La vajilla comestible de Bon Aprofit en Foodture

Mesas redondas, workshops, exposiciones, talks, experiencias gastro… estas son algunas de las propuestas que encontrarán todos aquellos curiosos que se acerquen a Foodture, el próximo jueves (7 de noviembre). Foodture es una jornada donde la inspiración, el talento y la innovación se citan con el objetivo de dar a conocer el futuro más rupturista en materia de Food Design, Food Tech y Social Food.

El evento, que se celebrará en Espacio Simon 100 (C/ Sancho de Ávila, 66 de Barcelona) de 9:00h a 20:30h, reunirá a diseñador@s, emprendedor@s, visionari@s, startups y empresari@s para explorar y definir las nuevas tendencias en gastronomía, sostenibilidad, tecnología, ciencia y diseño.

Clara Balmaña, fundadora de Bon Aprofit, protagonizará -junto a Marcelo Medeiros– el workshop Edible Tableware, en el que se aportarán recetas de materias primas, sus técnicas de cocción y se trabajará en la creación de distintos moldes para hacer una vajilla comestible. Bon Aprofit es un servicio gastronómico saludable, artesanal, sostenible y respetuoso con el medio ambiente y las personas que pretende transmitir valores de sostenibilidad y salud a través del diseño y la creatividad.

Hemos aprovechado que estará en Foodture para hablar con ella y conocer más sobre Bon Aprofit y sus apuestas de futuro.

Bon Aprofit - Foodture

Bon Aprofit nació de la intención de acercar la fruta y la verdura a los niños. ¿Cómo surgió la idea de convertir los propios alimentos en una vajilla comestible?
Además de acercar las frutas y verduras a los niños, el objetivo era que aprendieran a comer bien a través del juego. Experimentando con el producto fresco, sin ser manipulado, quería que conocieran sus formas, colores, texturas, variedades, sabores… Como diseñadora de producto, para desarrollar esta la actividad, compré en el mercado frutas y verduras y empecé a experimentar con ella, viéndolas como si fueran materiales, intentando ponerme en la piel de un niño, manipulando el alimento con pocos cortes y jugando con la idea de encajar piezas. A partir de allí empezaron a salir objetos, las formas de los propios vegetales los iban revelando. Dentro de todo lo experimentado hubo dos líneas interesantes para seguir explorando: vajillas o textil hecho con las pieles. Opté por las vajillas porque me pareció una buena actividad para llevar alcanzar este objetivo y me permitía vincularlo, al mismo tiempo, con la cocina.

La necesidad de acercar este tipo de alimentos a los niños revela un déficit en su consumo. ¿Crees que a través del diseño se puede lograr cambiar sus hábitos de consumo? 
Creo que los diseñadores tenemos una gran responsabilidad en qué y como diseñamos, y en cuál es el impacto tanto a nivel social como medioambiental de los objetos y servicios que generamos. Sí creo que el diseño puede ser una herramienta para, en este caso, cambiar o concienciar sobre los hábitos de consumo.

Entonces, podemos decir que es verdad aquello de que “comemos por la vista”…
La vista juega un papel muy importante, es uno de los primeros sentidos en el acto de comer.

Además de este propósito inicial, Bon Aprofit también representa una iniciativa para revertir el impacto del plástico en el medio ambiente por la utilización de productos de un solo uso, como los cubiertos. ¿Qué papel juega la sostenibilidad en los valores de vuestro proyecto?
La sostenibilidad juega un papel principal. Los materiales que utilizamos para las vajillas de nuestros cáterings son orgánicos, de cerámica, vidrio, madera o acero inoxidable para generar la mínima cantidad de residuos en la cadena de producción y en el servicio. En este sentido, es un proceso continuo de aprendizaje, ya que cada evento plantea un nuevo reto. Se trata de buscar el equilibrio entre no generar residuos y las necesidades que tenemos como servicio de catering: transporte de los alimentos, recogida y limpieza de las vajillas y los contenedores de alimentos una vez terminado el evento, etc. con el tiempo y los costes que todas estas decisiones suponen. En cuanto a los alimentos que preparamos, el 80% de los productos con los que trabajamos es de procedencia ecológica y local. Además, el 80% de nuestros platos tienen un origen vegetal (cereales, legumbres, verduras y frutas) y el 20% de origen animal procede de una industria ganadera y pesquera responsable.

Parece que la sociedad reclama cada vez más este compromiso ambiental a empresas y marcas para reducir su impacto en el entorno. ¿Crees que se está haciendo lo suficiente en el sector de la gastronomía en este sentido?
Creo que dentro del mundo de la gastronomía hay iniciativas, proyectos y empresas que están aportando mucho en este sentido y ayudan a que cada vez seamos más.

Cada día hay más consciencia de la importancia que tiene la alimentación en nuestro bienestar. ¿En que crees que han contribuido proyectos como el vuestro en este cambio de chip?
El proyecto Bon Aprofit pretende dar respuesta a las necesidades existentes en algunas personas. Este tipo de proyecto ayuda a crear comunidad y a potenciar las ideas, iniciativas y servicios que están a favor del bienestar y la calidad de vida de las personas.

¿Qué significa para Bon Aprofit participar en un evento tan destacado como Foodture?
Para nosotros es muy importante formar parte de un proyecto como este, ya que Foodture también da respuesta a una necesidad que han detectado. Ven que se está generando un movimiento alrededor de la gastronomía vinculado a la innovación y la sostenibilidad y deciden juntar todas estas personas y proyectos que van surgiendo. ¡Nos parece muy interesante poder conocer todo lo que está pasando en este sentido, crear comunidad y formar parte de ello!

Puedes consultar todas las actividades de Foodture en su página web.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.