7 hotspots para una estancia hedonista en Palma de Mallorca

7 hotspots para una estancia hedonista en Palma de Mallorca

Unos días en Palma de Mallorca dan para mucho si queremos hacernos bien, relajarnos y disfrutar con todos los sentidos. Estos son los lugares de visita imprescindible en la isla balear para cualquier hedonista que se precie. Allá vamos.

Restaurante Fera
Al chef austriaco Simon Petutshchnig, maestro del lugar, le gusta hablar de «orquesta sensorial» para definir su restaurante, Fera. Podríamos añadirle la etiqueta de joya gastronómica. En pleno corazón de Palma, sus propuestas creativas encandilan al paladar de principio a fin gracias a una perfecta simbiosis de técnicas, sabores y materias primas de primera calidad. Sus creaciones combinan sabores mediterráneos y asiáticos para crear lo que el denomina “cocina mediterránea sin fronteras”.

Hay carta y menú degustación, y una espectacular bodega para acompañar una experiencia rica en matices, en sentimientos y en sorpresas. A eso se suma un atmósfera de paz y sofisticación contemporánea. Fera, ubicado en un antiguo palacete del casco antiguo de la ciudad, aúna a modo de escenario arte y artesanía transformando cada rincón, cada salón, en una galería de arte. La terraza-jardín es, finalmente, la joya de la corona, con su frondosa vegetación, y su espectacular superficie. Un must.

Calle de la Concepción, 4.

 

Mercat de L ́Olivar
El lugar ideal para descubrir la tremenda variedad y calidad de los productos locales de Km 0 como los fajos de pimientos variados, la sobrasada y los quesos. Un paseo por la huerta, el campo y el mar de Mallorca, de la tradición a la actualidad. ¡Y qué maravilla! Plaza de l’Olivar.

mercat olivar mallorca

 

Fornet de la Soca
Bueno, bueno, bueno. ¿Cómo visitar Palma y no hincharse a ensaimadas, el dulce típico y más famoso de la isla balear? Si quieres asegurar el tiro, ahí está el Fornet de la Soca, establecimiento de Tomeu Arbon, que elabora uno de los mejores ejemplares de la ciudad a modo artesanal, tradicional y apostando por ingredientes naturales. Encontramos aquí recetas de siempre, a menudo marcadas por la temporada, y otras más originales. Uno de los ‘must’ de la casa: la ensaimada de patata trenzada con sobrasada y botifarró de cerdo negro ecológico y bolitas de confitura casera de membrillo.

Plaça de Weyler, 9.

fornet de la soca

Wineing Palma
Paseando por la calle dels Apuntadors se llega a Wiening, un local con paredes de piedra vista y vigas de madera que recuerdan a una bodega tradicional. Un ambiente acogedor que invita a entrar y degustar una copa de vino acompañado de embutido y tapas típicas de la gastronomía de toda la vida.

Calle dels Apuntadors, 24.

 

La Pajarita Colmado
Galardonada con el distintivo Establecimiento de Oro, La Pajarita es una bombonería y charcutería delicatessen emblemática de Palma desde 1872. El local mantiene la misma estructura conservando su carácter original, que recuerda un antiguo colmado. Se trata de una de las tiendas más características del centro de la ciudad cuyas especialidades son el mazapán, el turrón, más 60 chocolates, frutas escarchadas y panellets, entre otros. La parte salada de la tienda posee una amplia selección de embutidos, vinos y quesos locales para deleitar los paladares de los más sibaritas. Un dato curioso: fue el primer establecimiento que vendió café y Möet Chandon en Mallorca y también es frecuentado por la familia real española.

Calle de Sant Nicolau, 4.

la pajarita colmado mallorca

Restaurante Raw and Grill
Comida cruda y a la brasa, como el nombre indica. Es decir sana y sabrosa. De temporada y haciendo gala de la materia prima fresca local. Es la propuesta sin artificios pero impecable de este establecimiento ubicado en la planta baja del Hotel Cort, donde uno no se cansa de repetir para descubrir y degustar nuevas creaciones culinarias. Sea en el magnífico salón, de aires de bistró parisino belle-epoque, o en la agradable terraza resguardada por un olivo centenario. Ideal tanto para una comida distendida y rápida al mediodía, como una velada tranquila de noche. La carta consiste en una selección de pescados, carnes y verduras servidos crudos o pasados por la maravillosa brasa de carbón Josper. El resultados son platos atractivos como el ceviche de corvina y mango con cilantro y tomate kumato; el riquísimo carpaccio de calabacín e hinojo con pasas, piñones y emulsión de manzana; el salmón con polenta de hongos, emulsión de tinta de calamar y bimis; o el Wagyu Burger, con patatas fritas de boniato y salsa de queso con orégano. Todo amenizado con los vinos de una amplia bodega.

Plaza de Cort, 11.

Hotel Cort
Frente a un emblemático y centenario olivo, y en pleno corazón del casco histórico de la capital balear, el hotel boutique Cort es una oda al confort y buen gusto, cerca de todos los atractivos turísticos de la ciudad. Un establecimiento de tan solo 16 habitaciones, que garantiza tranquilidad y que cumple todos los estándares de excelencia para una estancia única. Las suites y habitaciones son espaciosas y cuentan con todo tipo de detalles de lujos que hacen al huésped sentirse especial: tiene aperturas exteriores para contemplar los alrededores y disfrutar de la maravillosa luz de Mallorca, y cada pieza ha sido decorada por el reconocido Lázaro Rosa-Violán con materiales nobles, con una narrativa marítima  y atrapando la esencia de la isla a través de sus colores que se reflejan en cada una de las habitaciones: verde pino, terracota, azules… El paisaje mediterráneo se perfila en cada paso.

Plaza de Cort, 11.

 

Laia Zieger

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que ha trabajado en El País y El Periódico de Catalunya, colabora con medios de ambos lados del Pirineo, y es autora del libro ‘Portraits de Barcelone’ (Hikari Editions, 2016). En la actualidad dirige la agencia creativa www.picapica.agency.