Ruta no sólo gastronómica por la Ibiza con más Mambo - Gastronomistas

Ruta no sólo gastronómica por la Ibiza con más Mambo

Hay veces que el cuerpo te pide Mambo, da igual que sea otoño que verano.
Y en ese punto no se nos ocurre ningún destino más propicio que Ibiza.
Precisamente porque apetece tanto en su pleno apogeo como cuando se va quedando para los lugareños. 

Allá que nos fuimos un fin de semana para olvidarnos de todo y acordarnos al escribir este post.

En las colinas de Ibiza y a dos pasos de la capital, Casa Maca nos sirvió de precioso refugio para alojarnos durante apenas dos noches.
Una escapada corta, pero intensa donde también hayamos descanso en una de sus 10 habitaciones.

En torno a la piscina y la parrilla del restaurante donde reservan incluso los no alojados, brindamos por su huerto y su granja, de los que se nutre una carta de corte mediterráneo y propuestas acorde a cada temporada.

Que Casa Maca no cierra en todo el año, por cierto.

Si quieres cuidarte, aquí encontrarás enunciados saludables del desayuno a la cena.
Lo escribimos con conocimiento de causa…

Sus anfitriones nos descubrieron el yoga al amanecer, mucho antes de que se convirtiera en hábito durante la pandemia.

Luego ya también los desayunos a la carta hasta las 12h -¡pídete el Completo!-, que disfrutamos casi en silencio.
Porque así transcurren los despertares en Casa Maca

Nuestro desayuno en Casa Maca.

Para volver de alguna forma a la vida y al ajetreo basta con acercarse a Ibiza capital, que queda al lado.

Un paseo guiado por Dalt Vila, unas tapas de cocina española en la terracita de La Cava –recomendado por este blog también en Velada– y un helado en el vecino Gelato Ibiza es todo lo que necesitas.

Nuestro tapeo en La Cava.

Como el mar siempre nos tienta, desde el puerto de Ibiza nos alejamos de la capital para darnos un chapuzón y acercarnos a nuestra siguiente parada.

En el Hostal La Torre hayamos lo que buscábamos: dejar las horas pasar hasta el anochecer a ritmo de Mambo.

Cóctel en mano, con vistas a los acantilados, el picoteo cotidiano y los pies danzando descalzos hasta esconderse el sol.

Preciosa la puesta del sol en el Hostal La Torre.

Anota bien este lugar porque es sin duda uno de nuestros preferidos en Ibiza.

Con el hambre de nuevo a cuestas, el cuerpo nos pidió sentarnos de nuevo a la mesa.
Lo hicimos en Villa Mercedes, pista indefectible también para una escapada romántica o incluso en grupo a la isla.

Villa Mercedes es un establecimiento con historia, de envidiable localización y tan urbano como cosmopolita. Algo así como el público que lo frecuenta.

El ambiente acogedor de Villa Mercedes.

En su carta, déjate de sorpresas.
Apuesta mejor por algo ligero y bien maridado para poder seguir luego la fiesta en otro lado.

Ibiza está repleta -y más ahora…- de locales donde alargar la noche antes de volver a la carretera de vuelta a Casa (Maca).

Puntos de encuentro donde la música DJ -de la que los de Mambo también saben mucho- se apoderó de nosotros hasta bien entrada la madrugada.

Despertar de nuevo en Casa Maca al día siguiente nos sirvió para coger fuerzas de cara a la última parada de esta escapada.

Rumbo a la recóndita Cala Gracioneta fuimos pensando en la mar que nos encontraríamos…

Además de comer en su chiringuito, el mismo donde cocinaba años ha el chef David Reartes, nos lanzamos a la aventura del deporte acuático.

Con la calita aún despejada, nos atrevimos con el paddle surf sin tampoco abandonar sobradamente la orilla.

Al fin y al cabo había que coger también la mejor mesa para reponer fuerzas…

Arroz para más de uno en Cala Gracioneta.

Nos gustaron especialmente los Mejillones con tomate y sobrasada, la Ensalada del huerto, y el Arroz a banda.

De ahí al aeropuerto de vuelta a casa -ya la nuestra- y a la pena máxima, claro.

Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.