¿Dónde comer buena cocina catalana en Barcelona? Es una pregunta que a menudo nos cuesta responder incluso a todos aquellos que nos dedicamos a la gastronomía. Es facilísimo decir en un momento los nombres de unos cuantos japoneses estupendos, restaurantes nikkei de altura, italianos a mares, mexicanos, latinoamericanos, asiáticos, incluso gallegos o andaluces…, pero nos suele costar dar con los nombres de restaurantes que ofrecen cocina catalana tradicional, la típica cocina de la abuela elaborada con productos de mercado que, por algún motivo, en Barcelona –no ocurre, por suerte, en el resto de Catalunya– se está perdiendo.

Explica este fenómeno el director de la revista Cuina y compañero en Gastronomistas, Josep Sucarrats. “La escasa presencia de restaurantes de cocina tradicional catalana en Barcelona responde, a mi modo de ver, a diversos motivos: por un lado este posicionamiento cosmopolita y hipster por el que ha apostado hace años la ciudad que ha dado lugar a una diversidad de tradiciones gastronómicas que me encanta y es también una seña de identidad gastronómica de gran valor. Y por el otro, probablemente influya el hecho de que la cocina catalana tradicional requiere tiempo y dedicación. Hablamos de guisos que, sin ser extremadamente complejos, se elaboran durante muchas horas, y sabemos que el tiempo es un bien escaso en Barcelona, donde es complicado para un restaurante que salgan los números”.

En cualquier caso, es cierto que precisamente por ese déficit de restaurantes de cocina tradicional catalana – que reivindicaba también nuestro compañero de Time Out, Ricard Martín, en su libro Barcelona a peu de porc. Un recorregut per les cases de menjar de la ciutat – resultan especialmente  bienvenidas iniciativas como la que acaba de poner en marcha Restaurant Windsor.

El establecimiento, ubicado en un edificio modernista en la calle Còrsega, ha hecho siempre bandera de una cocina catalana reinventada, con un punto contemporáneo sin perder su esencia, aunque con guiños a algunos productos de otras tradiciones gastronómicas. Pero desde hace unos meses, coincidiendo con el fin del confinamiento, ha querido regresar de lleno al recetario tradicional de la abuela, sin filigranas, sin alardes  y con una materia prima excepcional seleccionada con el máximo mimo y rigor. Para ello ha creado el concepto Menú Tradicions.

menu_tradicions_windsor

Se trata de una f´ormula disponible de lunes a sábado, mediodía y noche, y consiste en un completo menú cerrado, a 33,90 € (bebidas aparte) en el que podemos escoger entre una profusa selección, que cambia semanalmente, de platos emblemáticos de la cocina tradicional catalana: capipota, frincadó, suquet de rape (el plato que escogimos el día de nuestra visita), mandonguilles amb sípia, ensaladas del huerto con productos de proximidad, trinxat, bacallà amb samfaina y un largo etcétera.

Podemos optar entre dos primeros, dos segundos y dos postres (que siguen exactamente la misma filosofía) y acabar el ágape con café y petit fours. Todo ello, acompañado de un buen vino catalán de la profusa carta de vinos con más de 400 referencias que ha hecho a Windsor merecedor de un prestigioso premio Cartavi que otorga la Generalitat de Catalunya.

menu_tradicions_windsor
Si los platos no tuviesen por sí solos la suficiente entidad como para volver loco a un comensal que probablemente comió sushi la semana pasada pero no había comido unos pies de cerdo desde hacía años, todo en esta propuesta está pensada para acompañar ese retorno al pasado que supone el Menú Tradicions. Los platos se sirven en la mítica vajilla Duralex, los cubiertos también son a la antigua e incluso podemos disponer de un vino con gaseosa para acompañar el menú si nos lo pide el cuerpo.

Siempre, eso sí, en el entorno único que representa el elegante y atemporal comedor de Windsor (también su terraza repleta de vegetación puede ser un buen lugar para disfrutar de estos platos tradicionales). La propuesta, al parecer, funciona de maravilla ante un público que, quién sabe si por el confinamiento o por simple hartazgo, parecía reivindicar a gritos la cocina de siempre. Además del Menú Tradicions, Windsor sigue ofreciendo su carta habitual de cocina catalana contemporánea.

menu_tradicions_windsor

Aprovechamos, además, este post nostálgico de una cocina que parece que se nos escapa de las manos, seguros de que en Barcelona hay lugar suficiente para todos, para reivindicar algunos de los restaurantes de cocina catalana que más nos gustan:

Haddock

Una taberna de toda la vida, informal a rabiar, donde te bordan desde un cordero al horno con patatas a un buen arroz. Tienen un menú de mediodía a un precio ajustadísimo que no tiene desperdicio.  València, 181.

Agut

Uno de estos locales que nunca jamás fallan, cuyo menú de mediodía se encuentra entre lo mejorcito de la ciudad y donde podemos encontrar a diario a personajes del establishment político y cultural local.  Gignàs, 16.

Ca l’Isidre

Uno de esos restaurantes por los que todo el mundo llora cuando no están pero a los que raramente vamos, seducidos como estamos por las tostadas del aguacate de, pongamos por caso, el vecino Trópico (Marquès de Barberà, 24). Flors, 12.

Can Boneta

Solventísimo menú de mediodía con productos de calidad y guisos que hacen chup chup durante horas. Disponen también de una carta de cocina tradicional en un ambiente decorado a la antigua, cálido e informal. Balmes, 139.

Debut

Debemos desplazarnos hasta L’Hospitalet para ocupar mesa en este restaurante que hace bandera de la cocina tradicional de producto, donde tienen un menú de mediodía más que interesante pero también platos de carta como la tripa y capipota, la espuma de crema catalana, la esqueixada de bacalao o el morro de cerdo. Lleida, 32 (L’Hospitalet de Llobregat).

 

Restaurant Windsor
Còrsega, 286.
Menú Tradicions: 33,90 € (bebidas aparte).
Precio medio de carta: 50 €.

Laura Conde
Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter