Diez menús de mediodía en Barcelona a precios ajustados

1- Last Monkey

Ocurre a menudo que la primera vez que alguien visita Last Monkey se pregunta de inmediato por qué no lo ha descubierto antes. Este restaurante vietnamita regentado por un italiano, Stefano Mazza, al que encontraremos a diario inventando recetas en su pequeña cocina, presenta una cocina juguetona de vocación asiática a precios asombrosamente ajustados teniendo en cuenta tanto el buen nivel del local como que se encuentra en pleno epicentro de Sant Antoni. Last Monkey es una pequeña joya que tiene a su vez pequeñas joyas en su menú, como las berenjenas confitadas en soja y aceite que, por petición popular, jamás podrán salir de su menú. O el curry de chipirones, el tartar coreano o cualquier receta de aquí que Mazza decida fusionar con ingredientes de allá, haciendo siempre bandera de la más feliz heterodoxia.

Porque Last Monkey sorprende sin alardear, y demuestra su buen pulso en un menú de mediodía que puede presumir de una de las mejores relaciones calidad-precio que encontramos actualmente en la ciudad. Y es que aquí, por unos irrisorios 11,50 €, nos sirven un aperitivo (en nuestro caso fue una sopita de miso bien solvente), un primero, un contundente segundo (una carrillera perfecta, ni más ni menos) y un postre casero. Si no tenemos tanta hambre, otra opción más que recomendable es optar por su completo bowl con base de arroz, verduras, su berenjena confitada –of course– y otros ingredientes que van cambiando, por 9 €.

Last Monkey. Comte Borrell, 70.
PVP: 11,50 € (bowl + postre: 9 €).

Last Monkey

 

 

 


2- Auto Rosellón

De raíces mediterráneas pero con influencias de todo el mundo, la cocina de Auto Rosellón se caracteriza por ofrecer platos de autor elaborados con una materia prima de calidad seleccionada por la propia chef entre una red de pequeños productores, en gran parte orgánicos y siempre de proximidad. Frutas y verduras de temporada, carnes de origen nacional, quesos artesanos, pan de masa madre y harinas bio, vinos naturales… En definitiva, los mejores ingredientes para dar forma a los imaginativos platos surgidos de la siempre inquieta y curiosa mente de Ronit Stern. 

Una buena oportunidad para degustar la cocina de Auto Rosellón es con su completo menú de mediodía, disponible de lunes a viernes (laborables) de 13 a 16 h. Compuesto por cuatro primeros, cuatro segundos y dos postres –entre los que elegir–, además de postre y bebida, esta fórmula es ideal para disfrutar de una comida llena de color, sabor y aromas internacionales. Además de un menú rico, sano y diferente, entre sus propuestas siempre hay opciones vegetarianas. 

Algunas de las propuestas que podemos encontrar en este menú son la ensalada rusa a la peruana con huevo de codorniz, el sashimi de lubina con tartar de higos o la calabaza rustida con tomates al horno, yogur, lima y cardamomo. Entre los segundos, algunos de sus platos más aclamados son la pita de cordero con tahini y limón confitado, los ñoquis a la romana con gorgonzola y tomates caramelo o la hamburguesa vegana con garbanzos.

Auto Rosellón. Rosselló, 182
PVP: 15,90 €

auto rosellón


3- Suís & Bowls

Suís & Bowls es una cafetería emblemática de Gràcia, abierta cada día desde muy temprano hasta bien entrada la noche. Por eso se puede ir a cualquier momento del día a disfrutar de su amplia carta de recetas ricas y variadas, que van desde tostadas saladas o dulces, gofres, crêpes, tartas, quiches, bocadillos… a disfrutar en un ambiente moderno y cálido. A la hora de comer, se sirve de lunes a viernes un completo menú de mediodía por 10,50 €.

El menú está compuesto por un entrante, que dependiendo del día será una sopa o una crema, y de uno de sus famosos bowls que pueden ser con proteína animal, para veganos o vegetarianos. Cada día hay uno diferente que entra en el menú, y todos tienen un denominador común: están buenísimos. Pero esto no acaba aquí, ya que el menú también incluye uno de sus postres caseros, además de la bebida, que puede ser uno de sus zumos o smoothies. Si la consigna es comer sano y colorido, Suís es el lugar.

Suís & Bowls. Travessera de Gràcia, 151
PVP: 10,50 €


4- Ceviche 103

Los amantes de la cocina peruana tienen en Ceviche 103 un buen lugar para disfrutar de sus mejores platos a mediodía a un precio realmente ajustado teniendo en cuenta la calidad y abundancia de la oferta. De hecho, este restaurante de ambiente desenfadado e interiorismo moderno y acogedor ya estaba en pie antes de que la cocina peruana y la nikkei se pusiesen de moda, y sigue demostrando por qué su menú se encuentra entre los preferidos de los connaiseurs por diversos motivos.

Su vocación ha sido siempre ofrecer platos representativos de la cocina tradicional peruana, caseros y deliciosos, elaborados sin excesiva parafernalia pero con la técnica precisa y una materia prima de excelente calidad. Mención especial merecen sus ceviches, que encontramos siempre en el menú semanal y que conviene probar siempre, aunque a veces tengan duros rivales: tiraditos, arroces, causas, chicharrón, wantanes, pasta o risottos cocinados al estilo peruano. Un valor seguro.

Ceviche 103. Londres 103.
PVP: 16,90 €.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5- Babula Bar

En el otro extremo del tradicional Ceviche 103 encontramos el trendy Babula, en L’Eixample, uno de esos locales de aire contemporáneo y cool en el que, además, se come estupendamente. De hecho, su lema –”homenaje a todas las abuelas del mundo”– no deja de sorprender en un local por el que circulan los cócteles creativos y platos coloridos y voluptuosos, que son devorados por un público joven y moderno mientras suena la música. Nada hay aquí, pues –paradojas de la gastronomía– que pueda hacernos pensar ni remotamente en la figura de una abuela. Salvo la comida, claro.

Su menú de mediodía es una buena opción para comer muy bien en pleno centro de la ciudad una cocina sana y creativa, con gran presencia de pescados, muchos de ellos crudos, y algunos platos procedentes de la tradición rusa, país de origen precisamente de la abuela de su propietario. Su menú de mediodía a 14,50 € presume de una excelente relación calidad-precio y en él encontramos platos de las más diversas procedencias, siempre con un punto creativo marca de la casa de este local donde los cócteles, sensacionales, van que vuelan.

Pau Claris, 139.
PVP: 14,50 €.

 

6- Can Kenji

En materia de cocina japonesa, el solvente menú de mediodía de Can Kenji, toda una institución en la Ciudad Condal, es siempre un caballo ganador. Buen producto local y la mejor técnica japonesa se dan cita en un completo menú con varios formatos –con o sin sushi, uno o dos platos, con o sin entrante– en uno de esos establecimientos que nunca fallan y que siempre están a tope.

Es raro ir a Can Kenji y no hallar comensales japoneses, lo que nos indica de inmediato que estamos en un lugar de fiar. Podemos empezar con una sopa de miso (muy buena), seguir con un sushi y continuar con un plato principal que puede ser, pongamos por caso, un rape con verduras de temporada y otras propuestas de mercado sencillas y asequibles. Si nos apetece un poco de acción, nada mejor que reservar sitio en la barra (conviene llamar siempre) y contemplar de primera mano el trabajo de su equipo de cocina.

Can Kenji. Rosselló, 325.
PVP: 10,80 € – 13,80 € (tienen también un menú degustación que va de 15,80 a 18,80 €).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

7- Casa Xica

Si andáis por la zona de Poble-Sec un mediodía cualquiera, acercaos al pequeño Casa Xica y disfrutad de un menú de mediodía a 9 euritos que consiste en un plato consistente, pan, bebida y postre. La filosofía de este escueto menú es en realidad la misma que la del resto de la carta: inclasificable cocina de raíz asiática con toques mediterráneos (o viceversa, porque encontraremos propuestas de lo más variopinto en función del día), un vino de la casa de elaboración propia y un señor postre casero que ya por sí solo valdría casi lo mismo que el menú completo (el día de nuestra visita fue un interesante tiramisú con base de galleta).

Así pues, este pequeño y encantador local situado en lo alto del Poble-Sec, en una bonita callejuela apenas transitada, demuestra que se puede ser de día una cosa y otra de noche sin perder en absoluto la esencia. Esa esencia que vio nacer al restaurante, hace ya unos cuantos años, con una propuesta original, sencilla y sorprendente, fruto de la estancia en China de Marc y Raquel, la pareja propietaria. Así, si de día Casa Xica se convierte en un lugar cuqui en el que comer bien (el día de nuestra última visita fue un solvente arroz picante con gambas, muy fino), por la noche es ese local creativo, contemporáneo a tope, ideal para una cena romántica o para encuentros íntimos en petit comité.

Casa Xica. França Xica, 20.
PVP: 9 €.


8- Plata Bistró

Plata Bistró es uno de esos locales con alma cuya autenticidad se detecta nada más cruzar el umbral. Tras sus fogones trajina a diario el chef Víctor García, ese hombre en España que lo hace todo y que tanto va al mercado como departe con proveedores y, por supuesto, cocina todos los días una carta que aparece escrita en una pantalla y que cambia en función de lo que depara el mercado. La suya es, pues, una cocina de mercado en estado puro, con algunos platos muy frecuentes por aclamación popular, muy bien resuelta y cambiante como lo es la vida. Así pues, si vamos a Plata Bistró y nos enamoramos de un plato existen muchas posibilidades de que este no esté en nuestra siguiente visita. De hecho, ese es probablemente el encanto –uno de tantos– de un local que hace bandera del producto de temporada y proximidad, del recetario tradicional, con buena presencia de guisos de cuchara, y una clientela fiel que daría su reino, pongamos por caso, por un paté en croûte de ciervo y foie gras que podemos encontrar perfectamente un día cualquiera.

Además de esta carta cambiante que nos invita día tras día a probar sugerencias nuevas, Plata Bistró dispone de un menú de mediodía que se encuentra entre lo mejorcito de la zona. Cocina casera, tradicional y bien facturada en un menú que nos habla de ollas trabajando durante horas, cocciones lentas y guisos con sustancia, siempre con ese toque marca de la casa al que nos tiene acostumbrados Víctor.

Aquí nos podemos encontrar de primero una escudella, en que nos servirán los galets rellenos de carne y el caldo aparte, o una ensalada de invierno, que convivirán con segundos que van desde unas albóndigas con chimichurri, que llegan al plato acompañadas con su salsa y puré de patatas casero, o una merluza fresca rebozada con guarnición de mayonesa de gambas. El día de nuestra visita no nos pudimos resistir a un postre que nos llamaba por nuestro nombre: el panettone, que llega a la mesa ligeramente tostado, acompañado de helado de vainilla.

¿Cada cuánto cambia el menú? Pues depende. Algunos platos aguantan toda la semana y el resto varía en función del mercado. Todo son sorpresas en Plata Bistró.

Plata Bistró. Sepúlveda, 23.
PVP: 14,50 €


9- Le Léopard by Darial

Recién llegado a la ciudad, este nuevo establecimiento de aires parisinos, chic a morir, ya tiene un menú de mediodía que ha robado unos cuantos corazones. Y no nos extraña, porque tras él se encuentra nada menos que Romain Fornell, estrella Michelin por Caelis y artífice de reputados locales que van desde Bar Leopoldo a Joel’s Oysters Bar o La Plasshola. Fornell es el asesor gastronómico de este restaurante recién aterrizado a Barcelona, que comparte local con una tienda de moda y complementos que hará temblar nuestras visas en el interior de nuestros bolsillos: la sofisticada Darial Barcelona.

Así pues, no sabemos bien si Darial es la tienda de Le Leópard o Le Leópard es el restaurante de Darial, pero qué más da. Lo que sí sabemos, y eso es lo que importa –además de que la ropa de la tienda es irresistible– es que Fornell firma una carta más que solvente basada en platillos sencillos de inspiración francesa con numerosos guiños a la cocina internacional. Así pues, aquí podemos encontrar desde una sopa thai a un gazpacho ecológico, un tartar de atún muy rico un revuelto de trufa o un lenguado a la meunière.

Su cocina ininterrumpida y la amplia oferta de este elegante establecimiento nos invita a pasar todo el día en sus dependencias: podemos empezar la mañana hojeando una de sus revistas frente a un buen desayuno –la cocina es ininterrumpida–, continuar con un aperitivo tras una intensa mañana de compras en Darial y continuar con su menú de mediodía que nos permitirá degustar su sofisticada cocina por solo 20 €. ¿Comida de negocios a la vista? Este es el lugar.

Le Leópard. Ausiàs Marc, 37.
PVP: 20 €.

Le Leópard


10- Zero patatero

Este restaurante que ya nos enamoró cuando abrió en 2018 no solo se ha convertido por méritos propios en una de las mejores apuestas para degustar una exquisita cocina de proximidad, muy arraigada en el territorio, a un precio más que ajustado teniendo en cuenta la zona y la calidad, sino que además presume de uno de los menús de mediodía más solventes de la zona. A un precio de 15,50 €, el menú de Zero Patatero es un buen ejemplo del mimo con el que se realiza cualquier cosa en este local en el que es obvio que se sabe mucho de cocina y que se conocen al dedillo todas las materias primas con las que se trabaja, un lugar en el que se trata con el mismo rigor y respeto una alcachofa que un solomillo de ternera.

Lo verdaderamente difícil aquí va a ser decidirse por uno de los ocho primeros y ocho segundos que encontramos en el menú, que pueden ir desde un arroz meloso de gamba roja a un boniato ecológico asado con setas o una cazuelita de garbanzos y acelgas ecológicas de L’Hort d’en Pau. De las tres opciones de postre, siempre caseros, ni hablamos, aunque diremos que siempre disponen de una opción ligera, como la ensalada de manzana ecológica, por ejemplo.

Zero Patatero. Passatge Mercantil, 1.
PVP: 15,50 €.

Zero_Patatero_menu_mediodia

Laura Conde
Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.

2 Comments
  1. Can Kenji, allí vimos un anisaki saliendo del sushi

    Repito, un anisaki VIVO saliendo del sushi, a la pregunta de si congelaban el pescado (esperando que fuera algún tipo de error puntual) no supieron qué decir …

    Supongo que desde ese incidente las cosas han cambiado (2018!), pero vamos,

    (felicidades por el site :)=

  2. hola! Nos sorprende tu caso porque es uno de los japoneses con más cartel de la ciudad. Nuestra experiencia allí siempre fue buena pero tu caso es realmente inadmisible
    gracias por seguirnos y escribirnos.
    saludos!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter