El lujoso París de los años 30, en el centro de Madrid

Estamos ya a la vuelta de la esquina de un diciembre siempre plagado de luces, comilonas, excitantes charlas con tu cuñao, celebraciones y champán. Y justo cuando la palabra “Navidad” anticipa la conjunción de celebraciones y champán, Moët Chandon toma protagonismo para reivindicar ambos conceptos con la conmemoración del 150 aniversario de Moët Impérial en una propuesta gastrocultural innovadora.

Ésta alternará durante una semana el séptimo arte con el teatro y la gastronomía en una cena para la ‘inmersión’ de 50 invitados por noche en una trama inspirada en el París de los años 30.

Manuela Vellés y Peter Vives protagonizan el cortometraje Historia de una ocasión dirigido por Gerardo Olivares y rodado expresamente para la ocasión, que será proyectado durante la velada en una pantalla circular gigante de 180º y acompañado de una actuación en vivo en la que participarán los actores y actrices de la obra.

Las 7 noches en las que se podrá disfrutar de esta experiencia son del 20 al 23 y del 28 al 30 de noviembre (entradas ya disponibles aquí) y el escenario será el madrileño Hotel Orfila, un establecimiento que celebra también el XX aniversario de su apertura, y que atesora un encanto especial: su emblemático edificio se hizo célebre en el Madrid de los años 20 por albergar un teatro dentro del palacete, en la actual terraza. Ya en los años 90 se reconvirtió en hotel respetando el aire señorial de la época, su espíritu y mobiliario a caballo entre los siglos XIX y principios del XX, lo que le ha hecho acreedor de la distinción Relais & Châteaux.

El glamour y el lujo impregnarán una noche, que, por un precio de 150 euros, ofrecerá a los 50 comensales un menú del chef dos Estrellas Michelin Mario Sandoval elaborado ex profeso para acercanos a nuestro país vecino, transportándonos en el tiempo casi 100 años atrás, para presentar una serie de platos afrancesados y clásicos pero reelaborados desde las nuevas tecnologías y tendencias actuales.

Un consomé hojaldrado de ave abre el menú, en lo que supone el plato más representativo del mítico chef Paul Bocuse, uno de los grandes nombres de la Nouvelle Cuisine. Creado en 1975, también es conocida como Sopa Valéry Giscard d’Estaing, ya que se elaboró en homenaje al presidente francés que ocupó el cargo entre 1974 y 1981. Toda una declaración de intenciones para entrar de lleno en la cultura gala.

El foie juega un papel importante en la noche y así se demuestra en el segundo plato con una terrina a media cocción en la que los aromas de licores clásicos y potentes, como el Calvados o el Armagnac, se ponen de relieve. El rodaballo a la mantequilla negra representa el toque sutil, continuando el menú con un intenso sabor a mar, acompañado de un puré trufado (que no falte la trufa) y con un recuerdo de pil pil y aceite de oliva virgen extra que aporta el toque patrio. Para concluir con los principales se nos presenta una pularda a baja temperatura con piel de trufa (insistimos, la trufa nunca está de más) y setas de temporada, rescatando la tradición francesa de trabajar con delicadeza las aves rellenas.

El banquete se cierra con una tarta de chocolate con bizcocho de praliné y crujiente de naranja y, cómo no, champán, mucho champán para recordar que nos gusta el arte, el lujo y las celebraciones, sobre todo si van acompañadas de buenas comidas.

Samu Rodríguez
Samu Rodríguez

Periodista, cinéfilo y turofílico. Mata por una buena cecina de León y un Cabrales, pero tampoco le hace ascos a las esferificaciones a baja temperatura. Ha pasado por medios como la Agencia EFE, El mundo o la Cadena SER y actualmente combina la gastronomía con su pasión por la cultura dirigiendo el Circuito CortoEspaña y los Premios Fugaz al Cortometraje Español. Opina que si alabas mucho un plato, más vale que sea mejor que el cocido montañés de su abuela, y nunca lo es.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.