Colibrí, ¿la mejor bomba de la Barceloneta?

El Passeig Joan de Borbó es, como otras zonas de Barcelona (la calle Ferran, las Ramblas, el Maremàgnum…), uno de los mejores regalos que los locales hemos hecho a los guiris sin oponer resistencia. Si pensamos en ir a comer una paella a la Barceloneta, rara vez se nos ocurre ocupar mesa en alguno de los restaurantes de una de las avenidas más bonitas de la ciudad, que asociamos de forma inmediata al peor tipo de turismo. Y hacemos mal, porque renunciar al Passeig Joan de Borbó significa no solo haber perdido una batalla contra no se sabe bien quién, sino también perdernos locales como Colibrí.

Colibri

Abierto hace apenas unas semanas de la mano de Sergio Gil, artífice de otros establecimientos tan interesantes como el cercano Bodega La Peninsular, esa tasca cool de ambiente informal que tan bien representa a ojos de muchos la marca Barcelona, ofrece las tapas de siempre presentadas a la manera tradicional, con pescados recién llegados de la lonja de la Barceloneta seleccionados con mimo y sentido común. Las sardinas, riquísimas, son una de las especialidades de la casa, que se cocinan de diversas maneras: fritas, en escabeche, ahumadas o a la plancha (acompañadas de unas patatas fritas caseras riquísimas). Son un fijo de la carta, como también lo son otros pescados como los boquerones o la caballa, y el resto suele ir cambiando en función de lo que depara el mar.

Colibri

La oferta de pescados refleja muy bien la filosofía del local, que apuesta por ofrecer una carta clásica de bodega, con tapas marineras sencillas y solventes y un firme compromiso con los productos km 0 y la filosofía Slow Food. Esta propuesta se refleja no solo en su oferta de pescados del día, sino también en la selección de verduras y hortalizas, procedentes de proveedores locales. Calamares, pulpitos o suquet de pescado son otros de los platos que encontramos en Colibrí, cuya terraza en pleno paseo es un lujo que sería imperdonable dejar exclusivamente en manos del turista.

Colibri

Colibrí cuenta también con unos arroces buenísimos, muy solventes –y eso que tenemos bien cerquita La Mar Salada, otro buen ejemplo de que el Passeig Joan de Borbó serà sempre nostre, y que el nivel de la zona es muy alto– y con una joya que nos animaron a probar sí o sí. Y con razón. La bomba de la Barceloneta es uno de los must de este local, perfecta para acompañar un arrocito o un pescado, y es un despliegue de sabores con una textura perfecta, que prácticamente se deshace en la boca, elaborada de nuevo con productos de proximidad, desde el primero al último de los ingredientes.

Colibri

El artífice de Colibrí, Sergio Gil, un tipo decidido a devolver Barcelona a la población local, denomina a su cocina “retrogastronomía”, una apuesta por recuperar los sabores de antaño, la cocina de despensa, los caldos que se cuecen durante horas, las salsas que hacen chup chup al ritmo acompasado que marca la vida en la Barceloneta. Tras trabajar en diversos países del mundo, Gil apostó, pues, no solo en Colibrí sino en el resto de locales que gestiona (desde La Peninsular a El Arrosset o La Llibertària), por volver a una cocina de raíces, sencilla, tradicional, donde los sabores y los productos son los protagonistas y se elude cualquier filigrana.

Colibrí, el  último y probablemente el más ambicioso de los locales del grupo Taberna y Cafetín, refleja esta pulsión desde que uno pone un pie en su luminoso interior de ambiente informal o, mejor que mejor, en su terraza en pleno Passeig Joan de Borbó. Cuentan con una cocina ininterrumpida que nos permitirá desde ocupar una mesa a mediodía o por la noche y regalarnos un festival gastronómico a base del mejor pescado, como sentarnos a media tarde para degustar una copa de vino blanco y, porgamos por caso, una de sus bombas de la Barceloneta.

Restaurante Colibrí
Passeig Joan de Borbó, 6
T. 93 310 13 62
Cocina ininterrumpida, de lunes a domingo de 10 a 0 h.

 

 

 

 

Laura Conde
Laura Conde

Como directora de la revista Guía del Ocio BCN se recorrió gran parte de restaurantes de Barcelona y escribió sobre ellos durante siete años. Es autora del libro ‘La felicidad en una croqueta’ (Now Books, 2014) y de 'Hecho en casa' (Now Books, 2015). En la actualidad escribe y habla, las dos cosas que más le gusta hacer además de comer, en diversos medios.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.