter delicado, con una textura aterciopelada pero fresca, necesaria para un vino destinado a llegar al final. Delicioso. Precio: 20 euros aprox.

Banda sonora. Prefab Sprout – The king of Rock N’ Roll

Javier Sánchez

Lleva comiendo prácticamente toda su vida, así que sabe de lo que habla. Un hombre, un reto: conocer TODOS los restaurantes de Madrid. Sigue en ello y empeñado en descubrir las últimas tendencias gastronómicas como coordinador de Cocinatis.com junto a Laura Conde, en el blog de gastronomía Oído Cocina de Yahoo! y como colaborador en sitios como Dominical, VICE o distintos medios del Grupo Prisa.