Asturias y su envidiable ‘Cocina de Paisaje’ - Gastronomistas

Asturias y su envidiable ‘Cocina de Paisaje’

Asturias siempre tendrá una presencia destacada en este blog porque es la patria querida de mi querido gastronomista, Javier Sánchez.

También la de todo el que la visita, le pille más o menos cerca, cuando la distancia no es el olvido.
Ni siquiera es la excusa para la escapada.

Mi última vez en Asturias me deparó una ruta memorable por la gastronomía que se nutre e incluso se expresa por la proximidad de su mar bravo.

Con la última Guía Michelin en mano, recorrimos esos ‘Sabores del Cantábrico’ que asaltan a cada paso cuando uno bordea la costa asturiana.
Imponente e indómita como la mar que la baña o cubre, según la jornada.

En cuatro días de junio pasamos por las cuatro estaciones del año.
Eso también es Asturias
Destino predilecto del turismo nacional con la gastronomía como pretexto, haga el tiempo que haga.

Pocas partes de España pueden presumir de un apoyo institucional tan decidido y constante, a nivel turístico, como del que goza el Principado por parte de su gobierno. 

Eso explica en gran medida esa Cocina del Paisaje de la que alardea con causa Asturias.
Junto a Michelin España han creado la nueva marca, que detalla las excelencias gastronómicas avaladas por la Guía Roja año tras año.

Lo mejor de Cocina de Paisaje es que pone el acento en el territorio, con sus recursos naturales y sus gentes.
Con quienes lo habitan, creen y crean.
Con orgullo.

Poniendo cara a los nombres (propios). La mayoría, por cierto, con historias personales que merecerían un post aparte.

La ruta Sabores del Cantábrico se enmarca en la Cocina de Paisaje de Asturias.
El recorrido oficial tuvo como anfitrión al chef Isaac Loya, del Real Balneario (Salinas), con una estrella Michelin. 

Curiosidades de la vida, éste es el restaurante donde tenía que cenar la noche antes de confinarnos aquel fatídico 14 de marzo de 2020.

Recuperé el tiempo perdido compartiendo mesa con Iván Cerdeño, cocinero invitado de esta ruta y dos estrellas por su restaurante homónimo de Toledo.

Juntos disfrutamos de un menú interminable a la par que inolvidable con el mejor pescado y marisco de Asturias, todo fresco y tratado a fondo -¡qué fondos!- por Loya.

Salmonete, merluza, langosta, bogavante…

Bodega plagada de auténticas joyas y un tocinillo de postre con el que tocamos el cielo.


En días posteriores tuvimos la fortuna de conocer la única cetárea natural de Asturiasla Sport de Luarca; la lonja de pescado La Rula de Avilés; e incluso al percebeiro del chef anfitrión.

Fran Juncal es uno de esos héroes contemporáneos que faena sin descanso en Cabo Peñas.
No piensa aún en jubilarse y la verdad es que sigue vivo de milagro.

Adán Pérez es el dueño de la Cetárea Sport.

 

Fran Juncal, percebeiro en Cabo Peñas.

Tanto la cetárea como la lonja están abiertas a visitas bajo reserva previa.

La ruta no se detuvo ahí.
También nos sentó a la mesa del Mesón el Centro, en Puerto de Vega.

En este bib gourmand degusté la exquisita merluza de su chef, Mari Fernández, entre otras generosas tapas de producto a muy buen precio.

Ostra del Eo, ñocla, navajas, pulpo…y tarta de queso Gamonedo de postre.

 

El salpicón de ñocla del Mesón El Centro.

 

La chef del Mesón del Centro, Mari Fernández.

Esto fue la comida, porque luego vendría la cena en el ‘estrellado’ Auga con vistas a la playa de Gijón.

Llegamos al atardecer y nos fuimos como aquel que dice, al día siguiente.

Nuevamente un extenso menú con producto autóctono, aunque también de lonjas ‘vecinas’, y armonizado con tiento.

Recetas de poso tradicional y ejecución creativa por parte del chef, Gonzalo Paneda.

 

Su versión de la gamba al ajillo.

Dejo para el final la nota más dulce de la ruta.
O lo que fue el segundo desayuno de nuestro último día en Asturias, donde nos alojamos en la Casona de la Paca, el rusticae con encanto de Cudillero.

El pastelero Jhonatan Ovalle nos tenía preparadas todas estas delicias de la siguiente foto…

También su particular tarta de Santiago con manzana asturiana.

El obrador es tan bucólico como su entorno.
Cómo no recurrir a la Cocina de paisaje con semejantes parajes…

Cada ruta tiene ya su vídeo en Youtube y ésta no podía ser menos.

En lugar de incorporarlo aquí prefiero poner mi particular banda sonora a este post: Hable con ella, de Alberto Iglesias.

Así como termina mi citado colega, Javier Sánchez, todos sus posts en Gastronomistas.

 

Belén Parra

La primera vez que se sentó a una mesa para contarlo en las páginas de El Mundo aún no se comía bien en los hoteles. Ha probado las mieles del oficio en una editorial gastronómica y en congresos especializados. Mata el hambre y la sed con las historias que encierran restaurantes, cocineros y emprendedores del buen vivir.