En un 2020 marcado por la incertidumbre, varios restaurantes europeos ya saben que cerrarán. La mayoría, de forma temporal; los menos, para siempre. La cuenta atrás está en marcha.

Para volver a los que tienen los días contados o para pisarlos por primera y última vez habría que reservar ya. Básicamente porque aún tienen mesas disponibles. Luego los retomo y detallo.

Por lo pronto, éstos no han corrido la misma suerte que el afamado Ledbury londinense, que pasa de estar hasta los topes a cerrar “hasta nuevo aviso”, o el Aniar irlandés, cuyo chef da este año por perdido.
Hace apenas unos días se despedía de sus seguidores y los emplazaba al reencuentro en “abril de 2021”. Mientras tanto, Jp McMahon, artífice de cada Food on the Edge, se dedicará a dar clases virtuales de cocina.
Una forma aún más directa de aproximar a todo el mundo su Irish Cookbook, otro título de referencia editado por Phaidon.

Ambos restaurantes habían contado siempre con el favor de guías, listas y crítica especializada. Podían presumir incluso de clientela fiel, turistas bien informados y reconocimiento internacional.
Nada de todo ello ha servido para paliar los efectos de la pandemia actual.
Ni siquiera la trayectoria de un histórico como el Blackbird de Chicago, del que también quería hacerme eco porque deja un vacío enorme en una de las grandes capitales gastronómicas de Estados Unidos.

Con la llegada del verano, en cambio, hay establecimientos que han logrado ‘reanimarse’. Ahí están El Celler de Can Roca, Mirazur o Geranium, por citar tres casos de éxito con las puertas abiertas y el libro de reservas prácticamente completo para las próximas semanas.

También han vuelto a la ‘nueva normalidad’ Daniel Berlin en Suecia y Chambre Separée en Flandes. Ambos pese a su respectivo adiós fijado en el calendario.

El sueco cerrará sine die en septiembre, con la esperanza de volver. Ni sus dos estrellas Michelin ni el resto de distinciones han podido evitar la despedida.
La decisión responde al expreso deseo del chef de “tomar un descanso; evolucionar” y volver con ilusiones renovadas. Veremos.
Hasta el 30 de septiembre, Daniel Berlin confía en llenar sus mesas también con comensales internacionales.

 


Por su parte, la barra única e inigualable que lidera el chef Kobe Desramaults en Gante dejará de recibir clientes con el cambio de año.
Un final que no olvidará ni el equipo que conforma este referente belga ni cuantos se quedarán sin probarlo. Sobre todo, los que perdieron su reserva por el confinamiento casi generalizado de este 2020.
Para suerte de muchos, Desramaults reaparecerá pronto con su cocina al desnudo en otro lado.

No perdamos de vista ni a uno ni a otro restaurante europeo en lo sucesivo. Avisados estamos.

 

*La foto de portada es del sueco ©DanielBerlin. 

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter