10 cruasanes para el mordisco entre Madrid y Barcelona - Gastronomistas

10 cruasanes para el mordisco entre Madrid y Barcelona

Hay cruasanes que te comerías de un suelo muerdo y otros que están para saborearlos poco a poco. Encuentras unos y otros en este post. Seguro que alguno te queda incluso cerca de casa. Si no es así, anota bien nuestras recomendaciones, porque la mayoría se sirve también en plan delivery.

Brunells

Esta preciosa pastelería con degustación del centro de Barcelona ostenta todavía el honor de elaborar el Mejor Croissant Artesano de Mantequilla de España 2020. Un título codiciadísimo por la de ventas que supone para el ganador.
El pastelero Andreu Sayó tiene la receta
para amasar y despachar centenares a diario, ya no sólo del cruasán premiado sino de los que ahora rellenan con las más diversas propuestas.
Una apuesta que surgió tras dar voz a los clientes y escuchar sus preferencias.
Te recomendamos empezar por el cruasán sin relleno para valorar su alveolado, textura y sabor. Luego ya, tú decides: nata, crema, praliné, boniato, crema de café y nata, caramelo y nata, matcha, chai y franchipan.

Princesa, 22. Barcelona.

©Brunells

Moulin Chocolat

Se presentan como una pastelería de influencia francesa, pero el trabajo del chef Ricardo Vélez está ya indisolublemente ligado a Madrid. No en vano, ostentan el premio al mejor roscón de Reyes de la capital 2019. Y eso, en Madrid, es como que te den la llave de la ciudad.
Como ahora hablamos de cruasanes, el que hacen de chocolate es absolutamente irresistible, algo que no sorprende en el trabajo de un consumado chocolatero como Vélez. El amor por las masas clásicas hace el resto.
Uno de los grandes placeres cruasaneros de Madrid.

Alcalá, 77. Madrid.

@MoulinChocolat
@MoulinChocolat

Oriol Balaguer

El maestro chocolatero y referente de generaciones de pasteleros elabora también a diario sus afamados cruasanes, siempre bien situados entre los mejores de España.
En Madrid cuentan con el aliciente de encontrarse en La Duquesita, con una estética que volvería loco de amor al mismísimo Wes Anderson. En Barcelona, cada vez en más tiendas, fruto de la expansión del negocio.

El cruasán de Oriol Balaguer es técnicamente perfecto, con sus capas de hojaldre bien marcadas y un contraste entre apariencia exterior y sustancia interior que lo distingue del resto. Una auténtica tentación.

Travessera de les Corts, 340. Barcelona.
Fernando VI, 2. Madrid.

@LaDuquesita
@LaDuquesita

Hofmann

Los rellenos de los cruasanes de una de nuestras pastelerías favoritas de toda la vida no son de este mundo.
Más allá de la exquisita masa que aguanta horas crujiente una vez horneada por el maestro Jesús Fuentes, la cantidad de relleno es tan exultante como asombrosa.
Pocas veces verás unas cremas ‘inyectadas’ con tanta generosidad para, además, una relación calidad-precio envidiable. Razones por las que no tienen rival en Barcelona. Ni el de mascarpone ni el de chocolate. Tampoco el de frambuesa o el de mazapán.

Flassaders, 44. Barcelona.

@PasteleríaHofmann

La Panadería de la Esquina

No todo son nombres propios en esta relación de cruasanes. También hemos querido hacer un sitio a esta pastelería situada en la madrileña Plaza del Dos de Mayo. El que fuera antiguo Horno de Santos es ahora un negocio familiar en el que se elaboran los grandes clásicos de la bollería comme il faut.                                                                                               Su cruasán de mantequilla (que elaboran en dos tamaños) es honesto y delicioso, con ese saber hacer de las pastelerías clásicas de barrio en las que confiar de manera ciega.
Nos gusta más el pequeño, porque nos parece que concentra de manera espléndida todo lo que debe ser un buen cruasán. Además, su relación calidad-precio está entre las mejores de la ciudad. El pequeño no pasa de los 0,75 euros y, para el que se lleve tres unidades, hay descuento.

Plaza del Dos de Mayo, 7. Madrid.

@Gastronomistas
@Gastronomistas

Sweet Drops

Damos fe de que el pastelero Pachi Larrea elabora hoy por hoy uno de los mejores cruasanes artesanos que hemos probado en las últimas semanas. Buenísimo incluso sin relleno.
Se nota el empeño y la pasión que pone este profesional en su oficio, como ya hizo al conquistar el tercer puesto de uno de los concursos de Pastelería de Madrid Fusión 2020.
Recién horneado de buena mañana alcanza el mismo simbolismo que la magdalena de Proust. Haz la prueba. Aunque para ello tengas que desplazarte hasta el centro de Castelldefels. Vale la pena, de veras.

Dr. Ferran, 20. Castelldefels (Barcelona).

©PachiLarrea

Maison Kayser

Eric Kayser es uno de los grandes embajadores de la pastelería francesa en el mundo. Una de las pocas alegrías de estos últimos meses fue su apertura en Madrid, donde ya se pueden encontrar briosos brioches, un pain au chocolat de vicio y, claro, cruasanes. ¿O deberíamos decir croissants en este caso?                                                                              Los de Maison Kayser llevan bien de mantequilla, por lo que resultan muy gustosos. Logran algo tan importante como hacernos viajar en momentos como los actuales. Y eso no tiene precio. Cuenta con dos locales, uno al final de Velázquez y otro en el barrio de Salesas.

Velázquez, 126 y Fernando VI, 21. Madrid.

@MaisonKayser
@MaisonKayser

Panod

Mantequilla belga, huevos camperos y mucho cariño por la masa. Esas son las claves de los cruasanes de Panod, que emplean ingredientes de gran calidad, prescindiendo, por supuesto, de grasas derivadas de la palma y demás chapuzas.                                                Lo bueno de Panod es que, además del clásico, hay variantes para los amantes de las nuevas sensaciones.
Un ejemplo es el sorprendente cruasán de cheesecake y otro, el de pistacho. Una demostración de que la experimentación con sentido puede dar lugar a cosas buenas.

Prim, 1 y Luchana, 17. Madrid.

@Panod
@Panod

L’Atelier

Poco más que añadir al post que dedicó a esta pastelería y obrador también para la formación nuestra colega, Laia Zieger. Exigente donde las haya en cuestión de croissants -palabra que ella pronuncia mejor que nadie entre los gastronomistas-, ya podéis hacerle caso. «Eric Ortuño ejecuta una bollería y pastelería 100% artesanal y de altísimo nivel», escribía tras el primer año de apertura de L’Atelier. Allí mismo no sólo puedes comprar y degustar sus cruasanes -de rellenos premiados como el Reus-, sino incluso aprender la receta de Ortuño a partir de sus cursos.

Viladomat, 140 bis. Barcelona.

©L’AtelierBarcelona

Acid Café

Aquí se viene a tomar un buen café de especialidad pero también la bollería de Nuño García, todo un experto en masas que ejerce también de consultor en la materia para otros locales. En una de las gratas novedades de esta temporada en la capital puedes ya degustar también uno de los cruasanes para el antes y después de los que hayas probado hasta la fecha.

Calle de la Verónica, 9. Madrid. 

©AudreySatan
Gastronomistas

Somos gastrónomos y periodistas. En una palabra: gastronomistas. Escribimos sobre gastronomía popular con lenguaje popular. Trabajamos en periódicos, en revistas de cocina y de tendencias, en plataformas digitales, en editoriales gastronómicas, en agencias de comunicación... Escribimos sobre restaurantes, cocineros, coctelerías, vinos, libros, recetas, exposiciones, rutas, viajes, hoteles con mesa y mantel… Nos gusta tanto comer y beber como contarlo.