Los canelones son el típico plato de reaprovechamiento (o al menos empezó siendo eso) que se servía en los hogares catalanes el día de Sant Esteve con el objetivo de dar salida a todas las sobras del festín navideño. Hoy en día en pocas casas se elaboran realmente con sobras y probablemente también en muy pocas se hacen el mismo día de Sant Esteve, pues son muy laboriosos y puede dejarse trabajo hecho con antelación.

El Gremi de Carnissers-Cansaladers-Xarcuters de Barcelona i Comarques elabora, como todos los años, unos deliciosos canelones de Sant Esteve que se venden en los locales agremiados y que están absolutamente deliciosos, una adquisición perfecta para todos aquellos que no renuncien a un Sant Esteve tradicional pero, sin embargo, no deseen pasarse el 26 en la cocina. Para los que sí deseen enfundarse el delantal, el Gremi nos ha facilitado la receta de los canelones.

¿Los secretos? Paciencia, buen producto y una buena bechamel. El resto es pan comido.canelones

Ingredientes (para cuatro personas):

– Pasta para 20 canelones.
– 200 g de pechuga de pollo.
– 150 g de ternera.
– 150 g de cerdo.
– 100 g de butifarra cruda.
– 1 hígado de pollo.
– 1 cebolla.
– 150 g de tomates maduros.
– 75 cc de coñac.
– 200 ml de caldo (que sólo utilizaremos si la pasta queda demasiado espesa).

– Aceite, sal, pimienta y nuez moscada.

Elaboración: 

– Para empezar, se pela y se pica la cebolla, se ralla el tomate y se corta la carne en trozos no demasiado gruesos.

– Se pone a cocer la carne y el hígado en una cazuela con dos cucharadas de aceite, y, cuando comience a coger un poco de color, salpimentamos. Añadimos la cebolla y bajamos el fuego, para que no se queme. Cuando comience a estar dorada, añadimos el coñac y dejamos reducir. Añadimos el tomate, rectificamos de sal y dejamos cocer unos diez minutos más.

– Cuando la carne ya está cocida, se tritura. Es el momento en que se añade un poco de caldo, pero solo si las carnes han quedado demasiado espesas.

– Se hierve la pasta de los canelones en abundante agua, salada pero sin aceite. Durante los primeros minutos, es mejor revolver para que no se enganche. Una vez cocida, se extiende y rellena cada canelón con la carne, y se enrolla cuidadosamente. Se colocan todos en una bandeja para el horno, con la costura hacia arriba, para que no se abran cuando los sirvamos.

Salsa bechamel:

500 ml de leche.
50 g de mantequilla.
50 g de harina.
50 g de queso emmental rallado.
Sal, pimienta molida y nuez moscada.

Se deshace la mantequilla en un cazo, se añade la harina, se remueve y justo antes de que coja color se añade la leche. Es importante ir removiéndolo para que no se hagan grumos. Cuando la leche acabe de hervir, se condimenta con sal, pimienta y nuez moscada y se retira del fuego. Se reparte por encima de los canelones y se repite esta operación con el queso rallado. Gratinamos los canelones intentando colocar la bandeja lo más lejos posible del gratinador del horno.

La receta pertenece al libro ‘Aprendre a cuinar’, d’Assumpta Miralpeix (Eumo Editorial).

Laura Conde
Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter