Dos Palillos y una cena de diez

Septiembre ha puesto punto final a la celebración de los diez años de andadura de Dos Palillos, el restaurante que ha revolucionado la capital catalana fusionando la filosofía de las tapas con la gastronomía asiática. Más aún. “Del mejor restaurante asiático del mundo fuera de Asia”, tal y como sostiene Ferran Adrià siempre que tiene ocasión.


Así lo definió —de nuevo— unas noches atrás, en el transcurso de una espectacular cena privada que culminó el extenso programa de actividades del décimo aniversario del establecimiento, que ha apostado por promover el conocimiento, la cultura y el diálogo gastronómico.

Los actos han sido el reflejo de lo que ofertan desde hace una década: cocina asiática auténtica, lo más inmediata posible, que busca la complejidad dentro de la sencillez, que sorprende, interroga y emociona al comensal que no solo se alimenta por el estómago.


Dos Palillos se parió dentro de elBulli, nació de las entrañas de elBulli”, recordó Albert Raurich flanqueado por Tamae Imachi y Takeshi Somekawa. Más bullinianos que nunca, los anfitriones sirvieron 46 magníficos pasos en la última noche de festejos: algunos difíciles de adjetivar, bellísimos todos salvo buscadas excepciones.

¿Qué puede hacer una invitada ante semejante despliegue? Escuchar, degustar, atender, aprender. Y admirar el dominio de la técnica, la sensibilidad y la estética desde el senbei (el snack nipón) hasta el wagashi (el dulce japonés).


La otra noche bucee en la historia de Japón con la técnica ancestral de elaboración del himono de lenguado con shiso y su raspa frita, el himono de minirape, el hígado de rape y el okizuke de almeja; cerré los ojos para retener la intensidad del okizuke de gamba roja; crucé mis propios límites con un sasami de pollo con mentaiko; reverencié la sucesión de delicados nigiris (sepia con caviar, salmonete, espardeña, ostra a la parrilla….); puse a jugar todos mis sentidos para identificar las verduras encurtidas de un hako yasai; me conmoví con la delicadeza de un chawanmushi (elaboración al vapor en un recipiente de cerámica) de kani miso de buey de mar e, incluso, me enamoré de un kuzumochi de higo con crema de soja y caramelo de jengibre.

Todo ello mientras descubría maridajes extraordinarios con vinos europeos y degustaba líquidos únicos, como el Momotose, un sake añejo envejecido durante veinte años, de hermoso color dorado y sabor desconocido.


La bodega, el viaje, la belleza, el aprendizaje… Podría enumerarte diez motivos y más por los cuales deberías regalar o regalarte la experiencia. Lo que está por venir, por ejemplo. “De cara al futuro estamos valorando cambiar el espacio del bar”, explicó Raurich. “Creemos que el concepto actual choca con el de la barra asiática. Nos gustaría que evolucionasen por separado”. No deberías perdértelo.

Dos Palillos
Elisabets, 9. Barcelona
Tel. 933 040 513
Menú Dos Palillos: 90€ (bebidas no incluidas)
Menú Dos Palillos Festival: 110€ (bebidas no incluidas)

Mi ubicación
Cómo llegar
Carme Gasull
Carme Gasull

Se inició como periodista en la radio y con el gastrónomo Jordi Estadella en las cosas del comer. Hoy, modera ponencias y demostraciones culinarias en ferias y congresos, colabora en el programa 'Àrtic' de betevé y comparte experiencias en blogs diversos. Comisaria del proyecto 'Catalunya Regió Europea de la Gastronomia 2016', es autora de los libros 'Catalunya en el paladar' (Austral Media, 2004), 'Petita història de la Festa de la Ratafia' (Editorial Mediterrània, 2016) y 'El Safrà. Com preparar-lo 10 vegades' (Sd Edicions, 2018).

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.