'Premis Barcelona Restauració 2022': un reconocimiento al sector

‘Premis Barcelona Restauració 2022’: un reconocimiento al sector

“Un acto humilde de reconocimiento y agradecimiento al sector de la restauración y a sus valores”. Así definieron los ‘Premis Barcelona Restauració 2022’ los representantes del Ayuntamiento de Barcelona presentes en el mismo: Montserrat Ballarín, Concejala de Comercio, Mercados, Régimen Interior y Hacienda, y Jaume Collboni, Primer Teniente de Alcaldía de Economía, Trabajo, Competitividad y Hacienda.

Y así fue esta velada celebrada la noche del pasado lunes en la Fábrica Moritz de Barcelona mientras en Londres se anunciaba la lista de los cincuenta mejores restaurantes del mundo: The World’s 50 Best Restaurants 2022 (que también cubrimos). El valor del reconocimiento, sea grande o pequeño.

Impulsados en 2017 por el consistorio barcelonés para difundir la oferta gastronómica y restauradora de calidad de la ciudad, la celebración fue modesta pero entusiasta tras la cancelación de las ediciones anteriores por la pandemia. También emotiva. Y es que, este año, se entregaron dos menciones honoríficas.

‘Premis Barcelona Restauració 2022’. Foto de familia de los galardonados.

Redoble de aplausos por los homenajeados: Can Culleretes y Ca L’Isidre, ambos ubicados en el distrito de Ciutat Vella, el embrión de Barcelona, “por su contribución excepcional al poner en valor la restauración de la ciudad a lo largo del tiempo, ayudando a forjar la identidad cultural propia del modelo de restauración de la ciudad y sirviendo de guía para a futuras generaciones”, explicaron desde el jurado, formado por varios profesionales del sector y presididos por la concejala.

Alícia y Montse Agut, copropietarias de Can Culleretes, fundado en 1786, reivindicaron su historia al recibir el galardón: “Es el primer premio que nos dan. ¡Y eso que somos el restaurante más antiguo de Barcelona y de Catalunya!”, recordaron. Premio más que merecido porque “mantenerse tantos años también es complicado”, apuntaron, agradeciendo a sus padres, a sus hijos y a su clientela el haberlo hecho posible.

“Hace 60 años que nos casamos con este oficio”, subrayó Montserrat Salvó, fundadores de Ca L’Isidre junto a su marido, Isidre Gironés, —restaurante que ahora comanda su hija Núria con la misma entrega y filosofía— recordando sus orígenes payeses y la necesidad de dar valor al orígen de lo que comemos. “Cuando amas la tierra, luchas por la calidad del producto”, reivindicó. «Producto que, desde siempre, hemos comprado en La Boqueria. Del mercado a la cocina y de la cocina a la mesa”, remató Gironés.

La familia de Ca L’Isidre con la ‘Mención Honorífica’ de los premios. Hubo otra para Can Culleretes.

Nuevo fue también el Premio a la Sostenibilidad que recayó en otros dos establecimientos: El Racó del Peix (Horta-Guinardó) y Casa Amàlia (Eixample).

La categoría reconoce las buenas prácticas vinculadas a los principios de sostenibilidad y economía circular de los establecimientos. En su caso, por mostrar “dos ejemplos claros de cómo es la nueva restauración de Barcelona. Una restauración con valores, dedicación y compromiso con el barrio y con unas políticas de contratación y cuidado del producto sostenibles”.

Por su parte, el restaurante Fismuler -de nuevo en Ciutat Vella—, recibió el premio ‘Calidad Gastronómica’ por «ofrecer una cocina urbana, fresca, sin complicaciones y de mucha calidad para todos los públicos»; el Bar Echegaray, en el distrito de Sant Martí, el de ‘Integración en el Barrio’, por representar “una apuesta joven de cocina popular de fuerte arraigo en el barrio gracias a la compra diaria en el mercado”, y Casa Petra, en Les Corts, el de ‘Local Notorio o Innovador’ por “para convertirse en un espacio polivalente, sorprendente, diferenciador, transversal y acogedor”, en palabras del jurado.

El restaurante Fismuler, abierto en 2018, se hizo con el premio a la Calidad Gastronómica.

En definitiva, siete restaurantes de calidad y diversos, con diferentes personalidades y acentos, que ya puedes agendar si no los conocías porque son de premio. Premios que “merecerían recibirlos tantísimas personas por el esfuerzo que requiere y más en el contexto actual”, como señaló Pere Chías, presidente del Gremio de Restauración de Barcelona, entidad que apoya la iniciativa desde su creación.

Anoche, por cierto, el Ayuntamiento de Barcelona celebró un acto institucional para conmemorar los treinta años de los Juegos Olímpicos con otro reconocimiento, en este caso al voluntariado y a su implicación, vital en el éxito de la cita olímpica. El valor del reconocimiento, sea grande o pequeño.

Tres décadas después, Barcelona ha cambiado mucho pero conserva numerosos atractivos para ser visitada. Gastronómicos, seguro.

Carme Gasull

Periodista de formación y comunicadora por devoción, colaboro en diversos medios (convencionales y no) y modero ponencias sobre gastronomía y alimentación en ferias, jornadas y congresos del sector. Soy autora de los libros 'Catalunya en el paladar' (Austral Media, 2004), 'Petita història de la Festa de la Ratafia' (Editorial Mediterrània, 2016), 'El Safrà. Com preparar-lo 10 vegades' (Sd Edicions, 2018) y 'Temps de Mercats' (IMMB, 2021) y he participado en la redacción de los libros 'Nikkei' (2019) y 'Cócteles, coctelería y bartenders', volúmenes de la colección Sapiens de la Bullipedia.