Maison Carne, o un kilo de chuletón o nada

Estos franceses parecen tozudos. Hace unos meses estuve en L’Entrecôte, y en la carta solo había un plato: entrecot acompañado de una ensalada y patatas fritas sin límite. Nada más. El nuevo Maison Carne propone una fórmula similar. En su caso, un chuletón de un kilo, un cono de patatas fritas y una ensaladita, con un paté de hígado de cerdo a modo de cortesía por 29 euros. Nada más. Bueno, una tabla de quesos y, como en L’Entrecôte, unos cuantos postres: crema catalana, mousse de chocolate, cheese cake… No los sacarás de ahí. O eso o nada.

Maison Carne no puede tener mejor nombre. Ya desde la calle te llaman esas chuletones colgados en el escaparate que da a la calle. Cuando entras, parece una carnicería por la cerámica de las paredes y las mesas de mármol. De hecho, también puedes comprar el kilo crudo por 20 euros y llevártelo a casa.

 

En la decoración hay detalles ocurrentes como los cuchillos clavados en las mesas, los cajones con los cubiertos, la servilleta, la sal y la pimienta, y los vasos que son culos de botellas de vino recicladas.

La oferta gastronómica es simple. Chuletón de lomo bajo de vacas de la raza frisona de teta negra que han sido descartadas porque su leche no es suficientemente buena para producir queso parmesano. Los de Maison Carne se las quedan y las crían un año. Las miman que da gusto y luego las sacrifican para proveer a los restaurantes de Béziers (abrió en febrero) y Barcelona (inaugurado hace poquito).

Cada chuleton es atemperado en un horno a unos 60 grados durante una hora y a continuación pasado por el Josper para que tenga el toque de brasa ideal y el punto de cocción que pide el cliente. En la mesa, ponen una plancha para que lo vayas recalentando o para darle un puntito más de cocción. Atención al consejo que te dan: es importante cortarlo en lonchas para que puedas disfrutarlo mejor.

Ese kilo de chuletón es innegociable. Vale 29 euros, y en ese precio se incluyen las patatas fritas, el paté de cerdo y la ensalada, pero no las bebidas. Es decir, que ‘solo’ te van a servir un ‘peazo’ de carne de unos tres dedos de grosor (con hueso, ¡eh!). Si eres un tragaldabas, adelante con él. Yo no pude acabármelo pero comí más de lo que imaginaba porque es bastante tierna y melosa.

Si no, puedes compartirlo con otra persona, de modo que el homenaje os costará 14,5 por barba. ¡Eso es democratizar la carne roja! Cada persona de más que se sume a probar ese mismo chuletón tendrá que pagar 8 euritos.

En Maison Carne también sorprenden con el vino de la casa y los quesos. Te plantan una botella magnum con una cinta métrica. Cada centímetro de vino que te echas en la copa cuesta un euro. Parece caro, ¿verdad? Pues ni mucho menos. Tiene 24 centímetros, así que si te pimplas una magnum te cuesta 24 pavos, lo cual es un precio más que razonable.

Con los quesos, que son opcionales, la cosa va así: te sirven una tabla con las variedades Mimolette (de vaca, anaranjado), Pérail (de oveja cruda de pasta blanda), Saint-Marcellin (de vaca de pasta blanda), Fourme d’Ambert (azul) y un rulo cabra de ceniza. Antes, la han pesado (vale 6 euros el kilo). Comes lo que quieras y lo que sobra lo vuelven a pesar para que pagues la diferencia.

En fin, que los de Maison Carne son muy tozudos. Y por mucho que lo seas tú, créeme, es mejor ceder y pedir ese kilo chuletón antes que nada.

 

Maison Carne

Mallorca, 204. Barcelona.
Teléfono: 93 460 97 45.
Horarios: de martes a sábado, de 12.30 a 16.00 y de 20.00 a 00.00 horas.
Precio: 29 € (solomillo, patatas fritas, ensalada y paté, sin bebidas).

Mi ubicación
Cómo llegar
Ferran Imedio
Ferran Imedio

En los últimos dos años ha visitado más de 300 restaurantes, pero su colesterol sigue en niveles normales. Esta rareza sin explicación biológica le permite seguir escribiendo sobre gastronomía en El Periódico de Catalunya, donde antes fue responsable de la sección de Gente y ahora, de Cocina's de la revista 'On Barcelona'.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.