Planta Baja y otros restaurantes para sentirse como en casa
Barcelona Comer

Planta Baja y otros restaurantes para sentirse como en casa

El otro día estuve en Planta Baja. Bonito, acogedor, cálido. La atmósfera que se respira es propia de la de cualquier casa, con posibles eso sí. ¡Qué buen gusto para decorarla! Pero es que el restaurante había sido una vivienda particular, de ahí que las mesas estuvieran repartidas por diferentes salas, una de ellas con chimenea, la otra con la cocina allí plantada. Está a pie de calle, en el Hotel Primero Primera, un edificio que había albergado a la familia Pérez-Sala (uno de sus miembros más conocidos es Luis Pérez-Sala, que fue piloto de fórmula 1 en los años 80).

En Planta Baja, la decoración y la gastronomía van de la mano. Cocina tranquila de mercado, con algún que otro sobrio toque creativo, de Armando Álvarez, que tiene el restaurante Capet. Para que te hagas una idea de su estilo, el día de mi visita probé un croquetón (45 gramos) de pollo de corral, una crema tibia de eneldo con salmón salvaje marinado y sus huevas; un rape soasado con patatas en ‘suquet’ y ‘allioli’ de azafrán; unos ‘rigatoni’ rellenos de confit de pato; un rosbif de lomo bajo, y unas mollejas de ternera con puerro asado, mostaza y salsa de rustido. Todo, de verdad, impecable, pero si tuviera que elegir, me quedaría con la crema, el rosbif y el rape.

Planta Baja me recuerda que hay otros restaurantes que parecen (o fueron) casas particulares. Y que en estas fechas tan hogareñas apetecen visitar. Son estos:

Nomo Sarrià

Los chicos de Nomo igual te montan un restaurante en un faro (Far Nomo forma parte de una buena ruta de restaurantes de la Costa Brava) que en una casa, como sucede en Sarrià. Como curiosidad, el túnel que conecta con la parroquia de Sant Vicenç de Sarrià, hoy en día cerrado, y que servía de escapatoria en tiempos de guerra. Su carta es como las del resto de establecimentos: japonesa, con producto local y a precios populares.

Nomo Sarrià. Major de Sarrià, 105.

Teléfono: 93 280 03 93.


Tram-Tram

Seguimos en Sarrià, y en la misma calle, además. Lo que hoy en día es Tram Tram, hace décadas fue la residencia del personal de servicio de una enorme casa de veraneo de una familia que vivía en el paseo de Sant Joan. También funcionó como tienda de juguetes. Pero en 1990 se instaló el chef Isidre Soler, que aprendió de Josep Maria Boix, Fermí Puig, Santi Santamaria y Ferran Adrià, y de sus fogones sale platos de cocina tradicional modernizada.

Tram-Tram. Major de Sarrià, 121.

Teléfono: 93 204 85 18.


Asador de Aranda

Estos días es noticia por la apertura de un local en el Paral·lel donde hacen tapas (memorable la torta de oreja de cerdo), además de sus platos típicos. Pero os hablo aquí de lo que fue también una casa décadas atrás, que además luce la catalogación de monumento histórico artístico nacional.

El edificio es conocido como Frare Blanc porque perteneció a unos frailes dominicos y el indiano Teodor Roviralta se lo compró para instalarse con su familia. Por eso encargó una remodelación entre 1903 y 1913 a Joan Rubió i Bellver, discípulo de Gaudí y autor de la Casa Golferichs, que le dio el aire modernista. Hoy en día, en sus salones se puede comer lechazo asado marca de la casa.

Asador de Aranda. Avenida del Tibidabo, 31.

Teléfono: 93 417 01 15.


dostorres

Dos Torres y La Jacaranda

Más que casa, mansión con jardín. Y modernista (de 1908). Y catalogada como patrimonio histórico de la ciudad. Primero fue vivienda, luego colegio de monjas, más tarde bar musical y desde hace ya unos años, restaurante.

Arriba, Dos Torres, con cocina mediterránea contemporánea con producto de temporada y algún que otro guiño internacional, y abajo, La Jacaranda, de corte más informal y con platillos más asequibles. La terraza es una extensión de Dos Torres, aunque hay alguna creación de La Jacaranda.

Dos Torres y La Jacaranda. Via Augusta, 300. Barcelona.

Teléfono: 93 206 64 80.


Club F

Un restaurante ‘clandestino’ porque está en una calle sin salida, dentro de un edificio privado, en una comunidad de vecinos al que se entra a través de la terraza que da a una piscina y un jardín comunitario. Raro, sí, pero divertido y original. Dentro, parece que has entrado en el salón de cualquiera de las viviendas de esa zona (ese parquet de madera maciza…). Propuesta gastronómica sencilla y reconocible (platos mediterráneos con aires italianos), ya sea en el menú de mediodía laborable como en la carta. Inventos, ninguno.

Club F. Calle Francesc Carbonell, 26 (jardín interior).

Teléfono: 93 203 97 15.


Raffaelli

Este restaurante no fue una casa particular pero está decorado como si lo hubiera sido, aquello parece el salón de cualquier casa con estilo clásica y agradable. Lo llevan Greta y Gioia, dos hermanas italianísimas que sí, que te hacen sentir como en casa con un trato cordial y unos platos italianos de toda la vida con algún toque moderno.
Raffaelli. Luis Antúnez, 11.

Teléfonos: 930 110 149 y 652 560 729.


Belvedere

Una casita de aire británico. Eso es lo que fue Belvedere hace 100 años. Tenía una carbonera en el sótano y donde ahora está la cocina vivía la portera. Desde hace más de 40 años, es un acogedor espacio donde sirven clasicismo en forma de cocina de mercado y de coctelería.

Belvedere. Pasaje de Mercader, 3.

Teléfono: 93 215 90 88.


El Mercader de l’Eixample

El pasaje de Mercader cuenta con otro restaurante que fue casa (luego, la clínica de un otorrino y, hasta no hace mucho, un almacén de películas de cine). Se trata de El Mercader del Eixample, y también tiene rollo ‘british’. Claudio Hoyos, de El Filete Ruso, también dirige esta pequeña casa de comidas ‘slow food’ que trabaja con producto ecológico, si puede ser kilómetro cero (¡tienen huerto propio!), para elaborar, sin alharacas, platos y tapas que bien reflejan la cocina de Barcelona.

El Mercader de L’Eixample. Mallorca, 239 (esquina con pasaje de Mercader).

Teléfono: 93 272 07 05.

Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en 'Cata Mayor', el canal especializado de 'El Periódico de Catalunya', y en 'On Barcelona', la sección de ocio del mismo diario. Antes, había sido responsable de la sección de Gente, donde ya contaba qué se cocía y qué se comía por ahí.

MÁS SOBRE: Barcelona | Restaurantes |
PARTNER:
Recibe nuestras novedades cada jueves en tu buzón, sobre bla bla bla.

    He leído y acepto la política de privacidad