Fundació Miró, un restaurante con mucho arte

La Fundació Miró tiene restaurante. Quizá no lo sabías o a lo mejor te lo podías imaginar. En cualquier caso, si no lo has visitado seguro que te molará. Estuve allí hace unos días y salí encantado. Un espacio super agradable y una cocina fresca, cuidada y mediterránea (aunque con algún plato más internacional) convierten en un auténtico tesoro este rincón tan internacional pero tan desconocido para los barceloneses.

Al restaurante de la Fundació Miró puede ir cualquiera. No hace falta que compres la entrada y visites el centro; simplemente entras y giras a la derecha. Ahi están sus tres espacios, llenos de luz: una sala tipo cafetería, una terraza interior (el patio del algarrobo, le llaman, por el árbol que la preside y que tanto le gustaba a Joan Miró) y unas mesas pegadas a unos ventanales enormes con unas vistas maravillosas al Jardí de les Escultures, donde lucen piezas de Plensa, Perejaume y Carr. En la mesa, platos decorados con obras del artista.

Una atmósfera, en fin, que pocos restaurantes pueden igualar. A nivel gastronómico, la carta de Françoise Cauët (los más veteranos del lugar la recordarán por su programa en Radio Juventud ‘Al mil por mil’) es un dechado de elegancia y sensibilidad, llena de sabores sutiles para recetas identificables. Casi diría que un punto caseras por el mimo con que elaboran cada una. Ligeras y bonitas. “De mujer”, subraya Cauët, porque allí solo cocinan féminas.

Sus platos siempre tienen un giro inesperado. Por ejemplo, el volcán de la Garrotxa (una montañita de patata chafada en cuyo interior encontrarás huevo, tomate, atún, alcaparras, olivas y mayonesa) lleva una salsa cítrica en la base; de los tres hummus que sirven en una pizarra, enriquecen el de zanahoria con agua de azahar y el de remolacha, con jengibre; al cremoso y denso y refrescante gazpacho le ponen un poquito de pimentón de la Vera… Detalles que marcan la diferencia y que saben aún mejor junto a ese ventanal sobre el parque.

Los que he citado fueron platos que probé en mi visita, junto a los rollitos de berenjena rellenos de crema de mató, un poco de ricota y anchoa, y aderezado con piel de limón, orégano y aceite de albahaca y acompañado de taboulé.

Acabé la comida con la picante brocheta de tikka masala, un plato que hacían aquí cuando la cocina india ni estaba ni se la esperaba. Mientras, anoto que los domingos cocinan “caprichos”, donde manda un bocado a base de harina (pan árabe, coca de recapte, crepe…) alrededor del cual se acoplan ingredientes y elaboraciones afines.

Me voy lamentando que tan poca gente conozca el restaurante de la Fundació Miró. Lleva abierto desde 1988. ¿Te lo puedes creer?

Restaurante de la Fundació Miró

Parc de Montjuïc, s/n. Barcelona.
Teléfono: 93 329 07 68.
Horarios: de 13.00 a 16.00 horas (el resto de horas tiene servicio de cafetería, abriendo de 10.00 a 20.00 horas de abril a octubre -domingos de 10.00 a 18.00- y de 10.00 a 18.00 de noviembre a marzo -domingos, de 10.00 a 15.00-).
Precio medio: 20-25 euros (no hay menú de mediodía pero sí plato del día y pasta del día, que cuestan entre 11 y 14 euros).

 

Mi ubicación
Cómo llegar

 

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.