Jordi Cruz: "¿Sex symbol de 'Masterchef'? ¡Sólo soy cocinero!" - Gastronomistas

Jordi Cruz: «¿Sex symbol de ‘Masterchef’? ¡Sólo soy cocinero!»

 

Esta noche se emite el antepenúltimo programa de MasterChef (La 1 de TVE). Es el antepenúltimo episodio de uno de los programas de más éxito de la temporada, que tiene como duros maestros de ceremonias a Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz, y del que ya dimos buena cuenta hace unas semanas en este post.

Ahora hablamos con Cruz, convertido en el sex symbol del concurso mal que le pese al cocinero catalán. El triestrellado Michelin (dos astros relucientes por el Àbac y una por el Angleque justo hoy abre sus puertas en Barcelona tras su paso por Món Sant Benet) es amigo nuestro, así que le llamamos al móvil y le pedimos que conteste lo que muchos no se han atrevido a preguntarle. Y claro, a nosotros nos lo responde todo, todo, todo. Y nos lo cuenta todo, todo, todo. Salvo quién ganará (ya han grabado el último capítulo). Pero nosotros tampoco queremos saberlo porque nos quitaría la gracia. Si lo estamos siguiendo desde hace 10 semanas y solo faltan la emisión de hoy y dos más, ¿para qué saber más? ¿Para que nos quite la emoción? ¡Ni hablar!

Le hubiéramos avasallado con decenas de preguntas (¿invitarías a Alberto Chicote al programa o sería una pesadilla tener a la competencia en tu programa? ¿adónde llevarías a cenar a Pepe Rodríguez? ¿alguna vez has tenido un jefe tan duro como tú?), pero al final decidimos que lo mejor es que cada gastronomista le hiciera una. Son éstas.

 

restaura   nte_chef_jordi_cruz4
Cruz, en la terraza del Àbac, que tiene dos estrellas Michelin (foto: Àbac Restaurant & Hotel).

Carme Gasull: ¿Qué hace un chef como tú en un programa como éste?
-Es muy fácil: la gente del programa que me vino a ver me pareció muy noble. Me lo plantearon bien, y me disiparon las dudas que tenía: si sería un reality, si se daría importancia a la relación entre los concursantes… Me dijeron que no, que sería didáctico, serio, que ayudaría a promocionar bien la profesión, que estaba triunfando en todo el mundo… Y sí, tiene mucho éxito porque es un programa blanco que habla de cocina y engancha hablando de gastronomía. Llevo tres años sin vacaciones con el Àbac y el Angle y me he tomado los dos días de rodaje semanales (lunes y martes, y a veces viernes) durante tres meses como unas vacaciones. MasterChef ha sido mis vacaciones. Ha sido un break que me ha permitido respirar, desconectar, y ahora estoy con las pilas cargadísimas. El equipo del programa es muy chulo y nos lo hemos pasado teta. Incluso ha pasado por ahí toda la profesión.

Isabel Loscertales: ¿Cómo te sienta haberte convertido en el sex symbol de MasterChef?
-A eso ni te reponderé. Sólo quiere decir que soy más guapo que Pepe Rodríguez, cosa que es verdad (lo contrario me preocuparía, ja, ja, ja). En serioe, soy muy normalito. Cuando leo cosas sobre este tema digo «¡guau!»,. ¿Sex symbol de MasterChef? ¡Sólo soy cocinero! Ni guapito ni atractivo ni nada, sólo cocinero. Pero sí, hace gracia.

Belén Parra: ¿Se puede ser igual de natural en una cocina sin cámaras que con cámaras?
-Soy bastante natural, soy bastante yo, pero también te diré que me gusta mucho aprender las cosas, y hacerlo como me lo piden, sea cocinando en un restaurante o participando en un programa como jurado. Y en este caso el cliente es la tele y he entendido lo que quieren: se trata de entretener y hacerlo con rigor pero con un poco de chispilla porque no todos los espectadores quieren una ponencia degastronomía. Se trata de buscar un poco de diversión.

Roger Ortuño: Hola chef, ahí va mi pregunta, chef. ¿Es necesario, chef, que los aspirantes terminen todas las frases diciendo «chef»? Gracias, chef.
-Es necesario. Aunque en la cocina no puedes exigir respeto, sino que te lo tienes que ganar, los cocineros debemos ver que hay organización. No es un cuartel militar pero sí hay que ser conscientes de que los clientes pagan un pasta por comer en nuestra casa y que, para que todo salga bien, debe haber organización y disciplina. Más que lo de «¡sí, chef!», usamos lo de «¡oído!». Es lo más importante. Cuando dices algo en la cocina y te responden «¡oído!» , ves que la gente está al loro y se lo toma en serio. Eso tranquiliza.

Laura Conde: Explícame ese peinado que te han hecho.
-¿Mi peinado? El primer día todos estábamos verdes y en peluquería me pusieron como un pumuki. Pero poco a poco ha ido quedando más natural y en el último programa me lo veréis más corto.

JORDI_CRUZ_COCINA_ABAC_1
Sex symbol Cruz, manos a la obra en la cocina del Àbac (foto: Àbac Restaurant & Hotel).

Laia Zieger: ¿Has notado más visitas en el restaurante desde que estás en MasterChef?
-El Àbac siempre ha tenido mucho cliente extranjero pero en las últimas semanas ya hay más nacional, ya oigo que no solo se habla de cocina también que si Maribel, Cerezo o José Manuel hacían o decían esto o aquello. También los mediodías, que es más de clientes de aquí y que suelen ser más flojillos, hemos notado más comensales; imagino que es gente que te ha visto y que quiere probar lo que cocinas.

Ferran Imedio: ¿Cocinar para Pocholo Martínez Bordiú mientras paseaba por la cocina animando a los aspirantes es, ha sido y será la prueba más difícil a la que se enfrentarán los chicos en MasterChef?
-Pues mira, para mí sí. Fue el único día que pensé «ay, pues quizá no hacía falta que hubiera pasado eso». Era un cóctel para 15o personas, había mucha presión, y pensé que no lo querría en mi cocina porque era una distracción. Pero es un tío saladísimo y divertido. En Masterchef queríamos un programa muy serio, y su presencia al final ha quedado como una anécdota.

Josep Sucarrats: ¿Has aprendido de algún concursante?
-Más que aprender, me he reafirmado en la idea de que si tienes pasión y trabajas, lo tienes todo. Más que el método lo importante es que seas humilde y trabajes, y así irás tirando millas hasta el final.

Javier Sánchez: ¿Ficharías a algún concursante para alguno de tus restaurantes?
-Sí, hay un par que sí. Yo solo pido pasión y actitud, y hay un par de aspirantes que 
la tienen sobradamente. Y en la tele se ve muy claro. No hace falta que diga quiénes son.

 

Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.