El nuevo Kao Street estaba en pleno rodaje cuando tuvo que cerrar debido al aún vigente estado de alarma. Como ya disponía de licencia para el take away, que es justamente una de sus bazas, hace apenas una semana volvió a abrir su cocina en la zona alta de Barcelona.

@MeritxellArjalaguer

El local, diseñado íntegramente por la interiorista Pilar Líbano, apenas dispone de una mesa comunal que ahora mismo no ocupa ni puede ocupar nadie. Habrá que ver cómo la replantea en lo sucesivo Meilan Kao, artífice del último proyecto que se suma al Grupo de restaurantes de su familia.

Kao Street está inspirado en los reductos de comida callejera de Nueva York que tanto encandilan a Meilan. Porque aúnan gastronomía con otras formas de expresión cultural como son la moda, la música y los libros.

©MeritxellArjalaguer

A la espera de poder pisarlo como merece y entretener la espera del menú diario con camisetas, fancines y neones que atraen a cualquiera, disfruta de su cocina china en casa.

Si te gusta el noodlelin y el dim sum como la tradición asiática manda; elaborados al momento y servidos en su punto -¡también a domicilio!-, apuesta por Kao Street en estos días de confinamiento. Sobre todo si estás en Barcelona -su delivery llega a “casi” todos los barrios- y conoces sobradamente lo que distingue a la cocina de este grupo.

©KaoStreet

Por el momento, la carta actual sólo se sirve por las noches, tras haber tomado todas las precauciones sanitarias para favorecer la seguridad tanto de trabajadores esenciales como de clientes.

No te pierdas obviamente su ración de fideos al dente con los aderezos de tu elección. Ni su bikini de pato, ni su tradicional jiao zi, ni su pollo crujiente, ni… Todo empaquetado a conciencia y listo para recoger in situ o recibirlo a domicilio.
¿Qué mejor para este sábado noche?

©KaoStreet


Kao Street
. Bisbe Sivilla, 50. Barcelona.
La carta está toda en www.kaostreet.com y los pedidos hay que hacerlos vía teléfono al 937 54 50 08.
Precio medio: 15-20 euros.

Belén Parra
Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter