25M: de la carnicería al restaurante, 25 metros

Puedes pedir la carne al punto que prefieras.

Pateas tanto el mercado del Carmel de Tel Aviv entre frutas, masas, dulces, quesos y especias, que te acaba entrando un hambre voraz. Como sigas viendo más paradas del recinto con el estómago vacío, ya no sabes qué será de ti. Pasas la última pescadería pero te paras ante la primera carnicería de la misma calle. Es claramente atípica para el lugar en el que está. Cuida mucho la apariencia, pero el producto que ofrece es real. Entre el largo mostrador y las dos cámaras se reparte la carne, que según asegura el dueño, proviene toda del país. Son tremendas piezas que puedes comprar para elaborar en casa, si bien lo más apetecible cuando las tienes ahí delante es probarlas ipso facto porque el mismo mercado lo permite.

A apenas 25 metros de la carnicería se encuentra 25M, nombre que alude a la corta distancia que separa la parada del restaurante -ambos de la misma propiedad-, donde la despachan recién hecha y acompañada de jugosas guarniciones. El local no tiene más de 12 mesas, incluidas las que están en la misma entrada. También una diminuta cocina a la vista y un agradable patio para comer al aire libre. Sólo un par de vitrinas donde se exhibe toda la carne cruda separa a los clientes del equipo de cuatro cocineros contados que no para de preparar las diferentes elaboraciones.

El pedido más habitual incluye, servido en bandeja y cual plato combinado, una pieza de carne y su guarnición, generalmente vegetal. Las verduras y hortalizas provienen del propio mercado por aquello de la proximidad. El falafel recubierto de pan de pita ligeramente frito es una delicia para comer incluso sin cubiertos. Para el resto de propuestas necesitas tenedor y cuchillo. Recomiendo probar partes como la lengua y el corazón de ternera tan poco usuales en tantos restaurantes y que aquí sirven a diario tantísimas raciones. Pueden resultar propuestas arriesgadas pero francamente sabrosas. El cordero y el chuletón, ambos bien troceados, no te sorprenden tanto. El kebab está buenísimo y mucho mejor que en otros lados. No sirven ni pollo ni vino -sólo refrescos y cervezas locales artesanas como la Fat Cat- y apenas un postre que se va renovando semana a semana.

El hummus es otro must en cada pedido, si bien no es el mejor que puedes degustar en la ciudad. Para ello tendrás que desplazarte a otra parte de Tel Aviv, pero eso mejor lo cuento en otro post.

25M tiene sólo cuatro meses y ya es la apertura más celebrada en Tel Aviv. Suele haber cola para encontrar mesa porque no se puede reservar, ni siquiera para las noches de martes y miércoles, las únicas que está abierto durante la semana. De noche, con el mercado todo cerrado, el local presenta un ambiente aún más especial.

25M. Mercado del Carmel. Ha Carmel St. Tel Aviv.
Precio medio: 25 euros.

Mi ubicación
Cómo llegar

 

 

 

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.