No hay receta dulce mala. Salvo que el resultado sea secorro, poco dulce o tenga un aspecto poco apetecible. Ninguno de estos defectos lo encontraremos en la tarta tres leches, popularísima en Latinoamérica. En España está ganando popularidad poco a poco, aunque muchos siguen preguntándose qué es eso de las tres leches. ¿De vaca, de cabra y de vaca? ¿Líquida, en polvo y en espumita? Es hora de despejar todas las dudas. Básicamente lo que tenemos aquí es un bizcocho genovés ’emborrachado’ con una mezcla de leche evaporada, leche condensada y nata líquida (aquí están las tres leches).

Ingredientes del bizcocho (para un molde de unos 20 centímetros)

 

  • 100 gramos de harina de trigo
  • Cuatro huevos
  • 80 gramos de azúcar
  • Una cucharadita de levadura química

Lo primero que hacemos es separar las yemas de las claras. Montamos las claras con unas varillas con paciencia hasta que estén a punto de nieve. Por otro lado, batimos las yemas con azúcar y cuando ya estén bastante espumadas, las mezclamos poquito a poco con las claras envolviendo con ayuda de una espátula. A continuación, tamizamos sobre esta mezcla la harina con el poquito de levadura e integramos con movimientos envolventes. Vertemos sobre un molde engrasado con un poco de mantequilla y horneamos durante unos 20 minutos a 180 grados. Recordad que este bizcocho no sube

Para la mezcla de tres leches

  • 100 gramos de leche condensada
  • 125 mililitros de nata líquida
  • 125 gramos de leche evaporada

Mezclamos las tres leches de manera vigorosa hasta que estén bien integradas.

A continuación, vamos a emborrachar el bizcocho (una vez frío) con esta mezcla de leches. Para ello, podemos hacer agujeros con una pajita de plástico, por ejemplo, e ‘inyectar’ la mezcla ayudándonos de una jeringuilla de cocina, por ejemplo. Recomendamos utilizar un 80% de la mezcla y dejar el resto para que cada uno le añada al gusto en el momento de servir. Reservamos la tarta en la nevera hasta el día siguiente.

Para el chantilly de la cobertura 

  • 200 mililitros de nata para montar con un 35% de grasa
  • 100 gramos de azúcar
  • Media cucharadita de extracto de vainilla

La nata para montar debe estar muy fría, así que la metemos en el congelador una hora antes de usarla. Lo que vamos a hacer es montarla junto con el azúcar y la vainilla hasta lograr una textura firme. Ojo, porque si nos pasamos el suero se separará de la grasa y lo que obtendremos es una mantequilla. Reservamos hasta el momento de servir.

Para terminar la tarta, la sacamos del frigorífico y la cubrimos con el chantilly. Podemos espolvorear canela y decorar con hojas de menta. Así de fácil.

Banda sonora. Garbage – Milk

 

Javier Sánchez
Javier Sánchez

Lleva comiendo prácticamente toda su vida, así que sabe de lo que habla. Un hombre, un reto: conocer TODOS los restaurantes de Madrid. Sigue en ello y empeñado en descubrir las últimas tendencias gastronómicas como coordinador de Cocinatis.com junto a Laura Conde, en el blog de gastronomía Oído Cocina de Yahoo! y como colaborador en sitios como Dominical, VICE o distintos medios del Grupo Prisa.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter