Quien haya crecido en una familia catalana con cocinillas o una destacada figura en los fogones (por tradición solían ser madres y abuelas), recordará, seguramente, con mucho cariño y algo de nostalgia que en la estantería de la cocina casi siempre había un ejemplar de ‘La Teca’. De hecho, estaba en la cocina de mi iaia y, de vez en cuando, aparecía cerca de los fogones, cuando se motivaba a preparar un plato más elaborado. La recuerdo perfectamente, con la tapa algo amarillenta en la que aún se veía la ilustración de una señora que representaba los estándares femeninos de entonces, con todos sus estereotipos: delantal, vestido y peinado impoluto y luciendo orgullosa su última creación culinaria; las páginas siempre manchadas como consecuencia de “esquitxos” -como decía ella- de salsas, aceite, huevo, chocolate o lo que sea; y algunas esquinas del libro dobladas hasta un punto extremo de desgaste como prueba de que esta receta era recurrente en la mesa familiar (en nuestro caso, los canelones, las albóndigas, la crema catalana, las croquetas y los flanes).

Pues bien, hace unos días, como obra de magia y un nostálgico regreso al pasado, La Teca apareció en mi mesa. Y no solo despertó en mí un sentimiento de cariño extremo, sino que me arrancó una sonrisa y me hizo inmensamente feliz de poder dar con recetas tradicionales locales en un momento en el que los libros de cocina suelen decantarse por la innovación y las especialidades internacionales. No tuve el tiempo de aprender de mi abuela algunos de estos platos de siempre, pero el tener ‘La Teca’ me dio un subidón pensando que, ahora, podría ponerme a ello siguiendo los mismos pasos y proporciones de ingredientes que ella en su momento, y quizá así  volver a experimentar sabores de mi infancia.

Acerca de La Teca 

Dado el éxito de este libro, no cabe duda de que comparto este sentimiento con muchos compatriotas: esta obra de cabecera de la literatura gastronómica catalana llega, ni más ni menos, que a su 21ª edición. Se presenta en su cubierta como “la verdadera cocina casera de Catalunya”, y en ella sigue apareciendo la misma señora sonriente, impoluta, perfecta, orgullosa y tremendamente miss-patriarcado de siempre (que tiemble ‘Mad Men’, nosotros tenemos ‘La Teca’). Escrito por Ignasi Domènech y publicado por la editorial Cossetània, vio la luz por primera vez en 1927 y forma parte de la historia culinaria de Catalunya. Es esta biblia que concentra el saber de siempre, tradicional, de cómo cocinar los productos locales. Consta de más de 200 recetas divididas en apartados prácticos como recetas de fiestas; sopas; meriendas; salsas; ensaladas, arroces; platos de huevos; caracoles y ranas; fritos; postres de leche; alcoholes… Entre los ‘must’  -mis favoritos- encontramos, por ejemplo, pulpitos estofados con patatas y chocolate; el alioli con tomatito; tortilla con trocitos de pan, la cola de merluza rellena o coliflor a la Rosa-Maria.

Contra Miss patriarcado

Lo que, evidentemente, nunca había hecho anteriormente, es leer la introducción de este libro, escrito por el mismo Domènech. Al principio, reconozco que el tipo me caía bien, sobre todo por su sentido muy práctico del arte de cocinar bien, como describe así: “Cataluña necesitaba un libro de cocina sencillo, en el cual las recetas fuesen claramente especificadas para que, al confeccionar platos, no surjan dudas, confusiones ni se ocasionen perdidas de tiempo y de materias”. ¡Qué grande!

Pero, de repente, la cosa se truncó con la dedicatoria, hecha en su día, seguramente, con todo el cariño del mundo, de Domenèch “a la reina del hogar”. O sea, mujeres, porque, claro, ¿qué haría un hombre en la cocina salvo escribir un libro de recetas para las féminas? En este texto, las perlas se suceden: “Lo dedico a la noble mujer de casa, tan preocupada por la felicidad de su hogar”; “La mujer de la casa ha de saber cocinar bien… también le interesa saber las cosas que puede encontrar en el mercado en cada temporada, para conseguir una continua variación en las comidas y huir de la rutina…”; “Cada una ha de saber demostrar su gusto por la presentación de la mesa; “el hogar es el reino que le ha otorgado Dios… para lucir las calidades de su alma.. , la claridad y la discreción de su inteligencia”. Una más para acabar: “La enseñanza a las jovencitas del gobierno de la casa se impone cada día más. Es preciso que sepan limpiar, planchar y, sobre todo, guisar”. Pues eso, mientras que el señor escribe cómo se cocina, que ella lo haga y encima pase la escoba. Entiendo que este tratado de la cocina (con todo el valor que tiene, una cosa no ha de quitar la otra), se escribió en otros tiempos y que es importante que este texto siga como parte de la obra a modo de recuerdo histórico sobre roles de género. Lo que no entiendo es que no haya ningún texto adicional que haga mención de esta parte y de la necesidad de reenfocar el target de lectores y usuarios del mismo.

Creo que es importante recordar que si lo bueno, como son las recetas de ‘La Teca’, nunca pasa de moda, los usos y costumbres, por suerte, sí evolucionan en el tiempo cuando se identifican como injustos. Un cambio social es entonces necesario y se reivindica como derecho. Ello debería implicar, como consecuencia, una revisión y aclaración de cada texto en el que se haga gala de un machismo sin límite para que las generaciones futuras puedan experimentar el mismo cariño para esta obra que se lo merece. Destacando que las cosas han  cambiado y que ahora somos plenamente conscientes de que el contenido de este libro puede ir dirigido por igual, insisto POR IGUAL, tanto a hombres como a mujeres, sin condiciones de división diferentes de tareas domésticas, lo podremos disfrutar mucho más, sin complejos ni mala conciencia.

‘La Teca’, Cossetània Edicions, Ignasi Domènech. Precio: 15, 50 euros.

 

 

 

Laia Zieger
Laia Zieger

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que ha trabajado en El País y El Periódico de Catalunya, colabora con medios de ambos lados del Pirineo, y es autora del libro ‘Portraits de Barcelone’ (Hikari Editions, 2016). En la actualidad dirige la agencia creativa www.picapica.agency.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter