Orvay, vinos y tapitas frente a Santa Maria del Mar

Cuando el chef Roger Bages-Querol llegó a la cocina de Orvay en julio de 2018  tras haber estado en La Taverna del Clínic y en el Ohla Eixample, entre otros espacios, enseguida tuvo claro que quería hacer una carta de platillos para compartir, basada en el recetario tradicional pero con pinceladas internacionales, con el objetivo de satisfacer las necesidades de cualquier comensal. “Mi objetivo no solo era hacer una carta para todo el mundo, sino también que esta tuviera una identidad, con numerosos platos y guisos tradicionales, que elaboramos íntegramente en el restaurante, pero también algunas propuestas para el público internacional”.

Así pues, tanto aquel que busca una copa de vino y un tentempié (las croquetas de pollo al curry son una gran opción) a cualquier hora como un grupo que quiere sentarse a disfrutar y probar un poco de todo, serán felices en un local cuyo interiorismo, a cargo del estudio Isern, es también un punto a favor.

Orvay

La carta de Orvay es más o menos fija, y tiene algunos platos estrella –como el magnum de foie con chocolate, que llega a la mesa acompañado de un chutney suave de cebolla caramelizada y manzana y de un polvo de pistachos–, pero cuenta con una profusa carta de sugerencias. En ella encontramos en estos momentos numerosas propuestas con setas, y algún plato tan interesante como sorprendente como las judías en tempura acompañadas de un aderezo japonés que funcionan muy bien con alguno de los vinos de su completa carta, que incluye referencias para todos los gustos.

orvay
En ella encontramos vinos catalanes (desde un Montsant como el Acústic, a 21 € la botella, o un Priorat como el Finca Dofí 2016, a 130 €, lo que demuestra la versatilidad de la carta) y otros españoles de diferentes D.O., desde los omnipresentes Riojas y Ribera del Duero hasta otros como el Honoro Vera, un interesante vino de la D.O. Calatayud, que fue nuestro elegido para acompañar el ágape.

Una comida que empezó con unas croquetas de pollo al curry, que, como todo en Orvay, se preparan en el restaurante, siguió con el magnum de foie, continuó con un tartar de atún Balfegó (uno de los hits de la carta) y con una tosta de anguila ahumada con queso crema y chutney de manzana, que encontramos en el apartado de montaditos.

No puede faltar en la carta de Orvay otro de los platos representativos del restaurante, diseñado por el chef prácticamente nada más pisar la cocina: el calamar relleno de sobrasada, un particular mar i muntanya que constituye un homenaje a la cocina ibicenca, tierra de Tito Orvay, propietario del local y un enamorado de su gastronomía. Pero no es el único plato de inspiración ibicenca de la carta, pues las esferas de Maó con un toque agripicante o la frita de pulpo son también una buena manera de acercarse al recetario isleño desde el corazón del Born.

orvay

Las tapas son sabrosas y resultonas, y la carta es transversal a más no poder (aquí podemos comer desde ostras a pimientos del Padrón, un arroz negro, un salteado de setas, unos montaditos, una tortilla de bacalao y puerro confitado, una carrillera de ternera al vino tinto o unos callos con capipota y garbanzos). El entorno, indescriptible, justo en la entrada del Passeig del Born, frente a Santa Maria del Mar. Y su torrija “a la francesa” según la definición del chef uno de los postres más demandados (y damos fe de que está buenísima) junto a la crema de fruta de la pasión.

Absténganse los que busquen filigranas y alardes creativos, pues no van a encontrarlos en Orvay pese a que las apariencias a menudo engañen: aquí degustaremos una cocina tradicional de la abuela con una presentación muy trabajada y productos de calidad, que selecciona personalmente el chef con la ayuda de los payeses con los que trabaja habitualmente.

Orvay. Passeig del Born, 4.
Horario: Cocina ininterrumpida de martes a domingo de 12.30 a 24 h.
Precio: 20 € aprox.

orvay

 

orvay

 

orvay

orvay

Laura Conde
Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.