Nandu Jubany es puro nervio. Pim, pam, aquí, allá, arriba, abajo, sale, entra, va, viene. Y siempre con una sonrisa, siempre con esa energía con la que encendería una central nuclear. Estos días de agosto, sin embargo, va agotado. ¡Noticia! Se le nota hasta en la voz. Está cansado, pero quién no lo estaría.

“No paro”, dice, mientras sale de una reunión rumbo a Es Còdol Foradat, el segundo restaurante que ha abierto en Formentera (está en la playa de Migjorn), dedicado a la cocina tradicional de la isla, con pescados y recetas de la zona, como hervidos, fritos y arroces. “No para de entrar gente”, resopla. El otro es Can Carlitos, una casita de pescadores con una terraza a pie de playa que cumple su quinta temporada llenándose a diario.

Pecador, el restaurante nocturno que lo está petando

También ha abierto Pecador, un animadísimo restaurante nocturno en Santa Eulàlia des Riu (Ibiza) que lo está petando. El éxito es descomunal. “Desde que abrimos el 6 de julio, está cada día a full”. Lo puede confirmar Ramon Freixa, otro de los protagonistas de esta serie dedicada a la vida de los chefs en este agosto tan raro y que hoy acaba (han desfilado por aquí los hermanos Torres, Martín Berasategui y Paco Pérez). El chef biestrellado estuvo allí hace unos días.

Nandu Jubany está en todos los sitios a la vez. Tremendo. ¿Cansado? Pues claro. “Son 18 horas diarias de trabajo. Estas son mis ‘vacaciones’, ¿qué te parece?”, cuenta Nandu con un gesto casi de resignación. “Ya las hice durante el confinamiento, más de dos meses”. Él, que ha corrido un Dakar, que tiene el cuerpo preparado para este tute, cuenta ahora que siente “como si estuviera corriendo tres Dakar en seis semanas“.

“No descanso ningún día”

En agosto no descanso ningún día. Me levanto a las 8.30 y ruedo algo más de una hora en bici si me deja la tendinitis. Voy a Es Còdol Foradat, y allí estoy hasta las 6 de la tarde. Me ducho y me largo a Can Carlitos. Allí hago el primer servicio hasta la puesta de sol, y compruebo que todo está bien, en orden. Entonces cojo el ferry a Ibiza y me planto en Pecador. Estoy hasta pasada la una de la madrugada y vuelvo a Formentera en el ferry de la 1.40 y me meto en la cama a las 3″. ¿Tres Dakar en seis semanas dice? ¡Si cada una de sus jornadas es como un Dakar entero! Y, encima, con mascarilla. “Es muy duro, sí, pero tenemos que llevarla”, admite.

Cuando vuelva a Catalunya, dentro de unos días, seguirá con Can Jubany, su restaurante con estrella Michelin, que sigue on fire con reservas hasta febrero, y reabrirá Petit Comité y Pur. Pero todo eso, si llega vivo de Ibiza y Formentera…

Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter