En los últimos tiempos, nos hemos acostumbrado a que las miserias (sigh) asomen con mucha frecuencia por nuestras vidas. Las hay gordas, como el Covid y pequeñitas, como cuando se nos cae el café encima o la ropa de la lavadora sale rosa. Para quitarle hierro a esos resbalones del destino, Pep Torres (consultor creativo, inventor y conferenciante, entre otras muchas cosas) y el pastelero Christian Escribà han dado forma a The Miscake, la primera tarta para celebrar las cosas que salen mal. Pep tuvo la idea y contactó con Christian para dar forma a la receta. El resultado es un pastel de chocolate untuoso, goloso y con un interior de mousse de fruta de la pasión que refresca el conjunto. Además, cuenta con su propio ritual a la hora de ser devorado… Hay que introducir palillos en el pastel mientras se explica la desgracia en cuestión, leer un conjuro mágico –«Cuando esta tarta sea comida, todo el drama desaparecerá, porque ningún drama en esta vida una sola lágrima derramará»– y extraer con cuidado los palillos y deshacerse de ellos. A continuación toca retirar el lío dorado (chocolate al 70 %) que corona la tarta y que simboliza nuestra propia maraña existencial. Y a disfrutar.

The Miscake solo se vende online, en modo click&collect: se abona a través de su propia página web, www.themiscake.com, en la que se selecciona el establecimiento de recogida que mejor le venga al cliente. Se elabora en una sola pastelería en cada ciudad del mundo, seleccionada por Escribà en reconocimiento del buen hacer del repostero, que funciona como embajador en exclusiva. La receta y los ingredientes son siempre los
mismos –solo se emplea chocolate de Barry Callebaut, marca líder de origen belga–, así como la caja en la que viene empaquetada, de cuidado diseño e interior dorado como los palillos que se proporcionan para el ‘ritual’. Eso sí, hay dos tamaños, el mini (9 euros) y el grande (25 euros). Para aquellos que quieran optar a convertirse en miscaker, aquí va la receta de la que es, sin duda, una tarta única.

Ingredientes para 5 pasteles:

(Para el mousse de fruta de la pasión)
Ingredientes:

Dos Claras de huevo
93 gramos de azúcar
5,3 gramos de albúmina o clara de huevo deshidratada
277 gramos de pulpa de fruta de la pasión
0,2 gramos de ácido cítrico
53 gramos de masa de gelatina
130 gramos de nata

Preparación:

Mezclamos la clara con 80 gramos de azúcar y la albúmina, calentamos hasta los 65 grados y montamos hasta hacer un merengue. Mezclamos la pulpa de fruta de la pasión, 13 gramos de azúcar, el ácido cítrico y la gelatina y se lo añadimos al merengue sin dejar de batir. Semimontamos la nata y la añadimos con movimientos envolventes a la mezcla
anterior. Dosificamos en un molde con forma de aro de 7,5 centímetros de diámetro con una base de bizcocho de chocolate y otra cubriéndolo. Congelamos.

(Para el mousse de chocolate)

Ingredientes:

250 gramos de cobertura de chocolate negro Tobado 60 %
83 gramos de leche
378 gramos de nata
Una yema de huevo
26 gramos de glucosa
52 gramos de nibs de cacao

Preparación:

Mezclamos y calentamos la leche, 83 gramos de nata, la glucosa y la yema, hasta llegar a los 83 grados centígrados. Agregamos la cobertura de chocolate y mezclamos bien. Semimontamos los 83 gramos de nata y añadimos los nibs de cacao. Incorporamos la nata a la mezcla anterior de tres veces con movimientos circulares. Reservamos.

(Para la decoración de lío de chocolate)

Ingredientes:

275 gramos de cobertura de chocolate negro Maragda
25 gramos de agua mineral
Spray dorado para chocolate (Pavoni)
Agua fría

Preparación:

Preparamos un aro de la misma medida que el pastel, de unos 12 centímetros de diámetro y lo envolvemos en papel transparente. Fundimos y templamos la cobertura de chocolate. Mezclamos en un bol con el agua mineral y colocamos en una manga pastelera. Dosificamos en forma de hilo de 1 centímetro de grosor aproximadamente sobre un
recipiente con agua fría (entre 0 y 5 grados). Formamos una espiral, asegurándonos de que se sumerge completamente en el agua. Pasados 10 segundos lo retiramos del agua con cuidado y lo dejamos secar encima de un papel secamanos, para seguidamente colocarlo sobre el aro previamente preparado y acabamos de darle la forma encima del pastel. Dejamos cristalizar por completo el chocolate durante 12 horas (o bien durante 20
minutos en la nevera en caso de tener prisa). Pintamos con el spray de colorante dorado y reservamos.

Foto: Manu Da Costa

Para el montaje final del pastel:

Dosificamos un tercio de la mousse de chocolate en un aro de 12 centímetros de diámetro. Rellenamos con la mousse de fruta de la pasión previamente desmoldada, Acabamos de rellenar con el resto de mousse de chocolate hasta cubrir el molde. Congelamos durante 12 horas. Descongelamos y bañamos con un baño de chocolate negro. Decoramos cada pastel con el “lio de chocolate dorado”.

¡Listo! Si has llegado aquí o es que tienes muchos dramas o que eres muy pro con la repostería…

Banda sonora. Billy Bragg – Accident waiting to happen

Javier Sánchez
Javier Sánchez

Lleva comiendo prácticamente toda su vida, así que sabe de lo que habla. Un hombre, un reto: conocer TODOS los restaurantes de Madrid. Sigue en ello y empeñado en descubrir las últimas tendencias gastronómicas como coordinador de Cocinatis.com junto a Laura Conde, en el blog de gastronomía Oído Cocina de Yahoo! y como colaborador en sitios como Dominical, VICE o distintos medios del Grupo Prisa.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

PARTNER

imagen

Partner
imagen
Suscríbete a nuestra newsletter