Top 10 de las ciudades francesas más gourmet

Top 10 de las ciudades francesas más gourmet

Lo que sigue es de interés para cualquier gourmet viajero: el diario francés Le Parisien ha desvelado el ranking de las ciudades francesas donde se come mejor. Una información de suma importancia dado que Francia está a un tiro de piedra, sea con Vueling o con Renfe/SNCF. Para elaborar esta lista, el medio ha tenido en cuenta varios criterios, como indica en sus páginas: “Número de restaurantes con estrellas en la guía Michelin, ranking anual de los 1.000 mejores restaurantes del planeta por La Liste, presencia de AOC o AOP en los territorios, número de comercios de alimentos frescos (pescaderías, carnicerías, mercados)…”.

Una excusa perfecta para poner rumbo a Francia, pues, y darse un homenaje con una de las cocinas más valoradas del mundo, tanto es así que en el año 2010 la UNESCO clasificó la gastronomía francesa como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. Aquí va la reproducción de este Top 10:

París

Según Le Parisien, la capital reúne los parámetros de mayor calidad. Hay miles de restaurantes y nada menos que 115 establecimientos con estrellas. Los productos frescos también son homenajeados en París, ya que la ciudad cuenta con más de 80 mercados y cientos de carnicerías y pescaderías. Además, según explica Laurent Guez, columnista culinario de este diario: “Tras la crisis sanitaria, hemos experimentado un renacimiento. Los lugares que solían centrarse en la atmósfera ahora ofrecen calidad. París ha vuelto a ser un lugar donde disfrutar sin tener que ir a un lugar con estrellas”.


Lyon

Saucisson brioche, quenelle o cervelle de canut: las especialidades de Lyon son numerosas. Son estos platos los que han contribuido a la reputación de la ciudad, convirtiéndola en la capital de la gastronomía de Francia. En una visita a esta ciudad, es imperdonable perderse los famosos ‘bouchons lyonnais’ (los locales de cocina tradicional local) o sus restaurantes gastronómicos, que suman nada menos que 17 estrellas Michelin.


Marsella

Una posición ganada gracias, en particular, a su gran oferta de tiendas de alimentación fresca y local. Otro punto fuerte para Marsella es el desarrollo de la cocina bistronómica. Durante tu estancia, no puedes dejar pasar la oportunidad de probar la bouillabaisse, una sopa de varios pescados que a veces se sirven enteros. A modo de entrante puedes pedir que te sirvan una tapenade, que no es otra cosa que una pasta de aceitunas machacadas, negras o verdes que se adereza con alcaparras, anchoas y aceite de oliva. También como aperitivo puedes degustar los panisses fris, que se preparan con una masa de harina de garbanzos que, posteriormente, se fríe.


Toulouse

Embutidos, crujiente de manzana o foie gras: la región de Toulouse cuenta con una maravillosa despensa de productos tradicionales de gran calidad y variedad. Además, según Laurent Guez, «los atractivos precios de la ciudad hacen que muchos jóvenes chefs, la veces de la región, regresen para establecerse allí y beneficiarse de las riquezas del ‘terroir’ del suroeste que se pueden encontrar en muchos mercados».


Carcasona

Cocina local y productos de buena calidad: este es el ADN de Carcasons, una encrucijada de despensas ricas que cuenta con nada menos que 11 AOP o AOC, Denominación de Origen Protegida/Controlada, en un radio de 20 km.


Reims

Es una de las ciudades donde hay una asombrosa concentración de los mejores artesanos de Francia en cuanto a alimentación. La ciudad es especialmente conocida por sus croquignoles, unos dulces parecidos al merengue, y su bizcocho rosa, todo un emblema.


Annecy

La ciudad es considerada entre los mejores lugares para comer en Francia. No hay que perderse una degustación de los crozets, la pasta local, o el genepi, un digestivo perfecto para el final de una comida copiosa.


Burdeos

Mundialmente conocida por su vino tinto, su gastronomía no es para menos. Cannelé, ostra de Arcachon, entrecôte de Burdeos: hay para todos los gustos.


Narbona

Aquí los pescados son los protagonistas: el besugo, la merluza o incluso la sardina, especialidad típica de la región, son interpretados en la cocina para maravillar los paladares. Pero eso no es todo, la fougasse (una especie de empanada) también es un ‘must’ en esta ciudad, que además cuenta con uno de los buffets libre más espectaulares del mundo: Les Grands Buffets, un concepto que rinde homenajes a los festines a la francesa del que os hablamos en este post.


Colmar

La región alsaciana tiene un auténtico patrimonio gastronómico. Y la ciudad de Colmar es su buque insignia. No nos cansamos de los platos tradicionales de la región como el chucrut, que ya no necesita presentación, o el bæckeofe, un plato compuesto por tres carnes marinadas y patatas al vino blanco. Recetas que siempre funcionan y seducen.

 

Laia Zieger

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que ha trabajado en El País y El Periódico de Catalunya, colabora con medios de ambos lados del Pirineo, y es autora del libro ‘Portraits de Barcelone’ (Hikari Editions, 2016). En la actualidad dirige la agencia creativa www.picapica.agency.