7 reivindicaciones de los restauradores para después del coronavirus

7 reivindicaciones de los restauradores para el día después

Que nadie se engañe: la vuelta a la normalidad va a ser chunga. Unos dicen que mucho. Otros dicen que bastante. Por eso, en estos días de parón los restauradores se están preparando para regresar lo mejor posible y hacernos gozar de nuevo con sus delicias. Sin embargo, también tienen ideas, propuestas, súplicas para que la administración les eche una mano que les sirva para recuperar el pulso cuanto antes. Hemos hablado con varios de ellos, y desde gastronomistas apoyamos sus reivindicaciones para afrontar el día después del coronavirus. Porque no podemos abandonar ahora un sector que nos ha regalado tantos momentos de felicidad. Y que queremos que nos los vuelva a regalar. Son estas siete.

1. Las terrazas

La medida que más vida les daría, sin duda, sería la ampliación del número de mesas en el exterior porque el aforo en el interior se reducirá para que los clientes puedan mantener la distancia social de dos metros. Y ahora que viene el buen tiempo sería una medida sencilla que les serviría como balón de oxígeno.

El Gremi de Restauració de Barcelona, por ejemplo, pide incrementar el número de mesas de las terrazas y aumentar también la separación entre ellas para respetar el distanciamiento social, además de una exención de la tasa de terrazas y otros tributos como la recogida de residuos en un 75% y la revisión de los importes actuales de la tasa aprobada a finales del 2019 para ajustarlos al nuevo contexto económico postcoronavirus. «Los negocios están tocados de muerte: un año sin Mobile, sin Semana Santa, sin turismo internacional. Se debe reflotar el sector«, pide Roger Pallarols, director del Gremi.

De hecho, esta entidad propone medidas que ya preven otros municipios españoles. En Madrid y Sevilla, los ayuntamientos están por la labor de permitir de manera excepcional que se autorice un incremento de mesas y sillas y un aumento de la separación entre ellas dejando siempre accesible el itinerario de los viandantes (1,80 metros).

En Palma no cobrarán las tasas de las terrazas entre el 14 de marzo y el 31 de diciembre, y en Calvià y Llucmajor, también en Mallorca, aprobarán la misma exención, igual que en municipios del área metropolitana de Valencia como Torrent, Paiporta, Silla, Burjassot, Alcàsser y Alcúdia, entre otros.

En Elche se modificarán las ordenanzas fiscales para rebajar el importe de la tasa de terrazas para ajustarlo a la nueva situación económica.

Street Food Grec 1

2. Street food

La nueva legislación debería permitir que los restaurantes salgan a la calle. Es decir, que haya más espacios públicos donde poder montar puestos de street food. Es una medida les permitiría respirar un poco. Y a nosotros, los comensales, nos encantaría poder disfrutar esta tipo de comida porque está rica y no nos obliga a meternos en un espacio cerrado.

3. Los horarios

Vendremos de una situación extraordinaria, así que la vuelta a la normalidad tendrá que venir acompañada de medidas extraordinarias. Otra de las que proponen podría ser la flexibilidad horaria, que permitiría a los restauradores compensar la pérdida de comensales por la reducción de aforo con más horas de apertura.

4. La seguridad sanitaria

Las administraciones públicas deben facilitar la adopción de medidas de seguridad para que volvamos a los restaurantes. Y vigilar que se cumplan, claro. Deben definirlas muy claramente y ayudar a conseguir las herramientas necesarias para implementarlas. Es decir, que sea fácil para el personal el acceso a mascarillas, gel desinfectante, tests… Hay que garantizar que es seguro ir a un restaurant porque es la única manera de combatir el miedo a volver a compartir una mesa.

5. El personal

Una vez finalizados los ERTE que se activaron por causa de fuerza mayor, se necesitará flexibilizar el retorno del personal, uno de los mayores costes de la cuenta de explotación. Si el aforo y la facturación se reduce de manera importante (lo más probable para mantener la distancia social de dos metros) será necesario poder reintegrar la plantilla de manera paulatina. Los locales no necesitarán tanto personal al principio, con los gastos que conlleva pagarles el sueldo. Piden recuperar la plantilla progresivamente. Lógico.

6. Los alquileres

Si el aforo se va a reducir, si habrá menos clientes, está claro que habrá menos beneficios y, por tanto, menos dinero para pagar los ya de por sí elevados alquileres. Toca renegociar sí o sí. Y para ello hará falta una nueva legislación que lo permita. Se necesita un marco claro en el que puedan dialogar propietarios de locales y restauradores.

7. El crédito

Al final, esto va de dinero. Se necesita que haya liquidez, que los euros corran de aquí para allá, que la cadena no se pare. Los negocios que hayan aguantado el tirón los necesitarán, y para ello será importante el papel del ICO y de cualquier administración que pueda aportarlos. En esta fase de vuelta a la normalidad, la financiación va a ser vital.

Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.