La receta definitiva de la tarta más de moda: el naked cake

La receta definitiva de la tarta más de moda: el naked cake

El ‘naked cake’ es uno de los postres más populares actualmente en redes foodies. Se llama así por su apariencia minimal que resalta el pastel en sí y su textura. Para decorarlo, la regla es inspirarse en su sabor para potenciarlo con elementos naturales como frutas, plantas, frutos secos, flores, chocolate, etc.

Y lo bueno es que a pesar de su impresionante aspecto, es muy sencillo de preparar y de obtener un resultado impresionante. Con una buena espátula, una buena receta y un poco de creatividad, conseguirás el pastel más bonito del mundo.

Para preparar un naked cake…

Primero, necesitarás elaborar y hornear la masa para obtener dos o tres bizcochos de tamaño idéntico (mejor prepararlos el día de antes). Una vez fríos, se rellenan y recubren al gusto.

Ingredientes para los tres bizcochos (preparar el día anterior.

  • 5 claras de huevo
  • 300 g de harina
  • 125 g de almendras molidas
  • 300 g de azúcar
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 200 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente, cortada en cubitos (sacar de la nevera, cortar, poner en un bol )
  • 480 ml de leche entera

Para el relleno y el glaseado:

Ganache con…

  • 1 vaina de vainilla
  • 40 cl nata entera
  • 180 g de chocolate blanco
  • Guarnición de frutos rojos

Y relleno + decoración con…

  • 250 g de fresas
  • 125 g de frambuesas
    + un poco de mermelada de frutos rojos + azúcar glas

Accesorios:

Un molde de 15 cm de diámetro
Una espátula para mezclar y otra para aplicar el glaseado

Paso a paso:

Contar aproximadamente 2 horas de trabajo el día anterior y 1 hora al día siguiente.

Paso 1: los bizcochos:

Precalentar el horno a 180°. Preparae 3 moldes de 15 cm (aproximadamente) de diámetro cada uno (o usa un solo molde y haz varias tandas). No olvides engrasarlos bien o utilizar papel de horno para facilitar el desmoldado.

Batir las claras de huevo a punto de nieve y reservar. En otro bol, mezcla los ingredientes secos: harina, almendra molida, azúcar, levadura y sal. Incorporar la mantequilla, la leche poco a poco y mezclar hasta homogeneizar todo.

Termina incorporando las claras de huevo en 3 tiempos (usa una espátula para que no se rompan). Dividir la masa en 3 y verterla en los moldes, hornear unos 40 a 45 minutos, hasta que al clavar un palillo salga seco. Dejamos que se enfríen un momento y luego desmoldamos y les damos la vuelta (para que queden lo más planos posible) antes de cubrirlos con un paño de cocina seco mientras esperamos el montaje que haremos a la mañana siguiente.

Paso 2: la ganache, a ser posible el día anterior también

Pasamos a la ganache mientras se hornean los bizcochos: hay que darle tiempo a que se enfríe y meter en la nevera toda la noche para montarla al día siguiente. Se utilizará para adornar el pastel, así como para el glaseado.

Parte la vaina de vainilla por la mitad y raspa las semillas con la hoja de un cuchillo. Coloca la vaina abierta y las semillas en un cazo con 15 cl de nata líquida. Calentar, luego dejar en infusión durante 30 minutos fuera del fuego.

Rompe la barra de chocolate blanco en cuadrados en un bol. En otro cazo pequeño, derrite el resto de la nata líquida (25cl) y en cuanto hierva baja el fuego al mínimo y vierte unas 3 veces sobre el chocolate blanco para que se derrita, removiendo constantemente. Una vez que la primera crema se haya fundido y enfriado, mezcla todo y reserva al menos 5 horas en el refrigerador para que se solidifique (idealmente durante la noche).

Paso 3: montaje, si es posible a la mañana siguiente

Aplicar una primera capa de ganache no demasiado espesa en un bizcocho y luego una pequeña capa de mermelada mezclada. Luego agregar los trozos de fruta fresca. Cubra suavemente con otra mitad del bizcocho y repetir lo mismo en cada capa: la ganache, la mermelada, la fruta, hasta colocar el último disco para cerrar su pastel.

Por último, barnizamos la tarta con el resto de la ganache. Solo queda decorar con un poco de azúcar glas y, por lo demás, diviértate jugando con la decoración con flores, frutas…. Mantén la tarta fría antes de la degustación y sácala de la nevera 15/20 minutos antes para que tenga tiempo de enfriarse. ¡Y disfrutar!

Laia Zieger

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que ha trabajado en El País y El Periódico de Catalunya, colabora con medios de ambos lados del Pirineo, y es autora del libro ‘Portraits de Barcelone’ (Hikari Editions, 2016). En la actualidad dirige la agencia creativa www.picapica.agency.