Cómo sacar el máximo partido al aguacate

Consejos: cómo sacar el máximo partido al aguacate

En los últimos tiempos el aguacate ha entrado con fuerza en nuestra despensa. Una buena noticia por sus valiosas propiedades nutricionales y por su versatilidad en la cocina. Una mala noticia si tenemos en cuenta la cantidad de aguacates que van a la basura por su mal uso, engrosando esas alarmantes cifras de despilfarro alimentario que hay que bajar a la de ya.

Para evitar que acaben en la basura, es importante saber cuándo está maduro o, si lo has comprado demasiado verde, cómo obtener el punto correcto de maduración y no abrirlo ni antes o después (un aguacate demasiado verde o demasiado maduro, arruinará tu receta). También te irá bien conocer su versatilidad: hay vida para el aguacate más allá de tostadas, ensaladas y el consabido guacamole (no te pierdas esta receta de guacamole, por cierto, o estas dos ideales para llevar a la playa).

El punto óptimo del aguacate

Si, como nosotros, apuestas por el kilómetro cero, debes saber que en España se producen buenos aguacates, tanto en el Sur del país como en Canarias. Así te aseguras una mayor maduración antes de su recogida. A la hora de comprarlos, sabrás si están en su punto si presionas ligeramente los extremos y éstos ceden ligeramente y si te fijas en el color de la piel, marrón oscuro.

Cómo madurarlos si están verdes

Si los has comprado verdes mejor dejarlos a temperatura ambiente y para acelerar su maduración puedes ponerlos en una bolsa de papel junto con un plátano o una manzana. Es básico comprobar cada día su punto de maduración, pues es fácil que en un despiste nos encontremos con un aguacate demasiado maduro para su consumo.

Para una maduración exprés puedes echar mano del horno o microondas. Haces unos pequeños cortes, lo envuelves en papel de aluminio y lo introduces a 150 grados durante unos diez minutos.

Al abrirlos en su punto óptimo, la piel se desprende con suma facilidad, evitando desechar más pulpa de la cuenta.

No quiero usar toda la pieza

Evita desperdiciar el trozo que no utilices rociándolo con un poco de zumo de limón para evitar que se oxide, envolviéndolo con un film transparente y dejándolo en la nevera.

¿Se puede congelar el aguacate?

Cambiará su textura, pero sí puede congelarse. Antes deberás pelarlo, quitarle el hueso y guardar en una bolsa hermética. Aguanta aproximadamente un mes.

Utilízalo en cremas

El aguacate va muy bien para dar cremosidad a algunas cremas, ya sea a una con el aguacate mismo como protagonista o en otras como esta sopa fría de pepino. Aquí una receta de crema de aguacate de parte de la Organización Mundial del Aguacate:

Ingredientes:

1 aguacate, sin hueso y sin piel
4 cucharadas de mayonesa
50 gr. de aceite de coco
Zumo y ralladura de ½ limón
1 cebolla morada
Sal y pimienta al gusto
Toppings opcionales: semillas de granada, pétalos de rosa, hojuelas de chile, semillas de amapola, albahaca, semillas de calabaza, aceite de oliva y/o berro.

Elaboración:

Mezclar todos los ingredientes (excepto los toppings) en una batidora o -más recomendable- en un procesador de alimentos. Batir hasta que quede una crema homogénea. Agrega sal y pimienta al gusto e introducir en la nevera durante al menos tres horas para que la mezcla se endurezca y sepa mejor.

Un buen aliado del chocolate

Para obtener una crema de chocolate o mousse más saludable, es frecuente echar mano del aguacate. Aquí una receta de mousse de chocolate con aguacate que te lo demuestra:

Ingredientes:
2 aguacates sin huesos ni piel
50 gr. de chocolate negro picado
50 gr. de cacao en polvo (extra para espolvorear)
2 cucharaditas de extracto de vainilla
50 ml. de jarabe de arce
Una pizca de sal marina

Elaboración:

Derretir suavemente el chocolate picado al baño maría. Combina todos los ingredientes en una batidora o -recomendable- en un procesador de alimentos hasta que consigas una mezcla súper suave. Servir en vasos pequeños e introducir en el frigorífico al menos una hora. Antes de servir, espolvorear el polvo de cacao sobre la parte superior del mousse.

Los aguacates también se beben

Los aguacates resultan ideales para preparar todo tipo de smoothies, sí, pero también mocktails, esos cócteles sin alcohol que se están poniendo tanto de moda entre los paladares más saludables. La organización Mundial del Aguacate nos propone estas tres recetas para dar a tu verano un toque refrescante y nutritivo:

Mocktail de aguacate, piña y mango

Ingredientes:

1 aguacate mediano maduro
3 rodajas de piña
1 mango
1 taza de hielo picado

Elaboración:

Colocas todos los ingredientes en la licuadora hasta que tengan un aspecto homogéneo. Servir en un vaso con hielo y un poco de azúcar en el borde de la copa*.

Margarita de aguacate

Ingredientes:

Un aguacate maduro
1 taza de jugo de limón fresco
½ taza de tónica
1 cucharada de cilantro picado
½ taza de jugo de naranja fresco
Pizca de cayena
Puñados de cubitos de hielo
Jalapeño (para adornar)
Cuña de lima (para adornar)

Elaboración:

Introducir todos los ingredientes en una licuadora con hielo y mezclar hasta conseguir una mezcla homogénea. A continuación, frotar con un poco de limón el borde del vaso para añadirle sal. Por último, verter con cuidado en el vaso y adornar con un trozo de limón y un jalapeño.

Mocktail de aguacate y kiwi

Ingredientes:

1 aguacate
1 Kiwi
Zumo de media lima
175 ml de leche
1 taza de hielo picado

Elaboración:

Para preparar este mocktail tan solo tienes que batirlo todo en la licuadora y listo. Si para tu gusto queda demasiado ácido, puedes echarle algo de azúcar o miel.

Un aguacate demasiado maduro

Por despiste, porque se te ha quedado escondido en el fondo de la nevera o por cualquier otro motivo, el caso es que te has encontrado con un aguacate demasiado maduro, blando al tacto y con un color sospechosamente oscuro. ¡No lo tires! Puedes usarlo para realizar una mascarilla de aguacate. Es súper hidratante, rico en vitamina C y ayuda a combatir estrías, arrugas y celulitis.

¿Cómo elaborar la mascarilla de aguacate tonificante? Te dejamos la receta que nos pasa la granja ecológica Dehesa El Milagro. Pelas medio aguacate (bastante maduro, recuerda), añades una cucharada de zumo de tomate y otra de zumo de limón. Machacas todo hasta obtener una pasta homogénea y aplicas sobre el rostro limpio, evitando la zona de los ojos. Dejar actuar durante quince minutos.

Foto apertura: Estúdio Bloom on Unsplash

Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.

PARTNER:
Recibe nuestras novedades cada jueves en tu buzón, sobre bla bla bla.

    He leído y acepto la política de privacidad