Las panaderías siguen abiertas y siguen abriendo, también nuevas, en plena pandemia. Lo del pan-nuestro-de-cada-día es aún pues religión para cuantos recurren -recurrimos- a diario a este otro servicio esencial en tiempos difíciles.
Porque nos da la vida. A palo seco, por el camino; pero también en la mesa.
Ahí acaban las masas que acarician a diario maestrxs panaderxs en obradores ya de culto.

Cada cual tiene el suyo y a veces, acercarnos a ver sus manos en nuestras masas tiene algo de asombroso. Como cualquier antes y después; como el hecho de que trabajen sin descanso ante cifras históricas de paro. Sobre todo las panaderías que practican el oficio artesano para ofrecer un alimento tan básico como éste. En este post ya te advertimos de cómo reconocer un buen pan; sirva este otro para saber también dónde encontrarlo.

Pa de Kilo

El chef Oswaldo Brito, ex de Hofmann y Mano Rota, reconoce que “no tenía tanta idea” de la complejidad del arte panadero antes de valorar abrir una tienda propia en Barcelona. Para ello se rodeó de los mejores -Nuño García como asesor y Jordi Mestre (Nomad Cafe) como socio- y juntos decidieron que un antiguo obrador del Raval sería su punto de partida.

Pa de Kilo es toda una declaración de intenciones: una apuesta por la tradición bien entendida. Por el lujo de las pequeñas cosas. Como lo es una hogaza recién horneada. Un pan crujiente y con miga, que desprende aromas y recibe bien cualquier aderezo o complemento.

Aquí encuentras diferentes piezas de panadería, bollería e incluso pastelería cada día. Si hoy es martes, primer día de apertura semanal, Oswaldo y su equipo elaboran en particular pan de centeno -65% o 100%-, “pan especial” y el brioche que ellos preparan también para las hamburguesas de algunos restaurantes de la ciudad.

Da gusto comprobar como su oferta gastro crece a diario. De la primera a la última visita de hace apenas unos días, vitrina y estanterías parecen otras. Piezas grandes, barras, moldes -también integral-, deliciosas focaccias al corte -de olivas o chili- con aceite del Perelló… ¡hasta harina perfectamente empaquetada!
Pa de Kilo ha aumentado asimismo su plantilla, así que el obrador a la vista se va quedando cada vez más pequeño. En especial tras disponer incluso de pastelera en el grupo. Ella es quien responde de la nueva receta del brownie de chocolate, de las cookies, de las rocas y de los buñuelos rellenos de crema que elaboran ex profeso para esta Cuaresma.

Atención porque anuncian monas para el Lunes de Pascua, así como hicieron roscones que se agotaron en un pispás en su primer Día de Reyes.
Doctor Dou, 12.

Baluard

Al igual que Pa de Kilo ocupa el obrador que levantó la extinta Barcelona-Reikiavik, la marca de la maestra Anna Bellsolà se ha quedado con la panadería que Crustó tenía en pleno Eixample. Un local que Baluard ha hecho suyo en tiempo récord y que se suma al que esta panadería originaria de la Barceloneta ha estrenado también durante la pandemia en la calle Muntaner casi esquina con Via Augusta.

Panes como el adictivo de frutos secos, bollería singular como su pastel de té matcha y también degustación, según el local, siguen siendo los hits de la casa.
València, 242.
Muntaner, 363.

Turris

La panadería que el maestro Xavier Barriga inauguró en 2008 acaba de abrir también su última tienda en el barrio de Sarrià. En la misma ya se puede adquirir el nuevo “Brioche de la Amistad”, recubierto con cobertura negra y perlitas de dos chocolates. Perfecto para compartir por su forma e ideal para endulzar desayunos y meriendas.
También su nueva quiche de jamón y queso en formato familiar, sólo de jueves a sábado incluso on-line.

Con esta última apertura, Turris se acerca ya a la veintena de panaderías en Barcelona ciudad.

Oriol Balaguer Classic Line

El maestro pastelero y chocolatero más premiado de Cataluña tiene en el barrio de Sant Antoni su mayor obrador, que dedica en exclusiva para desarrollar masas artesanas. Es también la única tienda bajo su sello donde poder comprar la más amplia variedad de panes, que elabora igualmente con distintas composiciones y en distintos formatos.

Por ahora ningún pan de Oriol Balaguer se puede adquirir a través de su web. Ahí concentra sus creaciones con chocolate, parte de su bollería y esos panettoni que estos días ‘viajan’ por medio mundo.
Calàbria, 65. 

 

*La foto de portada es de @RaquelCelma.

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter